Niño de cinco años recibe disparo en la cabeza en su cumpleaños

El pequeño fue trasladado a un hospital de El Bronx donde permanece en estado crítico
Niño de cinco años recibe disparo en la cabeza en su cumpleaños
Jaheen Hunter, 5, fue alcanzado en la cabeza en un tiroteo cerca de la calle 167 Este en la avenida de Washington.
Foto: Google Maps

Un niño de cinco años se encuentra en condición crítica tras recibir un disparo en la cabeza en una calle de El Bronx, el mismo día en el que celebraba su cumpleaños junto a su padre.

El incidente ocurrió el lunes cuando el pequeño, identificado como Jaheen Hunter, salía tranquilamente de un edificio de la avenida Washington en el barrio de Morrisania. En el instante que se subían a un auto comenzaron a escuchar disparos, y una bala perdida le alcanzó en la cabeza.

El pequeño no era el objetivo, pero acabó pagando los platos rotos de un altercado entre dos hombres que peleaban en la calle. Uno de ellos, de raza negra, vio que la discusión podía pasar a mayores y trató de escapar. Su perseguidor, hispano, no dudó en ir tras él blandiendo una pistola y disparando al menos cuatro veces mientras corría, según informo el Departamento de Policía (NYPD).

Una de las balas se topó con el pequeño Jaheen, que fue llevado de inmediato al hospital San Barnabas y luego trasladado al centro médico presbiteriano de Nueva York. Aunque su estado crítico, según la información que dio al The New York Times el comandante Larry Nikunen, se espera que sobreviva, puesto que la bala quedó incrustada en el cráneo y no penetró en su cerebro.

Robert Boyce, jefe de detectives del NYPD informó este martes en Twitter que sospechoso había sido detenido

Los vecinos de la zona lamentan los sucesos, pero algunos reconocieron que no es algo tan inusual.

No es la primera vez que pasa“, desveló Helen Davis a The New York Post. “Esto pasa a menudo en este vecindario. Nunca hay policías que nos protejan. ¿Sabes cómo sabemos que pasan cosas así? Simplemente yendo a casa y viendo el caos. Esto es ridículo, no podemos vivir así. Podría haber sido mi hija de 3 años“.