Veterano del ejército fue condenado tras viajar a Siria para unirse a ISIS

Tairod Nathan Webster Pugh trabajó como mecánico en las fuerzas aéreas antes de ser detenido en Turquía

Guía de Regalos

Veterano del ejército fue condenado tras viajar a Siria para unirse a ISIS
Tairod Nathan Webster Pugh trabajó hace años como técnico de aviación de las fuerzas armadas.
Foto: Screenshot vídeo NBC News

Hasta el 10 de enero de 2015, todo el mundo hubiera pensado que Tairod Nathan Webster Pugh era un estadounidense ejemplar que, a sus 47 años, siempre había estado al servicio de su país como especialista en sistemas de aviación de las fuerzas aéreas, donde se encargó de la instalación de los motores de las aeronaves y del mantenimiento de sus sistemas de navegación y defensa.

Tras su paso por el ejército, Pugh, nacido en Neptune, New Jersey, trabajó durante varios años como mecánico de aviones en diferentes empresas con sede en Estados Unidos y en Oriente Medio, donde puso en práctica los conocimientos que había adquirido en las fuerzas armadas.

Sin embargo, todo cambió cuando Pugh, que llevaba más de un año viviendo fuera de su país natal, decidió viajar a Turquía desde Egipto con el objetivo de cruzar la frontera con Siria para unirse a ISIS y tomar partido en la “Jihad” contra los infieles.

Pese a tener todo perfectamente calculado, los planes del veterano de las fuerzas aéreas se vieron truncados cuando las autoridades turcas le denegaron la entrada al país y le enviaron de vuelta a Egipto, donde la policía le arrestó y registró sus pertenencias en busca de “materiales o documentos anormales”.

La radicalización de Tairod Nathan Webster Pugh fue muy rápida y se hizo evidente en las redes sociales.

En el momento de la detención, Pugh llevaba consigo un ordenador portátil y cuatro dispositivos USB que, sospechosamente, habían sido sacados de sus fundas de plástico para que su contenido no pudiera ser examinado por los investigadores.

Según el Departamento de Justicia, el análisis del ordenador reveló que el arrestado había buscado información en Internet sobre las fronteras controladas por ISIS y, además, se había descargado varios vídeos propagandísticos de la organización terrorista en los que podían verse numerosas ejecuciones de civiles.

Por otra parte, el estadounidense también escondía entre sus pertenencias varios cargadores solares, numerosas brújulas, un pasamontañas negro y varias prendas de ropa similares a las que utiliza el Estado Islámico para extender la violencia en Siria.

Ante tal descubrimiento, las autoridades estadounidenses que se encontraban en ese momento en Egipto tramitaron rápidamente una orden de deportación para el veterano del ejército, quien, a su regreso forzado a Estados Unidos, fue vigilado muy de cerca por el FBI hasta que, finalmente, fue detenido el 16 de enero de 2015 en Asbury Park, New Jersey.

Las investigaciones policiales también descubrieron que Pugh, meses antes de intentar unirse al Estado Islámico, publicó en sus redes sociales varios mensajes en los que animaba a sus compañeros de trabajo a seguir su ejemplo y “unirse a ISIS en cuerpo y alma”.

Tairod Nathan Webster Pugh es un ejemplo más de la influencia que tiene ISIS en la comunidad árabe.

Asimismo, poco antes de viajar a Turquía, el arrestado escribió una carta en la que expresaba sus planes de cara al futuro: “Soy un ‘Mujahid’ (luchador de la ‘Jihad’), una espada dispuesta a acabar con los opresores y un escudo diseñado para proteger a los oprimidos. Mi misión es usar las habilidades que Alá me ha dado para proteger al Estado Islámico. Solo hay dos opciones: la victoria o la muerte“.

Tras meses de interrogatorios, Pugh fue condenado el pasado miércoles a 35 años de cárcel por intentar colaborar con una organización terrorista y por obstruir la investigación llevada a cabo por las autoridades del país en colaboración con el FBI.

“El acusado le dio la espalda a su país y al ejército del que un día formó parte para unirse a una violenta organización terrorista que ha asesinado a miles de personas inocentes en todo el mundo y cuyo único objetivo es acabar con nuestro estilo de vida”, afirmó Bridget M. Rohde, asistente del fiscal general del Distrito Este de Nueva York.

La condena de Pugh debería servir como una llamada de atención para todos los individuos, tanto estadounidenses como extranjeros, que están ofreciendo su apoyo a grupos terroristas y que, en consecuencia, están menospreciando los esfuerzos de los agentes de la ley. Todos ellos serán llevados ante la justicia y sus condenas reflejarán la gravedad de sus crímenes, añadió Rohde.