Puertorriqueños llenan de fiesta Manhattan con desfile a pesar de polémicas

Aunque hubo voces divididas, miles de boricuas participaron en su desfile anual
Sigue a El Diario NY en Facebook
Puertorriqueños llenan de fiesta Manhattan con desfile a pesar de polémicas
En la marcha hubo quienes apoyaron y quienes rechazaron a Oscar López.
Foto: Zaira Cortés

NUEVA YORK – Mientras los puertorriqueños en la isla participaban del plebiscito para determinar si Puerto Rico se convierte en el estado 51 de Estados Unidos, o si rompe los lazos que durante más de un siglo han unido el territorio caribeño con el país, en la Ciudad de Nueva York miles de boricuas conglomeraron la Quinta Avenida para celebrar la 60 edición de su Desfile Nacional.

El multitudinario evento estuvo plagado de voces a favor y en contra de la descolonización de la isla, un tema que atizó la controversia después de que el comité del desfile anunciara que el expreso político Oscar López Rivera sería honrado como “Prócer de la Libertad”.

López Rivera formó parte de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN), el grupo independentista que planificó bombardeos en Estados Unidos, con la supuesta intención de dañar propiedades sin hacerle daño a inocentes.

A pesar de que nunca se descubrió evidencia que vinculara a López Rivera a los ataques, el nacionalista fue detenido por el Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) en 1981 y sentenciado a 55 años en prisión federal por conspiración sediciosa.

El presidente Barack Obama conmutó la sentencia de López Rivera en enero.

“Oscar es nuestro Mandela”, gritó Henry Peña mientras ondeaba una bandera puertorriqueña de color negro. “Puerto Rico no se vende, queremos libertad. Oscar, Puerto Rico te aclama y te agradece”.

Peña, de 54 años y residente de Lower East Side, no cesaba de expresar consignas a favor de la independencia de Puerto Rico, mientras que López Riverarespondía a la multitud con el puño en alto.

El independentista hizo su aparición a eso de las 12:15de la tarde a bordo de una carrosa en la intersección de la calle 59 y la Quinta Avenida.

“Oscar es un héroe”, dijo Silvia Peña, esposa de Henry. “Oscar no necesita ser honrado en el desfile, porque su pueblo puertorriqueño ya lo reconoce de por sí como un héroe de la libertad nacional”.

Pero otros puertorriqueños no simpatizaron con la presencia del expreso político en el desfile y acusaron a la presidente del Concejo Municipal, Melissa Mark-Viverito, de “maquillar como héroe a un terrorista”.

“López Rivera no es ningún héroe, ese hombre no representa mi orgullo boricua. Ese varón es un terrorista. Eso es lo que es. Si Mark-Viverito quiere encubrir la realidad, eso es asunto de ella, pero que quede claro que los políticos no son la voz de mi pueblo puertorriqueño”, dijo con enojo José Mena, de 42 años y avecinado en East Harlem. “Es una vergüenza tanta controversia por un hombre que no merece la atención de los puertorriqueños”.

La decisión del comité del desfile de honrar a López Rivera como “Prócer de la Libertad” generó el repudio en algunos sectores. Tras el anuncio, varios funcionarios, patrocinadores, grupos y encargados de hacer cumplir la ley se retiraron del desfile.

El gobernador Andrew M. Cuomo y el comisionado del Departamento de Policía de Nueva York, James P. O’Neill, declinaron participar tras la controversia.

Tras semanas de polémica, el alcalde Bill de Blasio y los organizadores finalmente anunciaron que López Rivera declinaba ser honrado, aunque el independentista aclaró que marcharía en el desfile como un “humilde puertorriqueño y abuelo”.

“Un día de unidad, no de controversia”

Mark-Viverito inició el desfile justo a las 11:15 de la mañana con el tradicional corte de listón en la calle 44 y la Quinta Avenida.

“Este es un día de unidad, de celebración, no de controversia”, declaro Mark-Viverito a la prensa. “Hay mucha gente que está orgullosa, que no está permitiendo que los intereses corporativos dicten lo que representa este día”.

Sin embargo, varios contingentes expresaron abiertamente su apoyo a López Rivera. Las banderas puertorriqueñas de color negro abundaron a lo largo del evento.

“¡Qué viva Puerto Rico, pero que viva libre!”, coreaban los simpatizantes de la descolonización de la isla.

El Congreso tendrá que aprobar el resultado del referéndum del domingo. Algunos puertorriqueños culpan al gobierno de Estados Unidos de la actual crisis, en parte debido a la eliminación de créditos tributarios que, según analistas, generaron el colapso del sector manufacturero de la isla.

La diáspora puertorriqueña en Nueva York celebró su primer desfile en 1958, cuando la comunidad enfrentaba una severa discriminación en el país.

En redes sociales se compartieron decenas de fotos y videos del desfile, donde hubo música y baile al por mayor.