Una nueva era de los Clippers de Los Ángeles está por dar inicio

El dueño del equipo está por adquirir a un cerebro para tomar decisiones de oficina y anuncia su intención de construir un estadio propio
Sigue a El Diario NY en Facebook
Una nueva era de los Clippers de Los Ángeles está por dar inicio
Steve Ballmer (centro), dueño de los Clippers, piensa en grande para su equipo: quiere una casa propia y está por firmar a un ejecutivo de leyenda.

Se puede decir que el jueves 15 de junio de 2017 los Clippers de Los Ángeles dieron el primer paso para iniciar una nueva era.

El equipo se preparaba para anunciar la llegada del legendario exjugador y ejecutivo Jerry West, posiblemente como nuevo presidente, y también anunció que intentará construir una nueva arena en la ciudad de Inglewood.

Mientras el fichaje de West, considerado el arquitecto de dos distintas dinastías de los Lakers, no se había hecho oficial, el intento de tener su propio estadio dentro de siete años sí lo es.

Los Clippers y la ciudad de Inglewood firmaron un acuerdo el jueves para comenzar un periodo exclusivo de negociaciones por tres años para buscar la manera de que una nueva arena sea viable. Ésta se construiría cruzando la calle (Century Boulevard) de donde se encontrará el nuevo estadio de los Rams, que ya está en obras.

Al igual que el estadio de los Rams, la nueva arena de los Clippers sería financiada en su totalidad por el dueño del equipo. Pero el desarrollo del proyecto y los estudios ambientales requerirán hasta dos años para ser completados.

Los Clippers no tienen prisa. Su actual acuerdo de arrendamiento con el Staples Center se extiende hasta junio de 2024.

La noticia es muy buena para los Clippers como franquicia y para sus aficionados, que han tenido que estar a la sombra de los Lakers desde que ambos se mudaron al Staples Center en 1999. No es sólo que los Clippers son los inquilinos de los Lakers, sino que sus oportunidades de negocios se ven limitadas en un inmueble que también es hogar de los Kings de la NHL y cuyo dueño (AEG) es el propietario de la arena.

Steve Ballmer, el hombre que generosamente compró a los Clippers por alrededor de 2,000 millones de dólares hace algunos años, publicó el jueves una carta dirigida a los seguidores del club.

“Hasta la fecha, hemos invertido mucho en nuestros jugadores, nuestros entrenadores y empleados de apoyo, en nuestra experiencia como aficionados y en nuestra comunidad”, indicó Ballmer. “Yo he dicho desde el primer día que necesitamos planear nuestro futuro. Este acuerdo nos ayuda a hacerlo al expandir nuestras opciones”.

Los beneficios de una casa propia

Ballmer explicó así los posibles beneficios de que el equipo tenga un hogar propio:

“La posibilidad de una nueva y moderna arena de la NBA nos permitiría una mayor libertad para influenciar nuestro calendario de juegos, particularmente en los partidos de fin de semana que son importantes para nuestros fans. También queremos ofrecer a nuestros fans inmejorables experiencias en términos de tecnología, espacios y otras amenidades; eso es más fácil de realizar en una nueva arena”.

Gillian Zucker, presidente de operaciones de negocios del equipo, estuvo el jueves en Inglewood para hacer el anuncio del acuerdo con esa ciudad, el cual, dijo, demuestra el compromiso de Ballmer de querer ser “los mejores”.

Si la arena al final es aprobada y construida, los Clippers iniciarán una nueva era en Inglewood en 2024, y tal vez cuando eso ocurra ya hayan logrado cambiar la página en el tema de sus logros deportivos. Ellos no han podido alcanzar una final de la conferencia ni siquiera teniendo a algunos de los mejores jugadores de la NBA.

Con Jerry West eso podría cambiar. El miembro del Salón de la Fama, cuya silueta aparece en el logo de la NBA, nada menos, ha demostrado por mucho tiempo que es uno de los mejores como directivo, si no es que el mejor.

Se le considera el arquitecto de los Lakers del “Showtime” de los 80’s con Magic Johnson como conductor; ahora sería el rival de Magic, quien es presidente de los Lakers.

Más tarde, West fue el orquestador de la nueva dinastía Laker con Shaquille O’Neal y Kobe Bryant, y en los pasados seis años se desempeñó como asesor de alto nivel con los Warriors de Golden State, con resultados que no podrían haber sido más exitosos.

El dueño de los campeones Warriors, Joe Lacob, concedió que respeta la decisión de West de buscar un nuevo reto. Doc Rivers ha sido entrenador y presidente de los Clippers en los últimos años, pero el segundo de sus trabajos sin duda le ha quedado grande.