Investigan a caseros que intimidan a inquilinos con su estatus migratorio

En un edificio en Corona el propietario entregó una carta a los residentes exigiéndoles documentos que demostraran su legalidad en el país
Sigue a El Diario NY en Facebook
Investigan a caseros que intimidan a inquilinos con su estatus migratorio
Manuel Vargas. Inquilinos del edificio en la Juction Blvd. y la Avenida 42 donde recibieron la carta del casera pidiendo su estatus legal.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Las autoridades de Nueva York no tolerarán que el estatus migratorio de un inquilino sea usado como un arma para que caseros inescrupulosos los acosen y los amenacen con desalojarlos de sus viviendas.

Así lo advirtió el gobernador Andrew Cuomo, luego de conocerse el caso ocurrido la semana pasada en un edificio ubicado en Corona, Queens, donde los inquilinos de los 23 apartamentos que hay en el inmueble recibieron cartas intimidantes en las que les exigían presentar pruebas de legalidad migratoria y números de Seguro Social.

“Aquí llegaron las cartas el 12 de junio y estaban pidiendo las identificaciones de los que vivimos aquí en los apartamentos para ver si éramos legales o ilegales”, comentó la colombiana Zoila Martínez, quien vive hace 10 años en el edificio de la calle 95 y avenida 42 de Corona. “Todos nosotros estamos nerviosos porque él está buscando ilegales para cazarlos y denunciarlos”.

En la misiva, que fue entregada apartamento por apartamento sin usar el correo, se advierte que quienes no presenten los documentos solicitados se exponen a que “se termine su contrato y que puedan ser desalojados de sus apartamentos”.

Tras conocerse el caso, el mandatario estatal ordenó realizar una investigación entre múltiples agencias, para determinar si más caseros en Nueva York están discriminando a los arrendatarios inmigrantes y si les están pidiendo documentos de inmigración.

El dominicano Manuel Vargas, quien también reside en el edificio de Corona, aseguró que tras ser contactado por la oficina del Fiscal General del estado, el casero estuvo allí el lunes disculpándose, pero el inquilino recalcó que en Nueva York no se debe permitir la intimidación.

“Yo soy ciudadano, pero me importa lo de los otros, porque igual que ellos yo vine aquí en busca de una mejor vida y es bueno que el dueño sepa que aquí la ley y el derecho de cada persona se tiene que respetar”, dijo el inquilino.

Investigarán a todo NY

A través de la investigación ordenada por el gobernador, la División de Derechos Humanos y el Departamento de Estado estatal determinarán si se está dando una problemática más amplia en Nueva York con casos similares a los del casero de Corona, identificado como Jaideep Reddy.

“Estas denuncias de miedo e intimidación son inaceptables, ilegales y van contra todo lo que Nueva York representa”, manifestó Cuomo.

El senador estatal José Peralta fue informado de la carta por los inquilinos, ya que el edificio está en el Distrito que representa, y fue él quien interpuso la queja ante la oficina del fiscal general Eric Schneiderman, quien no sólo advirtió al casero que ese tipo de acciones viola las leyes estatales y municipales sino que exigió que antes del viernes 23 de junio envíe una nueva carta donde se retracte de los requerimientos.

Vecinos Manuel Vargas y Zoila Martinez. Inquilinos del edificio en la Juction Blvd. y la Avenida 42 donde recibieron la carta del casera pidiendo su estatus legal.
Vecinos Manuel Vargas y Zoila Martinez. Inquilinos del edificio en la Juction Blvd. y la Avenida 42 donde recibieron la carta del casera pidiendo su estatus legal.

“La oficina del Fiscal le ordena que inmediatamente revoque ese aviso y que provea una nueva carta informándole a los inquilinos que no se les requiere enseñar su estatus migratorio y que no se iniciarán procesos de desalojo basados en su estatus migratorio o ciudadanía”, aseguró Jessica Attie, consejera del Buró de Derechos Civiles de la Fiscalía estatal. “No toleraremos amenazas de desalojo y otras formas de acoso de los inquilinos basadas en el estatus migratorio”.

El senador Peralta calificó las acciones de Jaideep Reddy como inaceptables e ilegales, producto de la retórica manejada por la Administración Trump, y recordó a los inquilinos del estado que en Nueva York está prohibido solicitar prueba de residencia o ciudadanía para renovar contratos de alquiler.

“Desafortunadamente, tras la victoria de Donald Trump, muchos se han tomado la libertad de discriminar contra inmigrantes pese a que fueron ellos quienes han contribuido a esta ciudad, este estado y este país”, dijo el líder político. “Esto no se puede permitir, y mucho menos en la ciudad de Nueva York en pleno siglo XXI”.

Pero también hubo quien estuviera de parte del casero. Otra residente que lleva varias décadas viviendo en el edificio, y quien habló bajo solicitud de anonimato, no sólo defendió al casero sino su proceder, manifestando que la carta fue una manera de intentar frenar las acciones ilegales que allí ocurren.

“Él tiene que hacer eso que hizo para saber exactamente que tipo de gente está viviendo acá, porque aquí en los apartamentos hay hasta 12 personas metidas y se ha vuelto una invasión de droga”, dijo la inquilina. “Aquí venden droga en el pasillo, este no es un sitio seguro y muchos ni le pagan la renta aprovechándose de que el dueño compró el edificio hace tres años”, agregó.

A pesar de varios intentos de El Diario, el casero no respondió a solicitudes para que hiciera comentarios, pero el lunes dijo a otros medios que se arrepentía de lo ocurrido, aunque señaló a uno de sus empleados que trabaja como electricista de haber sido el autor de las cartas.

Para buscar ayuda:

  • Si se siente amenazado por el propietario del lugar donde vive debido a su estado de inmigración, consulte a un abogado o llame a la línea telefónica del Estado de Nueva York para ayudarle a conectarse con un abogado o una organización de servicios legales. El número de la línea directa es: 1-800-566-7636.
  • También puede presentar una queja a la Fiscalía General en línea en https://forms.ag.ny.gov/CIS/tenant-harassment.jsp.
  • Si usted ha estado sujeto a discriminación relacionada con su vivienda puede presentar una queja ante la División de Derechos Humanos   del Estado de Nueva York, la cual puede ser contactada  llamando al (888) 392-3644 (un número gratuito).
  •   Si usted vive en la ciudad de Nueva York, también puede llamar al 311 para presentar una queja ante  la Comisión de Derechos Humanos de la  Ciudad de Nueva York.