Los Lakers por fin se ponen a jugar en una NBA de locos

Adquieren a Brook López y reúnen selecciones que les pueden ayudar a ir por un pez gordo
Los Lakers por fin se ponen a jugar en una NBA de locos
Brook Lopez es la nueva adquisición de los Lakers de Los Ángeles. Proviene de los Nets de New Jersey.

Los Lakers de Los Ángeles han sido como una broma las pasadas cuatro temporadas, para qué negarlo. Pero no más.

El equipo que ahora conducen Magic Johnson y el gerente general Rob Pelinka realizó el martes una transacción que puede empezar a marcar el inicio de una nueva era, una de mejores tiempos en el Staples Center.

De acuerdo con múltiples reportes y confirmaciones de los mismos, los Lakers adquirieron de los Nets de Brooklyn al centro Brook López a cambio del guardia D’Angelo Russell y el centro Timofey Mozgov.

La transacción, una vez que se haga oficial, será significativa no sólo por el talento de López, de 29 años y originario de North Holywood, que la campaña anterior promedió más de 20 puntos con los Nets, sino porque los Lakers se han colocado en una estupenda posición para buscar a una superestrella de la liga a un día del Draft de la NBA 2017 o dentro de un año.

Junto con López, Brooklyn cede a los Lakers su primera selección del Draft, la No. 27 global, por lo que ahora los angelinos tienen tres selecciones de primera ronda: la 2, la 27 y la 28.

Se espera que los Lakers seleccionen con el segundo turno global a Ball para que sea su nuevo armador de juego, sin importar todo el ruido provocado por su padre.

Las otras dos selecciones, aunque no tan altas, se convierten en monedas de cambio por si Magic y Pelinka deciden que no hay necesidad de esperar hasta 2018 para jalar del gatillo y tratar de llevarse desde ahora a Paul George, estrella de los Pacers de Indiana, o alguna otra figura.

George, otro angelino, expresó previamente, según un reporte de Yahoo Sports, que quiere jugar en los Lakers y que por eso le avisó a los Pacers que no jugará más con ellos pasada la siguiente campaña, dando a entender que deberían de hacer planes sin él y tal vez propiciar un cambio esta misma semana.

Los Lakers, para seducir a los Pacers u otro equipo y obtener a una estrella, cuentan además de sus selecciones 27 y 28 de esta primera ronda con alguno de sus jugadores jóvenes, como Julius Randle, para armar un paquete interesante.

No dio el ancho

Russell, quien a su vez fue escogido con una segunda selección global de Draft, se va del equipo presumiblemente para abrirle paso a Ball (no habría balón para los dos) y también porque no logró convencer con sus actuaciones ni su liderazgo de que podría ser el conductor del futuro en Los Ángeles.

Cambiar a Mozgov es un gran acierto de Pelinka porque desde su llegada a Los Ángeles se sabía que su fichaje había sido un error. El centro ruso fue contratado con pánico por la anterior gerencia de los Lakers por cuatro años y 64 millones de dólares. Su actuación y su producción en su única temporada en el equipo fue discreta.

Al enviarlo a Brooklyn junto a Russell, los Lakers liberan arriba de $20 millones en su nómina, lo cual también ayuda por si quieren ir en busca de un pez gordo.

El Draft de la NBA es mañana en Nueva York y se espera que los 76ers de Filadelfia, que obtuvieron la primera selección global en un cambio con Boston, escojan a Markelle Fultz, de la Universidad de Washington.

Enseguida será los Lakers quienes seleccionen casi seguro a Ball, un jugador local (Chino Hills) con muchas armas y que puede continuar la tradición de estrellas mediáticas en el sur de California.

Pero antes o el mero día del Draft podrían pasar muchas cosas. La NBA de hoy es una locura y para los Lakers y sus fans es bueno decir que ellos empiezan a jugar en esa locura.