Salud sin discriminación para gays de Nueva York

Hospitales públicos de la Gran Manzana son reconocidos como líderes por los servicios igualitarios y respetuosos que prestan a la comunidad LGBT
Sigue a El Diario NY en Facebook
Salud sin discriminación para gays de Nueva York
Sarah Bender (izquierda) habla con Brandi Concepción durante su visita al LGBT Health Center en el NYC Health + Hospitals/Metropolitan.
Foto: Mariela Lombard / El Diario

Aunque vivan en una ciudad tan progresista y liberal como Nueva York, las personas de la comunidad LGBT, especialmente las transgénero, pueden ser víctimas de estigma, rechazo, prejuicios y discriminación en cualquier momento. Esto puede ocurrir, incluso, cuando buscan servicios tan vitales como los de salud.

Sin embargo, en la Gran Manzana las cosas están cambiando y actualmente los neoyorquinos LGBT (gays, lesbianas, bisexuales y transgéneros) cuentan con un aliado cuando se trata de recibir los servicios y atención médica que necesitan.

Recientemente,  la corporación NYC Health + Hospitals (NYCHH), que agrupa a los hospitales públicos de la ciudad y a un gran número de clínicas comunitarias en los cinco condados recibió, por tercer año consecutivo, la designación de “Leader in LGBTQ Healthcare Equality” (Líder en Igualdad en el Cuidado de Salud LGBTQ), por parte de la reconocida organización Human Rights Campaign Foundation como parte de su Healthcare Equality Index 2017.

Con esta designación, que se otorga a nivel nacional, se reconoce el trabajo de 22 hospitales, clínicas de salud comunitarias y hogares de ancianos que pertenecen al NYCHH, por ofrecer servicios de cuidado de salud igualitarios, inclusivos, respetuosos y sensibles, centrados en pacientes LGBT.

“Tenemos una comunidad LGBT muy significativa en Nueva York, y es importante que en el NYCHH, como una red de seguridad de salud, nos adaptemos a las necesidades únicas que tiene esa comunidad en lo que respecta al acceso a servicios de salud y que nos aseguremos que estemos proveyendo un cuidado que sea culturalmente sensible para esta población tan importante en nuestra ciudad”, dijo Matilde Roman, Jefe de Diversidad e Inclusión en el NYC Health + Hospitals.

“Algo que es muy importante de entender es que aunque usamos un acrónimo (LGBT), cada una de esas letras representa características muy únicas en esa población y necesitamos un enfoque consciente y adaptado para cada una de esas letras”, agregó Roman.

Entrenamiento del personal es clave

Para lograr el entendimiento y respeto que sobre la comunidad LGBT se tiene en los hospitales del NYCHH, Roman se refirió al trabajo que desde hace varios años viene realizando esa corporación para capacitar a todos sus empleados sobre las necesidades únicas  y las disparidades que enfrentan las personas LGBT.

“Nuestra meta principal consiste en entrenar a nuestro personal y a nuestros proveedores (de salud), para asegurarnos que ellos entiendan qué es lo que le preocupa a esta comunidad y que se aseguren que estén creando un ambiente que los haga sentir bienvenidos”, dijo la funcionaria.

En el 2011 el NYCHH se convirtió en el primer sistema de cuidados de salud público de Estados Unidos en requerir a todos sus empleados que participen en un entrenamiento especial para entender la cultura de la comunidad LGBT  (“LGBT Cultural Competence Training”), una práctica que se ha seguido desarrollando y que ha evolucionado a través de los años.

“Tenemos programas de certificación para nuestros proveedores de salud con el que los ayudamos a elevar su entendimiento y confianza en este tema. Tras completar el intenso entrenamiento que les proveemos, reciben un certificado en ‘cuidados avanzados para personas LGBT’. Ese es un programa piloto único en su tipo en el país”, aseguró Roman.

Transgéneros son más discriminados

Si bien muchos miembros de la comunidad LGBT enfrentan disparidades en el área de la salud, como el no tener un seguro o los tratamientos médicos adecuados, Sarah Bender, Directora Asociada de Equidad de Género para la Oficina de Diversidad e Inclusión en el NYC Health + Hospitals, aseguró que son los transgéneros los que llevan la peor parte, especialmente las mujeres “trans” de color.

“Creo que una de las mayores preocupaciones que tienen cuando buscan la ayuda de un proveedor de salud es si van a ser tratados de una manera positiva y respetuosa. Le tienen miedo a la discriminación, al ser juzgados y al estigma, y ese miedo se debe en parte a experiencias negativas que han tenido con doctores en el pasado. Eso los detiene de ir a buscar los servicios de salud que necesitan”,  advirtió Bender.

Según la especialista, lo que hace que muchos doctores y proveedores de salud se nieguen a atender a personas transgénero no es la complejidad de los tratamientos que requieren estos pacientes, como las terapias hormonales, sino el desconocimiento y la ignorancia que tienen sobre este tipo de pacientes.

“No se habla lo suficiente sobre estas personas, sobre las diferentes partes de su cuerpo, sus órganos o cómo referirse a ellas. Por ello hay que ofrecerles a los proveedores la información y las técnicas necesarias para que hagan sentir a estos pacientes mucho más cómodos”, agregó.

En este sentido Bender coincide con Roman en la necesidad de entrenar y educar a todo el personal de los hospitales, desde los doctores y enfermeras, hasta los guardias de seguridad y aquellos que realizan las admisiones y registros de pacientes.

“Entrenamos a estas personas para que hagan las preguntas indicadas y que sepan sobre la identidad de género del paciente o los pronombres correctos a utilizar. También para que sepan qué hacer si el nombre que les dan es diferente al que aparece en los documentos legales de identidad”, explicó Bender.

“Me sentí como una paciente VIP”

Uno de los hospitales del NYCHH que ha expandido más los programas y servicios esenciales para la comunidad LGBT, especialmente para los pacientes transgéneros, es el NYC Health + Hospital/Metropolitan, ubicado en el East Harlem.

En el 2014 el Metropolitan se convirtió en el primer hospital público en toda la ciudad de Nueva York  en abrir un centro de salud dedicado exclusivamente a personas de esa comunidad (LGBT Health Center). En el 2016 el centro expandió sus servicios para atender a pacientes transgénero, ofreciendo cirugías de afirmación de género y terapias hormonales.

Brandi Concepción, una transgénero puertorriqueña que reside en Sunset Park, Brooklyn, ha sido una de los pacientes que se han beneficiado con los servicios que ofrece el LGBT Health Center en el Metropolitan.

“Mi experiencia con los servicios que yo como una mujer transgénero recibí en el hospital fue muy positiva. La persona encargada del programa me caminó de oficina en oficina asegurándose que todas las medidas y pasos fueran tomados y seguidos correctamente”, aseguró Concepción.

En febrero pasado Concepción comenzó un largo proceso de transformación que la convertirá en la primera paciente transgénero en someterse a una operación de afirmación de género en un hospital público de Nueva York.

“No tengo palabras para expresar la forma cómo me sentí con el cirujano. Realizó un trabajo excelente y me trató como si fuera una paciente VIP dentro del sistema”, dijo la boricua quien aseguró que en el pasado tuvo experiencias poco amigables con otros doctores.

“En el Metropolitan nunca se equivocaron con los pronombres y todos los empleados, desde los oficinistas hasta la persona que dirige el hospital, fueron muy atentos, amigables y muy accesibles con my situación”, agregó Concepción cuya cirugía de afirmación de género está pautada para comienzos de agosto.

Para más información o hacer una cita en el LGBT Health Center del Metropolitan puede llamar al 212-423-7292 o enviar un email a metlgbt@nychhc.org.

Brandi Concepción, una transgénero puertorriqueña, ha sido una de los pacientes que se han beneficiado de los servicios que ofrece el LGBT Health Center en el Hospital Metropolitan./Mariela Lombard-El Diario.

Mensaje en el Día de Orgullo Gay

Con motivo de celebrarse este domingo el Gay Pride en la ciudad de Nueva York (Día del Orgullo Gay), Sarah Bender envió un mensaje a los miembros de la comunidad LGBT que necesitan servicios de salud, incluyendo a los inmigrantes, pero que tienen miedo de ser discriminados: “Queremos que los neoyorquinos LGBT se sientan seguros cuando vengan a nosotros buscando ayuda y acceso a salud. Que sepan  que nosotros entendemos qué es ser un paciente LGBT y las incomodidades que han enfrentado en el pasado”.

“Estamos aquí para ellos, sin importar su orientación sexual, identidad de género o estatus migratorio”, agregó Bender.

El NYC Health + Hospitals es el sistema de cuidado de salud público más grande de toda la nación y el mismo sirve a más de un millón de neoyorquinos anualmente en 70 centros de atención de pacientes en los cinco condados. Los servicios son ofrecidos sin importar la capacidad de pago o el estatus migratorio de los pacientes.

Si usted es una persona LGBT y quiere saber más sobre los programas y servicios que ofrecen los hospitales y clínicas del NYCHH, puede visitar Nychealthandhospitals.org/LGBTQHealth.

El NYC Health + Hospitals tiene una página web, con su propio logo, dedicado a los servicios de salud que presta exclusivamente a los miembros de la comunidad LGBT.

El Healthcare Equality Index

El Healthcare Equality Index  (HEI), o Índice de Igualdad en el Cuidado de la Salud, es un documento que publica el Human Rights Campaign desde hace 10 años y que sirve como una herramienta de evaluación nacional de las políticas y prácticas de los centros de salud relacionadas con la equidad e inclusión de sus pacientes, visitantes y empleados LGBTQ. El HEI de 2017 evaluó un total de 1619 centros de salud en todo el país. El NYC Health + Hospital recibió esta designación en 2015, 2016 y ahora en el 2017.

Preguntas para evaluar si un médico es adecuado para tí como paciente LGBT:

  • ¿Demuestra un apoyo visible?

El uso de un pin de arco iris o mostrar un cartel o bandera de arco iris es a menudo un signo de que un proveedor de atención de la salud es sensible a las necesidades de la comunidad LGBT y tiene experiencia en el tratamiento de pacientes LGBT. Folletos visibles sobre las preocupaciones de la salud LGBT y los materiales que muestran parejas del mismo sexo o transgénero también ayudan a crear un ambiente acogedor para los pacientes LGBT.

  •  ¿Usa un lenguaje inclusivo, incluyendo los pronombres deseados?

El proveedor no presume la heterosexualidad y hace preguntas como: “¿Puede decirme acerca de su pareja sexual?”. El proveedor respeta la identidad de género del paciente refiriéndose a ellos utilizando sus pronombres deseados.

  • ¿Pregunta al paciente si prefiere términos para sus partes del cuerpo?

Los pacientes deben sentirse cómodos para usar la terminología que les permitirá comunicar sus preocupaciones de salud a su proveedor con facilidad. Esto puede ser particularmente importante para los pacientes transexuales y no conformes.

  •  ¿Examina los problemas de salud que prevalecen entre los pacientes LGBT?

Los pacientes LGBTQ son particularmente vulnerables a las tensiones sociales que pueden conducir a un aumento del consumo de tabaco y sustancias. El estrés social también puede causar un aumento de las tasas de depresión y ansiedad.