Cómo Colombia y México se disputan el mercado de Centroamérica

La renegociación del TLCAN obliga a México a buscar nuevos mercados, y una alternativa es Centroamérica. Pero en la región enfrenta a un competidor en auge comercial: Colombia.
Cómo Colombia y México se disputan el mercado de Centroamérica
Los presidentes de México y Colombia durante una cumbre con países centroamericanos. EZEQUIEL BECERRA/AFP/Getty Images

Es un mercado al que México mantuvo en el quinto lugar de sus inversiones extranjeras durante décadas. Pero la nueva política comercial de Estados Unidos le obliga a tocar sus puertas.

Es Centroamérica, una región donde el intercambio comercial –importaciones y exportaciones- el año pasado fue de US$90.000 millones.

Y una zona donde, a pesar de ser vecinos, los empresarios mexicanos mantienen una presencia discreta.

Ahora la situación pretende revertirse, cercana la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Nortel (TLCAN).

El gobierno mexicano anunció que buscaría diversificar sus mercados, y una alternativa natural está allende la frontera sur.

Pero no será fácil porque enfrenta a un competidor que desde hace varios años incrementó notablemente su presencia: Colombia.

Números

En 2016 la inversión de ese país en la región sumó US$10.402 millones, según datos de Procolombia, el organismo público que promueve la inversión de su país en el extranjero.

A su vez, el acumulado de capital mexicano ese mismo año es de US$10.500 millones, de acuerdo con cifras de ProMéxico.

La competencia es intensa. “Para nosotros Centroamérica es definitivamente una región clave”, le dice a BBC Mundo Juliana Villegas, vicepresidenta de exportaciones de ProColombia.

“Es una población de poder adquisitivo creciente que cada vez se interesa más por productos de valor agregado”.

Y para México el mercado centroamericano es históricamente cercano.

“La región siempre ha sido importante y lo seguirá siendo con el paso de los años”, le dice a BBC Mundo Norberto Amador Islas, consejero comercial para Centroamérica de Proméxico.

¿Influencia de Trump?

Desde hace más de un siglo existe intercambio comercial entre México y Centroamérica, pero en los años 90 se intensificó con la firma de dos tratados de libre comercio con Costa Rica y Nicaragua.

Aunque luego se firmaron otros acuerdos similares – incluso uno con toda la región en 2013- los empresarios y autoridades mexicanas concentraron sus esfuerzos en el TLCAN, el acuerdo con Estados Unidos y Canadá que entró en vigor en enero de 1994.

Es el principal tratado para México, con un volumen comercial de US$500.000 millones al año.

Según especialistas concentrar la mirada en Canadá y Estados Unidos restó importancia a otros socios comerciales, como Centroamérica.

Así, cuando el presidente de Estados Unidos Donald Trump anunció que renegociará el TLCAN, los empresarios mexicanos parecieron forzados a buscar alternativas con sus vecinos del sur.

Pero el funcionario de ProMéxico dice que no es así.

“No es que apenas volteamos a ver hacia acá por una coyuntura que ahora tenemos, no es del todo correcto”, asegura Amador Islas.

“La región no está desatendida, nos unen lazos históricos, culturales, políticos, comerciales. El acercamiento históricamente siempre ha sido muy bueno”.

Las empresas

Lo cierto es que mientras la mirada mexicana se concentraba en el norte, Colombia emprendió la conquista del mercado centroamericano.

A partir de 2000 el país aumentó significativamente el volumen de sus inversiones en la región, a un ritmo de 50% anual según la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL).

Actualmente el 21% de toda la inversión que realiza Colombia en el extranjero se concentra en Centroamérica, señala Juliana Villegas.

El capital colombiano se encuentra en el sector financiero con instituciones como Bancolombia, Banco Bogotá o Davivienda.

También en la industria de la construcción a través de compañías como Argos, Amarilo, Espacios Urbanos o Concreto, señala la vicepresidenta de ProColombia.

Y lo mismo en la administración de restaurante, hoteles, aerolíneas, la venta de ropa, alimentos o productos químicos, así como el suministro de energía a través de compañías como EPM o Empresa de Energía de Bogotá.

Panamá es el principal receptor de las inversiones colombianas, con US$7.500 millones, y enseguida Guatemala, con US$1.200 millones.

“Sabemos que tenemos una competencia fuerte pero son mercados que nos interesan bastante, y la inversión colombiana así lo demuestra”, reconoce Villegas.

“Lo que traigas pega”

Ciertamente, la competencia por el mercado centroamericano es intensa. Y en ese terreno México tiene un papel central.

En la última década en la región se asentaron empresas como TV Azteca y sus filiales Banco Azteca y Elektra, una cadena de tiendas de muebles y otros enseres.

También realizaron inversiones compañías como la telefónica América Móvil, del magnate Carlos Slim, así como la cementera Cemex o Lala, la mayor empresa de productos lácteos de México.

Además, en los últimos años incrementaron su presencia compañías aéreas como Interjet o Aeroméxico.

Guatemala es el principal socio mexicano en Centroamérica. La inversión allí es de US$2.810 millones y enseguida está Panamá con US$2.730.

De los países latinoamericanos, México es el mayor inversionista en la región si se descuenta la presencia de Estados Unidos o China, que recientemente aumentó sus inversiones en países como Costa Rica y Nicaragua.

Aunque con los últimos datos de inversión, Colombia le sigue muy cerca los pasos.

“Es un mercado donde lo que traigas pega, sobre todo para las Pymes (pequeñas y medianas empresas)”, dice el consejero de ProMéxico.

“Carece de muchas industrias y por eso tiene amplia experiencia en el tema de importar”.

Hay para todos

De los US$90.000 millones de intercambio comercial en Centroamérica, unos US$65.000 millones son importaciones .

La mayor parte de los productos proviene Estados Unidos y recientemente de China, pero de todas formas es un mercado apetitoso para los países de la región.

Por eso la competencia entre Colombia y México, aunque los representantes comerciales de ambos países dicen que hay espacio para todos.

“México tiene un sector empresarial que es gran competencia nuestra, pero nos encanta la competencia”, asegura Juliana Villegas, de ProColombia.

Y el representante de México coincide. “Ellos atacan un tipo de mercado donde tienen sectores fuertes y quizá con mayor visibilidad”, señala.

“Creo que les ha ido bien, pero la inversión mexicana no es de dos o tres años para acá, pero de pronto se desvanece, no se ve esa inversión tanto como se ve en el caso de Colombia”.