Enorme plaga de “pepinillos de mar” azota el norte del Pácifico

Seres viscosos y transparentes que no son nativos de esta región están apareciendo en grandes congregaciones, convirtiéndose en un problema para los pescadores de la región
Sigue a El Diario NY en Facebook
Enorme plaga de “pepinillos de mar” azota el norte del Pácifico
Así son los numerosos "pepinillos de mar" que abundan en el noroeste del Pacífico.

En el océano existen unas extrañas criaturas marinas conocidas como “pepinillos de mar”, las cuales, en los últimos días, se han convertido en un verdadero dolor de cabeza para la comunidad científica, ya que literalmente, han invadido las costas del noroeste del océano Pacífico.

Los “pepinillos de mar”, cuyo nombre científico es pyrosomes, tienen un aspecto gelatinoso y translúcido. Recientemente, se han visto congregaciones de estos muy cerca de las costas que van desde el norte de California hasta el sureste de Alaska, lo cual ha generado problemas para pescadores, ya que se atoran en sus redes, así como para aquellos que trabajan para que las playas se mantengan limpias.

De acuerdo a informes revelados por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOOA en inglés), en este 2017, de forma inexplicable, están apareciendo cada vez más de estos pepinillos de mar, y sin que exista una razón para ello.

Aunque se pueden encontrar “pepinillos de mar” prácticamente en todos los océanos del mundo, suelen encontrarse en mayor número en aguas tropicales.

Ric Brodeur, quien es biólogo e investigador del NOOA, aseguró que estos seres han habitado en dicha región desde hace mucho tiempo, pero efectivamente, en los últimos años, han tenido reportes del aumento de su población, hecho que él lo atribuye a que esta parte del Pacifico ha visto elevar su temperatura, asemejándose entonces a su hábitat natural.

Pepinillos de mar
Los “pepinillos de mar” obstaculizan la pesca en la región. (FOTO: NOAA Fisheries)

Ric indicó también que es pronto para saber si los “pepinillos de mar” se quedarán en este lugar por largo tiempo o para siempre, ya que esta situación podría cambiar si la temperatura del océano desciende y vuelve a tener aguas un poco más frías; sin embargo, aseguró que para el ecosistema del lugar no es buena señal, pues lo normal sería ver peces, crustáceos, aves y mamíferos originaria de esta costa.

Entre los meses de febrero y mayo, partieron varias embarcaciones para investigar el comportamiento de los pirosomas. Encontraron que algunos miden más de dos pies de largo y que la concentración más alta de dicha especie se localizó entre las 40 y 200 millas de la costa de Oregon, ya que ahí, se han recabado cerca de 60,000 especímenes, los cuales están siendo estudiados.