Urgen por mayor capacitación para agentes de refugios

Activistas denuncias que los guardias de los albergues  para desamparados reciben menos entrenamientos que los oficiales de otras agencias municipales
Sigue a El Diario NY en Facebook
Urgen por mayor capacitación para agentes de refugios
La nueva promoción de agentes del Departamento de Servicios para Personas sin Hogar.

NUEVA YORK.- En medio de aplausos, carteles hechos a mano y fotografías de teléfonos celulares – y los enérgicos aplausos de una orgullosa madre – 26 agentes del Departamento de Servicios para Personas sin Hogar (DHSPD) recién incorporados recibieron un último consejo por parte de instructores y policías del NYPD, después de completar un curso de cuatro semanas en el John Jay College a principios de mayo.

“Ustedes tienen una cantidad increíble de poder, autoridad y responsabilidad”, dijo Terence Lynn, director de Estudios Profesionales en John Jay, antes de la entrega de diplomas a los oficiales. “Van a estar con mucha gente que necesita apoyo y protección y van a ser ese respaldo y protección”.

Los oficiales del NYPD, que estuvieron a cargo de la supervisión oficial del DHSPD en enero, ofrecieron un consejo similar.

“El poder es una responsabilidad increíble”, dijo el subdirector del NYPD, Edward Thompson. “Sé que las decisiones que ustedes tomen afectarán a las personas con las que trabajas toda la vida”.

“Sean compasivos. Tener compasión no significa que eres débil”, dijo Keith Sainten, un detective retirado del NYPD, uno de los principales instructores del curso.

La compasión y el apoyo son esenciales para atender a una población que experimenta desproporcionadamente trastornos por abuso de sustancias y enfermedades mentales: Según la guía de recursos de salud mental 2016 publicada por la iniciativa ThriveNYC del Alcalde, el 35 por ciento de los usuarios en el sistema de refugio urbano tienen una enfermedad mental grave. Los líderes sindicales, el personal del refugio y los residentes de los refugios se preguntan si la capacitación actual prepara suficientemente a los agentes para atender a las aproximadamente 60.000 personas que viven en refugios del DHSPD.

Añaden que, mientras la Ciudad y el NYPD han ampliado la educación sobre salud mental y manejo de crisis, una supervisión inadecuada y recursos limitados dificultan el trabajo de un grupo sin experiencia.

Desde el asesinato en 2015 de un director de refugio en El Bronx, el papel de los agentes ha aumentado significativamente en el extenso sistema de refugios de la ciudad, especialmente en sitios para personas con enfermedades mentales.

El personal de servicio social del refugio trabaja típicamente en la tarde pero rara vez permanece durante la noche, dejando las facilidades del DHSPD, a cargo de personal de seguridad privado y ayudantes, en gran parte responsables de manejar las crisis que implican a personas con enfermedades mentales.

La formación de los agentes del DHSPD

Los oficiales del DHSPD deben tener como mínimo 20 años de edad y contar con diploma de escuela secundaria o GED. Ganan un salario base mínimo de $ 32,435 con una cantidad significativa de horas extras debido a la cobertura de turno obligatoria, el procesamiento de arrestos y las presentaciones ocasionales en la corte. Después de siete años, los oficiales ganan un salario base máximo de $ 45,376. Un puesto de trabajo reciente para diez sargentos del DHSPD – oficiales experimentados que deben aprobar el examen de un oficial de supervisión, pueden tener un salario inicial de hasta $ 51,993.

Aunque los oficiales del DHSPD -que no tienen permiso para llevar armas de fuego- realizan muchas de las mismas tareas que los oficiales del NYPD, como hacer arrestos, aplicar restricciones físicas, usar Tasers y enfrentarse a individuos emocionalmente perturbados, la preparación de los oficiales del DHSPD palidece en comparación con los seis meses de formación de los agentes del NYPD.

Derek Jackson, director de la división jurídica del sindicato 237, que representa a los agentes del DHSPD, dijo que una alta tasa de deserción entre los reclutas y el cambio frecuente entre los nuevos oficiales -que a menudo renuncian o son dados de baja de la fuerza- inhibe al DHSPD, incluso durante el curso académico.

La crítica del sindicato

A principios de este año, la Ciudad lanzó una campaña publicitaria prominente en todo el sistema del metro para animar a los neoyorquinos a tomar el examen para oficiales del DHSPD. Los cupos para ese examen se llenaron rápido antes de la fecha límite de finales de abril.

Durante una entrevista con altos funcionarios del sindicato 237, Jackson y el presidente Gregory Floyd y el abogado George Geller citaron repetidamente la escasez de personal, la falta de supervisión y la capacitación inadecuada como problemas peligrosos para los residentes y el personal que regularmente enfrentan violencia.

“Lanzar a neoyorquinos con seis semanas de entrenamiento los albergues en medio de individuos mentalmente inestables, no funciona, es ineficaz. Un oficial de policía es entrenado en la academia de policía durante meses”, dijo Jackson.

Los reclutas de NYPD pasan varios días fuera de la academia observando a oficiales de policía experimentados, recorriendo barrios e interactuando con líderes de la comunidad. Después de terminar la academia, los oficiales en proceso de prueba del NYPD pasan meses de entrenamiento de campo con oficiales veteranos en su cuartel.

Los reclutas del NYPD participan en escenarios de gestión de crisis en su academia en College Point, que cuenta con apartamentos simulados, negocios y autos subterráneos, así como un tribunal y un cuartel.

Reorientación de prioridades y prácticas

Mientras que el NYPD recibe la mayor parte de la atención de los reformadores y del público, la ciudad de Nueva York depende de varias agencias policiales auxiliares, como la policía de salud y hospitales, la policía del Departamento de Servicios Administrativos (DCAS) y agentes de seguridad escolar para patrullar sus espacios municipales.

Los defensores de la reforma de la Policía reconocen que la aplicación de la ley juega un papel en la administración de los refugios, pero dijo que una dependencia excesiva en la Policía a expensas de otras estrategias ha fomentado una cultura de desconfianza y condujo a más castigos asociados con la enfermedad mental y el abuso de sustancias.

“El gobierno usa a la Policía como una respuesta a los problemas sociales donde otra respuesta sería más apropiada, humana y más barata”, dijo el co-fundador del Proyecto de Reforma de la Policía y candidato a la Alcaldía de Nueva York, Bob Gangi. “Algunos oficiales de policía pueden manejar estas situaciones, pero para otros, su disposición es “el poder hacerlo bien”.

Gangi dijo que la Ciudad debe alistar a más profesionales de salud mental como primeros respondedores en situaciones que implican a una persona emocionalmente trastornada o cuando la fuerza física se requiere para someter a los individuos que amenazan a otros o así mismos.

El profesor de la Universidad de Brooklyn, Alex Vitale, un destacado defensor de la reforma policial, también dijo que la ciudad de Nueva York tiende a priorizar la Policía sobre otras intervenciones.

“¿Cuántos comportamientos problemáticos son ​​de personas con enfermedades mentales que no reciben ayuda y tratamiento y que otras personas con problemas de abuso de sustancias no obtienen verdadera asistencia?”, Dijo Vitale. “Sólo parece haber dinero para abordar el control policial de estas instalaciones”.

Para leer este artículo en inglés ir a: CityLimits.org