Concejales piden que NYPD revise política de fiestas ruidosas

La nueva directriz no permite que los oficiales paren una fiesta por una queja de ruido
Sigue a El Diario NY en Facebook
Concejales piden que NYPD revise política de fiestas ruidosas
Quieren que los oficiales puedan intervenir en las fiestas ruidosas. /Getty Images
Foto: EDUARDO MUNOZ ALVAREZ/AFP/Getty Images

Un grupo de concejales le enviaron una carta al comisionado del Departamento de Policía (NYPD) James O’Neill pidiéndole que cambie la política de quejas de ruidos. En mayo, varios reportes locales informaron que una nueva instrucción de la Uniformada que prohíbe a sus oficiales entrar en una residencia cuando hay una queja por ruidos molestos, a menos que los dueños de la casa los autoricen.

“Yo estoy haciendo un llamado al Departamento de Policía para que revise este cambio de política reciente y responda a las preocupaciones que han levantado comunidades a través de la ciudad”, dijo el concejal de Queens Barry S. Grodenchik.

Los concejales creen que la nueva directriz afectará la calidad de vida de los neoyorquinos y en peor instancia empeorar situaciones violentas que pudieron haber sido prevenidas.

La carta se envió días después que un hombre de 21 años quedó paralizado tras recibir un disparo al salir de una fiesta en Queens, unas horas después que oficiales respondieron a una queja por ruido, según reportó el New York Daily News. “Si hubiéramos podido entrar a la propiedad, habríamos parado la fiesta, evitar el tiroteo, y él no estuviera paralizado”, dijo un oficial al medio.

En la carta, los concejales dijeron que regularmente reciben quejas de sus constituyentes sobre los ruidos y que esto va a empeorar con las nuevas medidas.

“Cuando una fiesta continúa toda la noche, interrumpiendo la paz y tranquilidad de los residentes de la ciudad, el NYPD debe de decir que la fiesta se acabó”, expresó el concejal de El Bronx James Vacca. Antes, si se ignoraban los avisos de bajar el volumen, la policía podía entrar y obtener los dispositivos de música.

En el vecindario de Lower East Side, Anthony Santiago de 50 años y quien tomaba un jugo,  expresó que después de ciertas horas y en los días de trabajo, los oficiales deberían interrumpir las fiestas. “En los fin de semanas está bien hasta las 2 de la mañana”, dijo el puertorriqueño. El contó que antes de llamar a la policía, se debería pedir a los vecinos que bajen el volumen.

Para Dave Currence, de 41 años, el ruido del Lower East Side es parte del encanto del barrio. El está de acuerdo con el cambio de directriz e indicó que le parece excesivo que la policía entre a un apartamento simplemente por una queja del ruido. “Creo que los oficiales deben de usar su discreción, que juzguen la situación por si hay algo más nefasto pasando a escondidas”, dijo el empresario en un jardín comunitario donde trabaja como voluntario.

El NYPD aseguró que nada ha cambiado respecto de las guías con las que actualmente se rige la Policía. “Los oficiales recibieron guías legales para cuando estén respondiendo a quejas sobre música alta u otro tipo de ruido”, escribió un vocero de la institución.

El entrar sin una órden judicial o consentimiento del dueño no es permitido si es solamente para detener un ruido. Los miembros de la Uniformada pueden volver a una casa y citar a alguien si se rehusaron a disminuir o cesar ruidos excesivos.

Cifras

Según la data del 311, del 1 de enero al 29 de junio del 2017 han habido 349,084 quejas por ruido. Esto es un aumento con respecto a los años 2016 y 2015 donde se registraron 320,315 y 266,686 quejas respectivamente durante el mismo periodo.