Jonathan Dos Santos se queda sin novia, Marta Carreido anuncia el fin de la relación

A través de su canal en Youtube, la blogger española comparte las razones que terminaron con su noviazgo

No todo es miel sobre hojuelas para el mediocampista mexicano Jonathan Dos Santos. Todo indicaba que la vida le cambiaría positivamente al exjugador del Villarreal de España desde su llegada a la MLS con el LA Galaxy, pero no fue así.

Y nada tiene que ver con la profesión de “Jona”, ni con sus capacidades y habilidades como jugador. En concreto, llegó a su fin la relación con su pareja, la blogger española Marta Carriedo, con quien incluso ya se había comprometido desde hace un par de llegadas.

Siempre se le vio muy unida a la feliz pareja, pero desde su llegada a la ciudad de Los Angeles, California, para que Dos Santos se integrara a las filas del conjunto galáctico, donde también milita su hermano Giovani, se les empezó a ver cada vez más distanciados.

Marta Carriedo fue quien dio la cara a través de un video publicado en su canal de Youtube, en el que confirmó el rompimiento de su relación y aclaró que en nada influyó ella sobre la salida de “Jona” del Villarreal de España y su llegada al LA Galaxy.

“Mi consejo siempre fue que lo que decidiera tenía que hacerlo basándose en lo que le hace feliz y a él le hacía feliz venir a los Ángeles para estar con su hermano y su familia”, dijo Carriedo.

La ahora exnovia de Jonathan aseguró que hubo personas y factores externos que dificultaron la relación, por lo que decidieron ponerle fin.

“Sé que merecían una explicación ya, sé que están sufriendo por ver que no soy la misma. Les pido que respeten a los dos que me respeten a mí, la vida da muchas vueltas, sólo tiempo y Dios saben dónde acabaremos cada uno”, agregó la blogger.

“Es muy difícil para mí tener que fingir que estoy bien. Lo siento, saben que soy muy sensible. Estoy intentado ser muy fuerte en este video por eso pido tregua de unas semanas por lo menos hasta que pueda volver a Europa y estar con mi familia”, concluyó Marta.