Holanda vence a Bulgaria y mantiene la esperanza de llegar a Rusia

Doblete de Propper apuntala una victoria gris que sostiene al cuadro dirigido por Dick Advocaat

Guía de Regalos

Un buen partido de Davy Propper, autor de dos de los tres goles de Holanda ante Bulgaria, apuntaló una victoria gris de su selección por 3-1 con la que mantiene el sueño de alcanzar el Mundial de Rusia.

Los hombres de Dick Advocaat se encontraban contra las cuerdas antes de enfrentarse a Bulgaria. En la cuarta posición de su grupo, por detrás de una selección que jamás ha recordado a la que asombró al mundo en el Mundial de Estados Unidos 1994, estaba obligada a ganar si no quería perder definitivamente de vista a las otras dos favoritas: Francia y Suecia.

Sus dos principales rivales, apriori tenían enfrentamientos asequibles ante Luxemburgo y Bielorrusia, respectivamente. El pinchazo de alguno no parecía entrar en los planes de Holanda, que sabía que tenía que ganar sí o sí para mantenerse vivo en la pelea por alcanzar el Mundial.

Advocaat presentó una alineación en la que sólo cinco jugadores disputaron las semifinales frente a Argentina del Mundial de Brasil 2014, el último gran éxito holandés en los últimos tiempos. Apeado de la Eurocopa de Francia, y con un camino poco certero en la fase de clasificación para Rusia, parece que el relevo generacional que tanto necesita no acaba de cuajar.

Sólo Jasper Cillessen, Stefan de Vrij, Daley Blind, Arjen Robben y Georginio Wijnaldum formaron parte de aquella alineación de Brasil. Y, con los cinco sobre el terreno de juego del Amsterdam Arena, no se vio el brillo de aquella selección que llegó lejos en el pasado Mundial.

En la primera parte, Holanda sobrevivió con el tempranero tanto de Davy Propper, que en la única jugada potable de su equipo en los 45 primeros minutos acertó para batir a Bulgaria tras un centro desde la banda izquierda de Daley Blind. El delantero del Tottenham, con mucho oportunismo, abrió el marcador con un remate desde prácticamente debajo de la portería.

Bulgaria tampoco ofreció mucho más que su rival. Simplemente se cerró con corrección en su campo y espero un contragolpe o una jugada aislada para sorprender a Holanda. Estuvo a punto de conseguirlo con un cabezazo de Georgi Kostadinov al palo después de un buen centro del lateral derecho Strahil Popov.

Holanda se salvó del empate, culminó una primera parte gris y se marchó al vestuario con una sensación agridulce tras firmar un acto inicial poco atractivo. Pero, por lo menos, fue efectivo. El 1-0, servía para completar el objetivo de la jornada.

En la reanudación, Robben activó el partido a falta de media hora. El extremo del Bayern Múnich regresó al campo dormido, pero poco a poco despertó para que su equipo tuviera algo de presencia en ataque. Y, fruto de su arranque, marcó el segundo con un remate al primer toque dentro del área pequeña tras la segunda asistencia de la tarde de Blind.

La tranquilidad no duró mucho al equipo de Advocaat, que vio desde el banquillo como un par de minutos después, cuando quedaban 20 para el final, Kostadinov peinó una falta lanzada por Ivelin Popov para reducir distancias.

Holanda estaba destinada a sufrir, pero mantuvo la tranquilidad hasta que Propper, de nuevo muy oportuno con otro tanto de delantero puro, sentenció el choque con su segundo gol a falta de 10 minutos.

En ese momento, se acabó un partido que ganó Holanda prácticamente por inercia y con el que sumó tres puntos con los que sigue vivo en la pelea por llegar al Mundial. De momento, es tercera del grupo A tres puntos por debajo de Francia, con un partido menos, y de Suecia, que venció a Bielorrusia. La última jornada se enfrentará al cuadro escandinavo y en esos 90 minutos probablemente se decida todo.