“La Casa Blanca abandonó a Puerto Rico”

Líderes políticos de Nueva York afirmaron que el presidente Trump y su Administración han fallado en responder a la crisis humanitaria en la isla tras el devastador huracán María
“La Casa Blanca abandonó a Puerto Rico”
Líderes políticos de Nueva York afirmaron que el presidente Trump y su Administración han fallado en responder a la crisis humanitaria en la isla tras el devastador huracán María.

Miembros del Concejo Municipal y los congresistas neoyorquinos Adriano Espaillat y Carolyn Maloney, entre otros líderes políticos de la Gran Manzana, se unieron este lunes para exigir más fondos para la recuperación de Puerto Rico ante la “respuesta tardía, la apatía y negligencia” del presidente Donald Trump y su Administración.

El grupo, el cual también lo integró la presidenta del Concejo Melissa Mark-Viverito y el concejal Ydanis Rodríguez, también expresó su apoyo a la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín, luego de que el presidente Trump la atacara en una serie de tuits, en los que la acusó a ella y a otras autoridades de no hacer nada para aliviar la crisis humanitaria que vive la isla y “querer que en el Gobierno federal les hagamos todo”.

“La Casa Blanca abandonó Puerto Rico”, fue la tajante declaración del congresista Espaillat en una conferencia de prensa este lunes en el icónico edificio Taino Towers, ubicado en el corazón de El Barrio, en Manhattan. El lugar se ha convertido en uno de los centros principales de recolección de ayuda humanitaria para la isla.

Líderes políticos de Nueva York afirmaron que el presidente Trump y su Administración han fallado en responder a la crisis humanitaria en la isla tras el devastador huracán María.

Espaillat dijo que la “visita tardía” del Presidente a Puerto Rico y las Islas Vírgenes, pautada para este martes, no es suficiente para brindar consuelo a las víctimas.

“Dudo que en dos horas el presidente pueda palpar la creciente necesidad del pueblo puertorriqueño, y no queremos que ese viaje sea solo de fotografías. Lo importante es que él reciba un informe verificable de la gran necesidad y de la falta de recursos y cómo se puede realmente corregir ese error que se ha cometido”, sentenció Espaillat, quien visitó la isla recientemente. “La situación es grave, es verdaderamente grave”, recalcó.

Comparación con Texas y Florida

Mark-Viverito cuestionó la desidia de la Administración  Trump para enviar ayuda militar a Puerto Rico dos semanas después de que el huracán María destruyera la isla, en comparación con la rápida y poderosa operación militar en Texas y Florida tras los inclementes huracanes Harvey e Irma.

“Se trata de justicia”, expresó Mark-Viverito con los ojos llorosos y la voz entrecortada. “Esta es una gran injusticia ocurriendo en Puerto Rico (…) los puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses, es algo que la Casa Blanca ha olvidado por completo”.

La presidenta del Concejo Melissa Mark-Viverito formó parte del grupo que pidió más ayuda para Puerto Rico.

Según el Pentágono, actualmente hay cerca de 5,000 miembros del Ejército y la Guardia Nacional desplegados en Puerto Rico, en contraste, unas 60,000 tropas federales y de reserva respondieron a la emergencia en Nueva Orleans después del huracán Katrina en 2005.

“Hay poblados en las montañas que no han logrado comunicarse con San Juan, están sin ayuda. Un efectivo despliegue militar habría cambiado esa realidad lamentable desde el primer día”, dijo el concejal Rodríguez.

Recomendación al Congreso Federal

Espaillat formuló diez recomendaciones para el Congreso Federal tras reunirse con la alcaldesa Yulín y el gobernador de la isla Ricardo Rosselló.

Entre las peticiones destacan la aprobación inmediata de $20,000 millones para la recuperación de la isla. Según Espaillat, la recuperación total costará unos $85 mill millones.

“Al menos un porcentaje de fondos del total deben ser aprobados a más tardar esta semana”, dijo el congresista.

Líderes políticos de Nueva York afirmaron que el presidente Trump y su Administración han fallado en responder a la crisis humanitaria en la isla tras el devastador huracán María.

Otras recomendaciones implican audiencias públicas para desarrollar estrategias para aminorar el impacto de futuras catástrofes naturales, el restablecimiento inmediato de la energía eléctrica y abastecimiento de combustible, así como enviar el portaaviones Abraham Lincoln a la isla para facilitar las labores de rescate y distribución de ayuda humanitaria a zonas incomunicadas y la inmunización de la población para evitar epidemias, entre otras.

Espaillat dijo que parte de la estrategia de ayuda implica traer a Nueva York niños y ancianos enfermos.

“Buscaremos ayuda con compañías privadas de transporte aéreo, buscaremos toda clase de recursos, incluso hay familias puertorriqueñas en la ciudad dispuestas a hospedar a estos pacientes”, dijo el congresista.

Los líderes políticos describieron la labor de la alcaldesa Yulín como “extraordinaria y resiliente” y pidieron al pueblo puertorriqueño y a las comunidades hispanas que “no se dejen afectar negativamente por los comentarios y acusaciones del presidente Trump”.

En el primero de una serie de tuits sobre la crisis en Puerto Rico, el mandatario dijo que “la alcaldesa se mostró muy agradecida inicialmente”; sin embargo, “ahora ha recibido órdenes de los demócratas para que sea desagradable con Trump”.

Mark-Viverito dijo que Yulín es una “mujer fuerte que ha sabido liderar la campaña de recuperación en San Juan y el resto de la isla”.