El sheriff anti-inmigrante Joe Arpaio se sale nuevamente con la suya

Los beneficios de ser amigo del presidente Donald Trump

Los abusos sistemáticos que sufrieron miles de latinos indocumentados a manos del sheriff anti-inmigrante más recio de EEUU, Joe Arpaio, se esfumaron hoy ante la ley.

Una jueza federal de Arizona archivó hoy el veredicto de culpabilidad contra el ex-alguacil del condado de Maricopa tras el perdón Presidencial que le concedió el mandatario de EEUU, el republicano Donald Trump quien lo llamó de héroe ante la indignación de la comunidad latina.

La decisión de la magistrada Susan Bolton deja sin efecto el veredicto de culpabilidad que ella misma emitió en contra del exalguacil del condado Maricopa, quien dos meses atrás había sido hallado culpable de desacato a una corte federal.

Bolton rechazó las peticiones de organizaciones que pedían que el perdón presidencial no fuera tomado en cuenta.

Arpaio enfrentaba una sentencia máxima de seis meses de prisión por desobedecer de manera intencional las órdenes de un juez federal en un caso de perfil racial en contra de conductores hispanos mientras encabezaba la Oficina del Alguacil del Condado Maricopa (MCSO, por su sigla en inglés).

Al término de la audiencia, el equipó legal de Arpaio dijo en conferencia de prensa que el récord del exalguacil ha “quedado limpio”, ya que ni siquiera tiene multas por exceso de velocidad y agregaron que la decisión de la corte significa que Arpaio no podrá volver a ser juzgado por estos mismos cargos.

Los abogados pidieron a la jueza que todas las decisiones en este caso también sean desestimadas, algo que la juez dijo tomará en consideración.

Arpaio, quien fue el gran ausente de la audiencia, aplicó “mano dura” contra la inmigración indocumentada en el Condado Maricopa, donde realiza operativos en los que detenía a conductores que no tenían papeles y los entregaba a oficiales de Inmigración.

El pasado mes de agosto el presidente Trump le otorgó el perdón presidencial, una decisión que provocó fuertes críticas entre organizaciones pro-inmigrantes e incluso algunos legisladores de su partido.

Portavoces de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) dijeron a Efe que el perdón presidencial no termina con el caso de perfil racial en contra de la Oficina del Alguacil del Condado Maricopa (MCSO), organismo que, ahora bajo el liderazgo del oficial Paul Penzone, se halla modificando sus protocolos de operación.