Veterano de Irak roba auto para salvar heridos en Las Vegas

El pasado 1 de octubre de 2017, Estados Unidos vivió el tiroteo con más víctimas mortales de su historia

Desde el trágico tiroteo en masa ocurrido en Las Vegas el 1 de octubre de 2017, han surgido muchas historias destacando los actos heroicos y la valentía de personas que no han dudado en traspasar cualquier límite para ayudar a los heridos e intentar salvar otras vidas.

Esta es una de esas historias.

Taylor Winston, un veterano del ejército de los Estados Unidos, originario de San Diego, no dudó en ponerse al servicio de los afectados por la tragedia, aunque esto implicara cometer acciones que están al borde de la ley.

Taylor estaba entre los espectadores del festival de música country en Las Vegas ese fatídico domingo por la noche cuando comenzaron los disparos.

El veterano, de 29 años, dijo a la CBS que él y su novia, Jenn Lewis, estaban bailando en el escenario cuando comenzó el tiroteo.

Pero en lugar de huir para salvar su vida, su instinto natural como buen marine fue ir directo al lugar de la acción. Su entrenamiento seguro que le ayudó a reaccionar tan rápidamente.

“Vi un lote de estacionamiento con un montón de camiones. Miré alguno de ellos para ver si estaban abiertos. Probé suerte y el primer auto tenía las llaves, así que arranqué y comencé a recoger heridos para transportarlos al hospital “, contó Taylor a la CBS.

“Estaba abrumado viendo a tanta gente huyendo y la cantidad de sangre que había en todas partes”.

En total, Taylor (que se unió a los marines a los 17 años y sirvió dos veces en Irak) logró transportar a más de dos docenas de personas al hospital realizando múltiples viajes de ida y vuelta a los terrenos del festival.

Lamentablemente no sabe cuántos de ellos murieron o cuántos sobrevivieron.

Lo curioso, es que el dueño de la camioneta se puso en contacto con él.

Phelps Amelsberg es el hombre  que viajó con su camión blanco al festival y (afortunadamente) dejó las llaves en la ignición.

Taylor dejó el camión después de usarlo para transportar a las víctimas al hospital. Pero, probablemente por accidente, se marchó con las llaves del vehículo y dejó su sombrero de vaquero en el asiento trasero.

Phelps publicó en Facebook un mensaje a “la persona que robó mi camión” para ponerse en contacto con él.

Claramente no sabía cuántas vidas exactamente se habían salvado con su carro.

“A la persona que robó mi camión del (festival) Route 91 para transportar a algún amigo al hospital: no estoy molesto. También hubiera hecho lo mismo. Solo quisiera que me devolviera las llaves, por favor. Ni siquiera me importa que los asientos traseros estén arruinados. Dejó mi camión en la plaza frente a Stoney. Incluso lo invito a cenar y le devolveré su sombrero de vaquero”, escribió Phelps.

Dado que la historia de Taylor se volvió viral, no tardaron mucho en ponerse en contacto. Phelps publicó una captura de pantalla de la conversación de texto entre ellos.

-¿Hey, Taylor me dijeron que tienes las llaves de mi camión? Solo quiero recuperarlo, todo lo demás no importa, es agua pasada para mí. Espero que la persona a la que socorrista esté bien”, escribió Phelps a Taylor.

Taylor respondió:

“Tengo tus llaves. ¿Cuándo quieres recuperarlas? Estamos en el Monte Carlo. Socorrí a unos 30 heridos críticos y los llevé al hospital “, respondió Taylor. “Tu camión fue muy importante para salvar la vida de esas personas. No sé si sobrevieron. Siento haberlo robado o y toda la sangre.

También he guardado la caja de herramientas. La sacamos para acomodar a más gente, pero ladevolvimos después del tercer viaje “, agregó.

Una historia increíble que aporta algo de humanidad a tan trágico suceso.