¿Cáncer de seno? No dejes que te consuma el pánico

El primer libro en español publicado por la Sociedad Americana contra el Cáncer ayuda a aclarar todas las dudas y calmar los temores de las latinas recién diagnosticadas con esta enfermedad
¿Cáncer de seno? No dejes que te consuma el pánico
Las latinas recién diagnosticadas sienten mucho terror y fatalismo.
Foto: Shuterstock.

El diagnóstico de cáncer de seno es, sin duda, una noticia difícil de digerir para cualquier mujer. Sea cual sea la gravedad o el estadio en que se encuentre el tumor, de inmediato las invaden sentimientos de mucha angustia, temor y ansiedad. Sienten que el mundo se le viene abajo y la cabeza se les llena de gran cantidad de preguntas e incertidumbre.

Pero, aunque se puede tratar de un gran shock emocional, los expertos aconsejan no caer presas del pánico porque ser diagnosticada con cáncer de mama en la actualidad no significa una sentencia de muerte. Por el contrario, les sugieren calmarse y consultar de inmediato con un especialista y educarse ellas mismas sobre sus opciones de tratamiento.

Ese es el principal consejo de la doctora Carmen E. Guerra, médico internista y epidemiólogo quien ha dedicado gran parte de su carrera a la investigación del cáncer de mama en las mujeres latinas y afroamericanas.

“Las latinas a quienes les diagnostican cáncer de seno sienten mucho terror. He observado que tienen mucho fatalismo, es decir, cuando oyen este diagnóstico muchas de estas mujeres piensan que se van a morir. Pero yo trato de ayudarlas a ver que hemos logrado muchos progresos en las últimas décadas y les ofrezco las estadísticas que muestran que a los cinco años el 90% o más de las mujeres a las que les han diagnosticado cáncer de la mama sobreviven a ese cáncer”, dijo la doctora Guerra, quien es profesor asociado de medicina en la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania.

“Les hacemos ver el progreso de la ciencia para ayudarlas a reducir su temor. Muchas se preguntan qué van a hacer y cómo se van a sentir si pierden sus senos. Les preocupa cómo esto va a afectar su relación con sus esposos o maridos. Otras se imaginan que el tratamiento les va a hacer mucho daño y les va a causar cambios físicos, como perder su cabello, y eso les da mucha ansiedad”, indicó la doctora Guerra, quien es portavoz y miembro de la Junta Nacional de Directores de la Sociedad Americana contra el Cáncer.

La doctora Carmen E. Guerra, portavoz de la ACS, es un médico internista y epidemiólogo quien ha dedicado gran parte de su carrera a la investigación del cáncer de mama en las mujeres latinas./Suministrada.

Ayuda en español

Precisamente, la Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS), una de las organizaciones de voluntarios de salud más antiguas y más grandes del país, acaba de publicar su primer libro en español dedicado a responder todas las interrogantes que puedan tener las mujeres latinas recién diagnosticadas con esta enfermedad.

El libro titulado “Cáncer de Seno Claro y Sencillo. Las respuestas a todas sus preguntas”, fue escrito de una manera simple, en un formato de preguntas y respuestas, para facilitar la lectura a cualquier mujer que no sea médico y que quiera saber todo sobre esta enfermedad.

La idea de la publicación, según una portavoz de la ACS, es ayudar a pacientes recientemente diagnosticadas a entender la información crucial necesaria para orientarse dentro del complejo mundo del diagnóstico y el tratamiento.

“Este libro está escrito, en mi opinión como médico, de una manera que se puede entender muy fácilmente todo sobre la condición del cáncer de la mama (…) Es una nueva herramienta de la ACS para las latinas en EEUU. Tiene respuestas a preguntas relacionadas con la pérdida de sus senos, los efectos secundarios de los medicamentos de quimioterapia y los diferentes tratamientos”, dijo Guerra.

“Cuando a una mujer la diagnostican le dan una cita para ver al oncólogo, pero esa cita puede tomar varias semanas y durante ese tiempo ella tiene muchas preguntas. Eso hace que la mujer acumule mucha ansiedad, pero ahora no sólo tienen el recurso de sus doctores sino que también tienen este libro que les puede ayudar a entender su nuevo diagnóstico”, agregó la experta.

El libro, que fue escrito por médicos expertos de la ACS, con la guía de sobrevivientes del cáncer, está basado en evidencias científicas y cuenta con múltiples ilustraciones profesionales, que pueden ayudar a las pacientes a comprender cómo comienza el cáncer de seno en el cuerpo y proporciona detalles sobre la anatomía de la mama, el sistema linfático y las ventajas y desventajas de la reconstrucción mamaria.
De esta manera, las pacientes latinas pueden entender mejor qué hacer, qué esperar y cómo sobrellevar una experiencia que puede ser abrumadora y que puede cambiar sus vidas para siempre.

El libro “Cáncer de Seno Claro y Sencillo. Las respuestas a todas sus preguntas”, está disponible tanto en formato impreso como electrónico, y también en inglés, a un costo de $14.95. Para adquirirlo visite: cancer.org/bookstore.

Más mortal entre latinas

El cáncer sigue siendo la primera causa de muerte entre todos los latinos en Estados Unidos, seguido por las enfermedades cardiovasculares y los accidentes no intencionales. Y, cuando se separan las cifras por género, es el cáncer de seno, precisamente, el tipo de enfermedad que mata más a las hispanas.

Según estadísticas del reporte “Cancer Facts & Figures for Hispanics/Latinos 2015-2017” de la ACS, durante el año 2015 fueron diagnosticadas 19,800 mujeres latinas con cáncer de seno (29%), mientras que 2,800 (16%) murieron a causa de esa enfermedad.

Aunque las tasa de incidencia de cáncer de mama en las mujeres hispanas son menor que en las mujeres blancas no hispanas (28%), las latinas siguen muriendo en altos números por esta enfermedad cuando se comparan con otros grupos. Esto se puede deber, según el mismo reporte de la ACS, a bajos niveles de realización de mamografías, el retraso en el seguimiento de tratamientos tras haber obtenido pruebas con resultados anormales y al hecho de que muchas latinas no se hacen autoexámenes de sus propios pechos.

“También, las latinas tienen más probabilidades de ser diagnosticadas con tumores más grandes y con receptores hormonales negativos y ambos son más difíciles de tratar”, aclaró la doctora Guerra.

Awilda Díaz-Cruz (centro), junto a sus dos hijos durante su participación en la caminata “Making Strides Against Breast Cancer” de la ACS en Jersey City, Nueva Jersey./Suministrada.

Este fue el caso de la puertorriqueña Awilda Díaz-Cruz, quien fue diagnosticada con un tipo de cáncer de seno poco común y en estadio tres, por lo que su tratamiento ha sido largo y muy agresivo.

“En enero de 2014, dos semanas después de haberme hecho la última mamografía, yo noté que tenía un cambio en el seno derecho; me estaba creciendo mucho. Fui al ginecólogo para un chequeo y me hicieron otra mamografía junto con un ultrasonido y todo salió negativo pero yo seguía notando cambios en mi cuerpo (…) Luego de ir a una especialista del seno y tras una biopsia me descubrieron que tenía cáncer de mama inflamatorio, una forma rara de cáncer de seno”, explicó la boricua de 50 años, quien reside en Nueva Jersey.

“Tuve un tratamiento muy feo y mi quimioterapia fue muy severa. Era una mezcla de cinco medicamentos y los efectos secundarios fueron fuertes. Perdí el pelo y bajé de peso. Luego de terminar la quimio, me hicieron una mastectomía bilateral radical. Y a un mes de la cirugía comencé tratamiento de radiación, con los niveles más altos que se le puedan dar a una persona, por ello sufrí una quemadura de tercer grado en el pecho que tardó meses en curarse”, recordó la paciente.

Desafortunadamente, a pesar de haber tenido nuevas rondas de quimioterapia y radiaciones, el cáncer de Awilda regresó más agresivo –en estadio 4– e hizo metástasis hacia la cavidad del pecho. Actualmente se mantiene bajo un régimen de quimioterapia en pastillas con tamoxifen.

“La expectativa de vida que me habían dado era sólo de seis meses, pero los tratamientos han hecho una gran diferencia. Los primeros dos años y medio yo me sentía completamente enferma, pero ahora, aunque yo sé que el cáncer está allí, controlado por las pastillas, me siento mejor que antes. Ahora tengo esperanza”, expresó la madre de un varón de 19 años y una hembra de 21.

La paciente hispana le aconsejó a otras madres latinas que hablen con sus hijas sobre sus cuerpos, sus senos, sobre las mamografías u otros chequeos que se puedan hacer. “Si tienen algo extraño en su cuerpo que insistan con los doctores para que las revisen cuanto antes”, dijo.

Cáncer común en EEUU

A nivel nacional la ACS estima que durante el año 2017 se diagnosticarán aproximadamente 255,189 nuevos casos de cáncer de seno. De esos casos 252,710 serán mujeres y 2,470 serán hombres. Se calcula además que 41,070 personas (40,610 mujeres y 460 hombres) morirán a causa de esta enfermedad.

Hay ayuda en español

Para información en tu idioma sobre el cáncer de seno, y sobre el cáncer en general, y para conocer los servicios y programas gratis que ofrece la ACS, tanto en el área de Nueva York, como en Nueva Jersey, puede visitar; cancer.org/es o llamar al (800) 227-2345.