El presupuesto de las cárceles de NYC se dispara

Informe del contralor revela que la ciudad tiene más empleados que reclusos y sin embargo los costos en horas de sobretiempo de los guardias se han duplicado
El presupuesto de las cárceles de NYC se dispara
El costo diario por recluso, cuando se incluyen los beneficios complementarios, los costos de las pensiones y los servicios médicos, ahora es de $742. /Archivo

NUEVA YORK.- Pese a que la población de reclusos cayó al índice más bajo de las últimas tres décadas, el presupuesto de las cárceles de la ciudad se disparó a niveles sin precedentes, reveló una investigación del contralor de la ciudad Scott Stringer.

El presupuesto del Departamento de Correccionales (DOC) de la ciudad de Nueva York alcanzó un máximo histórico de $1,360 millones en el año fiscal 2017, un aumento del 44% desde 2007, a la vez que el costo anual por recluso se incrementó en un 112% en la última década.

El nuevo análisis también destaca cómo -a pesar de emplear una relación de más 1 a 1 entre oficiales y reclusos- el costo por prisionero ha aumentado significativamente, mientras que las horas de sobretiempo casi se han duplicado en los últimos años.

“Necesitamos transformar el sistema de justicia penal en esta ciudad y en el país. Es necesario un sistema de correccionales inteligente, moderno y justo. En este momento, la población de reclusos está en su punto más bajo en décadas, pero los costos continúan aumentando drásticamente. Una disminución extraordinaria de reclusos debería generar ahorros en los costos y mejores resultados generales, y no un dramático incremento en gastos. Esto es lo más alarmante en relación a las cifras”, dijo Stringer durante la presentación del estudio.

Rikers debe cerrarse a corto plazo

El contralor aprovechó las cifras de la nueva investigación para exigir el cierre de la cárcel de Rikers Island en un tiempo más corto, contrariando el plazo de una década que ha establecido para ese efecto el alcalde Bill de Blasio.

“Tenemos que hacerlo mejor, y como este análisis deja en claro, estamos invirtiendo mucho más dinero en muchos menos presos. Es una de las muchas razones por las que creo que debemos cerrar Rikers en un periodo de tiempo más rápido y adoptar un enfoque del siglo 21 para la justicia penal”, subrayó Stringer.

La portavoz del alcalde De Blasio, Natalie Grybauskas defendió el programa de reformas al sistema carcelario que lleva adelante la administración.

“Estamos orgullosos de nuestro éxito en la reducción de la población carcelaria, y estamos orgullosos de las reformas que han hecho que Rikers sea más segura para el personal y los reclusos. Nuestras inversiones en seguridad y desarrollo de habilidades para el personal y los reclusos cuestan dinero, pero han sido clave en mejorar las condiciones en nuestras cárceles”, dijo Grybauskas.

Grandes disparidades

La investigación del contralor utilizó datos del presupuesto, demandas contra la Ciudad, informes de violencia en las cárceles y datos de personal para analizar las operaciones del Departamento de Correccionales.

De acuerdo con el análisis se determinó por ejemplo que en el año fiscal 2017, el presupuesto del DOC alcanzó los $1,360 millones, un aumento del 44% desde el año fiscal 2007 y durante ese mismo período de tiempo, la Población Promedio Diaria de Reclusos (conocida en inglés como ADP) cayó a 9,500, la cifra más baja en 34 años. Hace apenas una década, el ADP era casi 14,000.

En otro de los rubros, el costo anual por recluso ha aumentado drásticamente. El dinero que el DOC egresa por cada prisionero ha llegado a $143,130. Lo que representan un 112%  más de lo que se gastaba hace una década.

En ese mismo ámbito, el costo anual por recluso cuando se incluyen los gastos financiados fuera del presupuesto del DOC, tales como beneficios complementarios, costos de pensión y servicios médicos, ha llegado a $270,876. Eso refleja un aumento del 131% en la última década y un aumento del 49% desde el año fiscal 2014.

Mientras que el costo diario por recluso, cuando se incluyen los beneficios complementarios, los costos de las pensiones y los servicios médicos, ahora es de $742.

 

Acceso principal a la cárcel de Rikers Island, la que debería ser cerrada pronto, según el contralor Scott Stringer.

Menos presos, más horas extras

Stringer calificó de alarmantes algunos datos revelados por la investigación. Citó para ilustrar que el DOC tiene más oficiales de corrección que reclusos, sin embargo, los costos de horas extras se han mantenido altos.

Al final del año fiscal 2017, el DOC empleó a 10,862 empleados, en comparación con 9,832 en el año fiscal 2016, mientras que la población promedio diaria de reclusos era de 9,500.

La proporción de oficiales de corrección con la de los reclusos ha alcanzado 1.14. Por segundo año consecutivo, la ciudad de Nueva York ha tenido más empleados que presos en el sistema.

No obstante la alta proporción de personal, el gasto promedio por hora extra por preso, se ha disparado en los últimos años, llegando a $28,045 en el año fiscal 2017, ese monto se mantuvo igual en comparación con el año anterior.

Más personal, menos seguridad

La investigación encontró que parte del aumento en los costos y la dotación de personal proviene de la expansión de varios programas en las cárceles, mayores medidas de seguridad y nueva capacitación, sin embargo, hasta ahora, esas inversiones han arrojado pocos resultados positivos cuando se trata de reducir la violencia.

En el año fiscal 2017, la tasa de infracciones como peleas y asaltos por cada 1,000 reclusos en promedio diario creció a 1,332. Esto representa un aumento del 16% desde el año fiscal 2016 y un aumento del 183% desde el año fiscal 2007.

La tasa de agresiones al personal por cada 1,000 ADP creció un 6% del año fiscal 2016 al año fiscal 2017, alcanzando 100.8. Desde el año fiscal 2007, la tasa de agresiones de reclusos contra el personal ha crecido en casi un 220%.

La tasa de uso de la fuerza por parte de los oficiales de corrección a los reclusos cayó un 1% a 534 incidentes por 1,000 ADP desde el año fiscal 2016.

El número de reclamos por presentados por lesiones personales en el sistema carcelario de la ciudad llegó a 3,658 en el año fiscal 2016, un 31% más que en el año fiscal 2015. Desde el año fiscal 2007, el número de reclamos aumentó un 270%.