Honran memoria de Richie Pérez en El Bronx

La intersección de la calle 172  con la avenida Ward, llevará el nombre del activista de los derechos humanos
Honran memoria de Richie Pérez en El Bronx
La intersección de la calle 172  con la avenida Ward, en el condado de El Bronx ahora se llama Riche Pérez Way.

NUEVA YORK.– El día en que el activista de los derechos humanos Richie Pérez habría cumplido 73 años, varios funcionarios electos le rindieron tributo designando la intersección de la calle 172  con la avenida Ward, en el condado de El Bronx con su nombre.

La concejal Rosie Méndez junto al asambleísta Charles Barron, la presidenta del Concejo Melissa Mark-Viverito, la viuda y el hijo del activista Martha Laureano, Danny Laureano, su madre de 96 años Ann Pérez, así como líderes comunitarios y activistas, se unieron para celebrar la inauguración de la Richie Perez Way,  frente donde funcionó la escuela secundaria James Monroe, ahora conocido como Monroe Campus, donde Pérez enseñó por primera vez como maestro de escuela pública de la ciudad.

La concejal Rosie Méndez, durante la inuaguraci{on de la Richie Pérez Way.

“Estoy muy contenta de que en mis últimos días en el cargo, pueda honrar a un hombre que ha hecho tanto y que ha impactado la vida de muchas personas, incluida la mía. Richie fue el mentor de muchos, incluyéndome a mí. Esta nomenclatura de la calle de Richie Pérez Way hace justicia para conmemorar la vida de Richie y su trabajo que definió su vida”, dijo la concejal Rosie Méndez.

Méndez agregó que Pérez dejó un enorme impacto y un legado detrás de la lucha interminable por la justicia racial y socioeconómica.

Richie Pérez, cofundador de los Young Lord y del Congreso Nacional por los Derechos de Puerto Rico, fue un activista internacional de derechos humanos que nació y se creció en Hunts Point, en El Bronx. Richie se desempeñó como editor del semanario Pa ‘lante de los Young Lords y fue viceministro de Información del partido. También se desempeñó como director de desarrollo político en la Sociedad de Servicios Comunitarios, así como también fundó y copresidió el Comité de Justicia, una organización de base dedicada a construir un movimiento contra la violencia policial y el racismo sistémico en la ciudad de Nueva York.

La viuda y el hijo del activista Martha Laureano, Danny Laureano, su madre de 96 años Ann Pérez.

Como fundador y copresidente del Comité de Justicia, fue responsable de organizar los esfuerzos contra la brutalidad policial y la violencia por motivos raciales. Trabajó estrechamente con organizaciones juveniles y familias de víctimas. Fue el gestor principal en la demanda destinada a abolir la Unidad de Delitos callejeros del NYPD. Además, fue uno de los fundadores de People’s Justice 2000, una coalición formada para movilizar apoyo para las víctimas y sus familias durante los juicios de los agentes de policía que mataron a Amadou Diallo y torturaron a Abner Louima.

Jessica Sanclemente, del Comité de Justicia destacó el legado del activista en un momento en que el nacionalismo de la supremacía blanca está en aumento.

“El Comité de Justicia de hoy es un legado importante suyo y estamos orgullosos de que este día haya llegado”, dijo Sanclemente.

Entre tanto Juan Cartagena, presidente de LatinoJustice recordó que Richie Pérez fue un visionario con el que tuvo el honor de marchar, trabajar y representar en la corte muchas luchas para cambiar el equilibrio del poder a favor de los más marginados.

“Apasionado y comprometido con la justicia. Siempre fue un maestro. ¡Richie Vive y la Lucha Sigue!”, proclamó Cartagena.

David R. Jones, presidente y director general Proyecto de Participación de Votantes de la Sociedad de Servicio Comunitario (CSS) agregó que Pérez creía mucho en el poder y el potencial de los jóvenes para crear un cambio social.

“Personalmente fue mentor de muchos jóvenes y creyó que la antorcha del movimiento por la justicia debía pasar a la siguiente generación”.

En su memoria, el Comité Noviembre estableció el premio anual Richie Pérez Scholarship que promoverá el avance de nuevos líderes en el movimiento por la paz y la justicia, y también invertirá en su crecimiento continuo para su educación continua y desarrollo político.