Temor ante posible empeoramiento de condiciones laborales en Puerto Rico

La Junta de Supervisión Fiscal va a preparar otro plan fiscal que podría incluir una reforma de derechos de los trabajadores

Guía de Regalos

Temor ante posible empeoramiento de condiciones laborales en Puerto Rico
Trabajadores, sindicalistas y políticos insisten en que la isla solo crecerá si se abandona la austeridad y mejora la economía de los trabajadores./Mariela Lombard
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Mariceli González desafió el frío el lunes a primera hora de la mañana para mostrar su oposición a los posibles recortes de derechos y condiciones laborales en  Puerto Rico. Esta asistente de educación especial del departamento de Educación explicaba que es madre de dos hijos y si se le recortaba el salario y los beneficios podría perder hasta su casa. Y como ella, muchas familias.

Esta puertorriqueña era una del algo más del medio centenar de personas, representantes sindicales y políticos electos de Nueva York, que ayer expresaron su rechazo ante la Sede de Aduanas en Manhattan a una más que posible dura reforma laboral.

En este edificio se reunía la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) en su última sesión de diálogo antes de la revisión del programa fiscal de una isla en bancarrota técnica y devastada por el paso del huracán María. Y la reforma laboral, la educación, los planes de recuperación económica y la situación de los mercados de capital fueron algunos de los temas tratados en esta sesión de diálogo antes de que se acuerden las líneas del plan a aplicar en Puerto Rico tras el huracán.

“El temor más grande es que nos reduzcan los salarios y las horas”, explicaba esta mujer tras recordar que ya habían congelado los convenios además de haber reducido las vacaciones, feriados y la paga de los domingos. González explicaba que buscar un segundo trabajo para compensar lo que no se gana con el que se tiene es difícil no solo por la falta de horas sino por las dificultades de moverse por los problemas de infraestructuras en una isla en la que aún hay muchas carencias de luz y agua tras el huracán. “La escuela solo es hasta las 12.00, por la falta de luz”, dijo para recordar que tras el huracán “la vida es más difícil”.

No recortar las condiciones de empleo en Puerto Rico se considera primordial por parte de Randi Weingarten, presidente de la AFT (federación sindical de maestros). “Cuando se privatizan servicios y se reducen salarios se abandona la posibilidad de tener un crecimiento sostenido. No se puede abandonar a la gente de Puerto Rico porque son clave para el renacer de la isla”, dijo esta sindicalista mientras se enfatizaba que antes del paso de María la Junta ya había apuntado a la necesidad de reducir las pensiones, la jornada laboral o el salario mínimo..

El ejemplo de Detroit 

La alternativa, según apuntaron Weingarten y otros líderes del movimiento laboral, es un Plan Marshall, como el que permitió la reconstrucción de Europa tras la II Guerra Mundial o seguir el camino que anduvo Detroit cuando tuvo que solicitar la bancarrota. “Ningún lugar se ha recuperado tras recortar las concidiones económicas de la clase media”, dijo esta sindicalista que rechazó las medidas de austeridad y puso como ejemplo positivo la bancarrota de Detroit. “En Puerto Rico la gente lleva años sacrificándose, ahora no tienen ni agua ni electricidad, si se recortan las condiciones laborales les van a destripar”, lamentaba Weingarten.

Loading the player...

Los reunidos en las puertas de la Sede de Aduanas pedían también una moratoria del pago de la deuda de $70,000 millones (y una auditoría de esta) para usar el dinero disponible en invertir en la reconstrucción del país.

La reforma laboral ocupó buena parte de la sesión de la reunión de la JFS. Mientras que los sindicatos defendían la protección de los derechos de los trabajadores, el bono de Navidad, las horas extra y las licencias familiares, estos fueron objeto de discusión en la reunión del lunes y es de prever que se contemple en el plan fiscal. El economista Desdmong Lachman, del think tank conservedor American Enterprise Institute, dijo que Puerto Rico necesitaría una reestructuración como las que hace el FMI. En ellas, normalmente, se piden severas desregulaciones del mercado laboral.

Juan Felipe Santos, socio del bufette Jackson Lewis, explicó que la reforma laboral que ha eliminado la paga mínima de fin de semana y ha cambiado las horas extra ya beneficia a muchas empresas aunque criticó que haya dos sistemas laborales paralelos.