Gobernador de Puerto Rico ordena recuento de muertos por huracán; podrían ser más de mil

Ricardo Roselló reconoce que el número de fallecidos podría ser mucho más alto que hasta ahora
Gobernador de Puerto Rico ordena recuento de muertos por huracán; podrían ser más de mil
Las fallas eléctricas provocadas por la tormentan pudieron tener mayores efectos.

A casi tres meses de que el huracán María golpeara a Puerto Rico, los problemas en la isla siguen, debido a la falta de electricidad en varias zonas que derivan en fallas de atención en hospitales, por ejemplo, lo que pudo provocar más muertes de las que se han reportado hasta ahora.

Según el conteo oficial, fueron 64 personas las que fallecieron por la tormenta, pero varios medios de comunicación han hecho sus análisis independientes y han encontrado que son muchos más, siendo el del New York Times el más reciente, que reportó al menos 1,052 personas muertas.

Ese análisis, indicó el diario, comparó las cifras diarias de 2017 con un promedio de las cifras de los días correspondientes de 2015 y 2016.

Ante la creciente evidencia de que el gobierno tenga cifras equivocadas, el gobernador Ricardo Rosselló ordenó este lunes que se revisen todas las muertes en la isla desde la catastrófica tormenta.

“Esto es más que números, estas son vidas: gente real, dejando atrás a los seres queridos y las familias”, dijo en un comunicado.

Las autoridades volverán a analizar todos los fallecimiento atribuidos a causas naturales luego del huracán, que tocó tierra el 20 de septiembre y dejó sin electricidad a 3.4 millones de puertorriqueños, así como a sus hospitales y clínicas.

Algunas partes de la isla, como se ha reportado, siguen sin electricidad casi tres meses después, y la red eléctrica está funcionando a solo el 70 por ciento de la capacidad.

El Times indicó que el apagón prolongado impidió el tratamiento médico crítico para algunos de los pacientes más vulnerables de la isla, incluidos muchos que estaban postrados en cama o dependientes de diálisis o respiradores.

Eso significa que si murieron a causa de la falta de servicios ante la tormenta, su fallecimiento pudo haber quedado oficialmente sin registrar.

El gobernador reconoció el lunes que el número de víctimas “puede ser más alto que el recuento oficial certificado hasta la fecha”, una aparente vuelta de tuerca para su administración, que ha pasado meses defendiendo obstinadamente su método de recuento, incluso cuando se hizo evidente que no reflejan la tasa de mortalidad inusualmente alta en Puerto Rico después de la tormenta.

Cuando fue a visitar la isla, el presidente Donald Trump incluso bromeó sobre la cantidad de muertos, que no había sido tan “devastadora” como las causadas por Katrina, pero la situación podría cambiar.