La intención de un juicio político contra Trump sigue viva en el Congreso

El movimiento que evidencia una batalla contra el presidente

La intención de un juicio político contra Trump sigue viva en el Congreso
Un primer intento de juicio político contra Trump fue cancelado a principios de diciembre.
Foto: SAUL LOEB / AFP/Getty Images

Los demócratas han preferido irse con tiento, pero la posibilidad de enfrentar al presidente Donald Trump en un juicio político sigue vigente en el Comité Judicial de la Cámara de Representantes.

Así lo establece un reciente cambio de un integrante, experto en derecho constitucional, en ese comité, quien podría enrutar una batalla legal hacia el mandatario, reportó Washington Post.

“Para ocupar su primer puesto en el Comité Judicial de la Cámara de Representantes, los demócratas tuvieron la opción de elegir entre expertos en dos ámbitos políticos críticos: un as de derecho constitucional con experiencia de primera mano luchando contra Donald Trump, y un arquitecto de una amplia legislación de inmigración”, indica el diario. “Por un amplio margen, eligieron al experto en derecho constitucional. ¿Por qué? Prepararse para una batalla con el presidente Trump que podría terminar con un proceso en su contra”.

Ese personaje es Jerrold Nadler, representante de Nueva York, quien será el demócrata de mayor rango en el Comité Judicial, “la señal más clara hasta ahora de cuán seriamente los demócratas consideran la posibilidad de un enfrentamiento constitucional en toda regla con Trump”.

Los líderes demócratas, sin embargo, prefieren irse con calma, sin presionar sobre acusaciones, sino confiar en los resultado del fiscal especial Robert Mueller sobre la intervención de Rusia en las elecciones de 2016, así como las propias acciones del mandatario.

El pasado 6 de diciembre, la Cámara rechazó el primer intento oficial de comenzar un juicio político contra el presidente Trump, en una votación que, no obstante, evidenció el creciente apoyo del ala más progresista para intentar sacar al magnate de la Casa Blanca.

Con 364 votos en contra y 58 a favor, los legisladores presentaron una resolución de destitución encabezada por el demócrata Al Green (Texas), rechazada por todos los republicanos y la gran mayoría de los demócratas, más cuatro abstenciones por parte de estos últimos.