El nuevo sistema de “autodeportación” que planea Trump

USCIS busca cumplir con orden ejecutiva del presidente sobre inmigración
El nuevo sistema de “autodeportación” que planea Trump
El DHS busca que trabajadores extranjeros vuelvan a su país.
Foto: John Moore/Getty Images

La administración del presidente Donald Trump está considerando cambiar las reglas para el programa de visa H-1B, que beneficia a trabajadores de alta tecnología, a fin de evitar la extensión de las visas y los obligue a su “autodeportación”.

El cambio tiene como objetivo obligar a los destinatarios a regresar a su país de origen antes de que puedan completar las solicitudes de residencia permanente o “green card”, informó el Washington Examiner, que citó a la red de medios McClatchy.

Según ambos medios, que citaron fuentes anónimas relacionadas con el plan, el Departamento de Seguridad Nacional está afinando los detalles.

“La idea es crear una especie de ‘autodeportación’ de cientos de miles de trabajadores”, indicó la fuente. “Para abrir esos empleos a los estadounidenses”.

Jonathan Withington, portavoz de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) no quiso confirmar ni negar el reporte, aunque renoció ajustes.

“La agencia está considerando una serie de cambios normativos para llevar a cabo la orden ejecutiva del presidente ‘Compra americano, contrata a americanos’, que incluye una revisión exhaustiva de los programas de visas basadas en el empleo”, expresó al Washington Examiner.

Agregó que la agencia se centra en “proteger los intereses de los trabajadores de Estados Unidos y está comprometida a reformar los programas de inmigración basados ​​en el empleo, para que beneficien a los estadounidenses en la mayor medida posible”.

La administración ha estado buscando maneras de reducir el programa de visas, que es utilizado por las compañías para traer empleados altamente calificados para trabajar en campos como el desarrollo de software.

En un aviso de diciembre, el DHS dijo que consideraría limitar la capacidad de los cónyuges de los titulares de H-1B para ser elegibles para trabajar en los EEUU.

DHS entrega 85,000 visas por año y las empresas estadounidenses elogian el programa y temen los ajustes.

“Si se cancelan las extensiones de un año a otro, los empleadores pueden patrocinar a menos trabajadores H-1B para el estatus permanente”, dijo Stan Sorscher, un representante laboral con el Sociedad de empleados de ingeniería profesional en el sector aeroespacial. “Eliminar las extensiones hará que los trabajadores H-1B sean más precarios y estén más en riesgo de lo que ya están”.