Estudiantes de secundaria en Nueva York no duermen lo suficiente

Autoridades de Salud de la Gran Manzana encuentran un vínculo entre la falta de sueño y problemas de salud mental entre los alumnos
Estudiantes de secundaria en Nueva York no duermen lo suficiente
Los adolescentes que no duermen lo suficiente tienden a mostrar síntomas de depresión y pueden intentar el suicidio.
Foto: Archivo

Los niños en edad escolar y los adolescentes que acuden a escuelas secundarias públicas en la ciudad de Nueva York no están durmiendo lo suficiente y esto les puede causar serios problemas de salud mental.

Así lo advierte un nuevo reporte dado a conocer recientemente por el Departamento de Salud e Higiene Mental de la ciudad de Nueva York (DOHMH), el cual reveló que un 75% de estudiantes de escuelas secundarias públicas informó que duerme un promedio de menos ocho horas por noche durante los días de semana.

Los datos indican además que un 11% de los niños en edad escolar (de 6 a 12 años), informó no dormir lo suficiente (menos de nueve horas).

El estudio del DOHMH, para el cual se entrevistaron a 8,500 estudiantes de escuelas secundarias en los cinco condados de la Gran Manzana, encontró un fuerte vínculo con el tiempo excesivo que pasan los alumnos frente a un pantalla (por lo general de dispositivos electrónicos) y el tiempo insuficiente que dedican a dormir.

Uno de los hallazgos más preocupantes del reporte es el que descubrió que el tiempo de sueño insuficiente está relacionado con trastornos de salud mental como problemas emocionales y de comportamiento en niños  y síntomas de depresión en adolescentes, autolesiones y tendencias suicidas durante el año pasado en comparación con aquellos adolescentes que tenían un sueño adecuado.

“Se conoce a Nueva York como la ciudad que no duerme, pero para nuestros niños y adolescentes, dormir lo suficiente es fundamental para mantener el bienestar emocional y físico”, afirmó la comisionada de Salud, la doctora Mary T. Bassett.

“A medida que la ciudad expande los servicios de salud a través de ThriveNYC, solicitamos a los padres su colaboración para asegurarnos de que nuestros niños pasen menos tiempo con dispositivos electrónicos y más tiempo teniendo una noche completa de descanso”.

El programa ThriveNYC, es una iniciativa de salud mental creada por la primera dama de la Ciudad de Nueva York, Chirlane McCray, que cuenta con cincuenta y cuatro programas, incluyendo varios que abordan la salud mental en estudiantes de la Gran Manzana.

Seño adecuado

Según los parámetros de la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) define como un “sueño adecuado” entre los escolares (entre 6 y 12 años) el dormir de nueve a 12 horas; entre los adolescentes (entre 13 y 18 años), un sueño adecuado se define como dormir de ocho a diez horas.

Por su parte, el tiempo excesivo dedicado a dispositivos electrónicos, que es definido como dos o más horas en un día de semana promedio para niños en edad escolar, y cuatro o más horas en un día escolar promedio para adolescentes, estuvo relacionado con el sueño inadecuado en niños de escuela, pero no entre adolescentes.

Aproximadamente dos tercios (66%) de los escolares y la mitad de los adolescentes (53%) pasaron un tiempo excesivo en las pantallas en un día escolar promedio.

Aunque la mayoría de los estudios se centran en la falta de sueño, también se ha demostrado que dormir demasiado también está relacionado con ciertos problemas de salud física y mental.

Prevenga el suicidio

Entre los programas que forman parte de ThriveNYC, que pueden servir para ayudar a adolescentes con problemas mentales desdtacan Youth Mental Health First AidNYC Well, una línea telefónica con ayuda confidencial por parte de consejeros entrenados, que está disponible 24/7, los 365 días del año : 1-888-NYC-WELL y 1-888-692-9355 (en español). También puede mandar el mensaje de textoWELL” al número 65173.

También existe una página de prevención del suicidio en la que se puede conocer los factores de riesgo y las señales de advertencia del suicidio, junto con los factores de protección específicos que mantienen a las personas seguras.