Detrás de Oprah viene la otra

Detrás de Oprah viene la otra
En los medios de comunicación se dijo que la presentadora de televisión  Oprah Winfrey se postularía a la Presidencia de la Unión Norteamericana por el Partido Demócrata para las elecciones del 2020. /Archivo

Recientemente se difundió en varios medios de comunicación de Estados Unidos la noticia de que la presentadora de televisión  Oprah Winfrey se postularía a la Presidencia de la Unión Norteamericana por el Partido Demócrata para enfrentar al actual presidente Donald Trump en su aspiración a reelegirse para un nuevo período en el año 2020.

El primero en reaccionar fue el mismo Donald Trump quien dijo que la derrotaría fácilmente en esas elecciones, mientras que otros analistas políticos opinaron de diferentes maneras. Unos días después el excandidato republicano Mitt Romney  dijo que consideraría lanzarse para la candidatura presidencial en contra del actual presidente Donald Trump.

La verdad es que los  bajos niveles de aprobación del actual presidente republicano están motivando a mucha gente, dentro y fuera de su partido, a pensar en la posibilidad de lanzarse a buscar la candidatura a la presidencia y enfrentar a Donald Trump en el 2020.

El actual presidente norteamericano luce tan débil y fácil de vencer, que gentes que tampoco tienen fuertes  simpatías, creen que pueden derrotarlo si lo enfrentan en las próximas elecciones presidenciales   de noviembre del 2020.

Los mismos republicanos empiezan a preocuparse por la suerte que pudiera correr su partido en las próximas elecciones presidenciales,  de tal manera que empiezan a considerar la posibilidad de llevar como candidato a otro Republicano que enfrente a Donald Trump y que pueda garantizar que la Casa Blanca siga ocupada por uno de los suyos.

En realidad el asunto no será tan fácil como algunos piensan que podría ser,  ya que si la economía sigue mejorando como va, aún dentro del escándalo permanente, Donald Trump llegaría al 2020 con posibilidades de competir nuevamente por la Presidencia de la Unión Norteamericana.

Claro que falta aún por ver si Donald Trump sobrevive a las aspiraciones de impeachment que se incuban en el congreso,  así como también a la investigación que conduce el fiscal especial Robert Mueller,  que cada día acumula más meritos, y que se acerca al estrecho séquito que componen Donald Trump y su familia.

Está también por verse lo que sucedería en las elecciones de medio término de este 2018, y cuyos resultados revelarán cuál es la opinión de los electores norteamericanos con respecto a la actual gestión de Donald Trump. Si el partido Republicano pierde espacio, como desde ahora se anticipa, entonces Donald Trump la tendrá más difícil para reelegirse.

Mientras tanto los demócratas están avanzando en su estrategia para recuperar el poder, resolviendo los problemas internos que les generó la derrota electoral del 2016,  y desde ya se barajan nombres de personas que podrían ser los posibles candidatos que enfrentarían a Donald Trump y a Mike Pence en las elecciones del 2020.

Dentro de los posibles  candidatos demócratas se menciona Michelle Obama, la esposa del pasado presidente demócrata Barack Obama, de quien se dice que podría llenar la vacante de Hillary Clinton y atraer el voto de todas las minorías, para hacerse acompañar de un hombre blanco y desalojar de la Casa Blanca a Donald Trump.

Los niveles de simpatía de Barack Obama andan en el orden del 60% y ayudarían a su esposa en una eventual candidatura a la presidencia de la nación más poderosa del universo. Ella tiene la fuerza moral de hacerle al electorado norteamericano una propuesta más liberal que la de cualquier otro candidato demócrata.

Vamos a seguir monitoreando la situación y el escenario político norteamericano a los fines de poder advertir sobre  cuál sería la mejor opción de los norteamericanos para el 2020,  y de esa manera poner fin a esta situación de incertidumbre y de escándalo diario que prevalece en USA,  y que nos afecta a todos los que vivimos en este país.

-José Pérez Méndez es ingeniero y reside en New York