Ford Explorer bajo sospecha de enfermar a sus ocupantes con monóxido de carbono

Monóxido de carbono Una nota publicada el día de ayer por USA Today afirma que cada vez son más los conductores de Ford Explorer que han informado incidentes de mareos, náuseas y vómitos, debido a posible…
Monóxido de carbono, problemas con Ford Explorer, autoridades investigan A Ford Explorer

Monóxido de carbono

Una nota publicada el día de ayer por USA Today afirma que cada vez son más los conductores de Ford Explorer que han informado incidentes de mareos, náuseas y vómitos, debido a posible envenenamiento por monóxido de carbono, algo que los reguladores federales están investigando en estos momentos.

La Administración Nacional de Seguridad en el Tráfico de Carreteras (National Highway Traffic Safety Administration) confirmó el martes que su investigación sobre los modelos Ford Explorer 2011 a 2017 está en curso luego de que un grupo de protección al consumidor repitió su llamado para el retiro de este vehículo del mercado.

El problema se ha extendido a los modelos Explorer modificados para uso policial. Sobre el tema, Ford dijo que no había encontrado ningún problema o intrusión de monóxido de carbono en las cabinas de los vehículos que pudiera explicar el problema.

La respuesta de Ford al problema de monóxido de carbono

“Los modelos Explorer son completamente seguros “, dijo Elizabeth Weingandt, gerente de comunicaciones de Ford. “La investigación de Ford y las pruebas exhaustivas no han encontrado niveles de monóxido de carbono que excedan a lo que las personas están expuestas todos los días”.

La ejecutiva afirma que los clientes que así lo deseen pueden llevar su vehículo a su concesionario Ford local para obtener un servicio gratuito diseñado para reducir su preocupación.

Los funcionarios de NHTSA, sin embargo, dicen que la campaña de satisfacción del cliente de Ford no cierra este tema.

De hecho, más de 1,300 propietarios de Ford Explorer han informado de problemas a los funcionarios de seguridad federales, que comenzaron a investigar este problema desde 2016.

El pasado martes, el Center for Auto Safety envió una carta al CEO de Ford, Jim Hackett, renovando una solicitud de octubre de 2017 para que la compañía con sede en Dearborn, Michigan retire 1.33 millones de Explorer de los años 2011 a 2017 por sospecha de fugas de monóxido de carbono.

En julio de 2017, los funcionarios federales de transporte ampliaron su investigación sobre los informes de olores de escape que se habían filtrado al interior de los compartimentos de los vehículos y la exposición al monóxido de carbono que puede estar relacionada con colisiones y lesiones.

La agencia de supervisión dijo en ese momento que estaba al tanto de las crecientes quejas y accidentes que podrían haberse relacionado con la exposición al monóxido de carbono y posibles efectos colaterales, tanto en modelos destinados para la policía como en unidades civiles.

Monóxido de carbono, problemas con Ford Explorer, autoridades investigan A Ford Explorer

Foto: USA Today

Sobre el tema, Ford ha emitido múltiples boletines de servicio técnico relacionados con el olor del escape ante las quejas de las flotas policiales y otros propietarios, señaló la agencia federal. Por su parte, la marca del óvalo dijo que un equipo dedicado estaba trabajando para investigar y resolver problemas.

La investigación federal ahora se encuentra en estado de “análisis de ingeniería”, un paso antes de que la agencia pueda exigir formalmente a un fabricante de automóviles que realice un retiro de unidades del mercado si considera que los vehículos representan un riesgo irrazonable para la seguridad.

Urgen a Ford a tomar cartas en el asunto

La agencia obtuvo pruebas preliminares que sugieren que los niveles de monóxido de carbono pueden elevarse en ciertos escenarios de conducción, “aunque la importancia y el efecto de esos niveles sigue bajo evaluación”, afirma el reporte emitido el año pasado.

“Desafortunadamente, lo único que desencadena la acción es la tragedia”, dijo Jason Levine, director ejecutivo del Center for Auto Safety. “Esperamos ver las medidas tomadas por la marca automotriz líder de Estados Unidos antes de que ocurra algo horrible. A menos que esperemos hasta que haya un informe de alguien chocó y falleció, no hay tiempo como el presente para tomar acciones “.

Hablan los afectados

El 12 de enero de 2018, un padre de familia de White Plains, puso una queja ante funcionarios federales informando que su Ford Explorer 2017 tenía rastros de gases de escape en la cabina. De acuerdo con el informe, los olores dejaron a su esposa con fuertes dolores de cabeza después de 60 minutos de conducir. A bordo del vehículo estaba su bebé de año y medio.

“Mi automóvil ya ha sido reparado una vez y está nuevamente en el concesionario. Ford no está siendo muy útil porque ya no quiero ese vehículo. Es una gran preocupación y no quiero que mi esposa y mi niño pequeño entren en el vehículo “, escribió el padre de familia.

En Michigan, los informes federales han sido enviados por los conductores de Ford Explorer de Flint, Davison, Taylor, Newberry, Hudsonville, Northville, Belleville, Charlevoix, Farmington Hills, Freeland, Byron Center, Saginaw, Charlotte, Brooklyn, Cadillac, Brighton, Marion, Webberville. Bridgman, Dowagiac, Warren, Berkley, Evart, Lapeer y River Junction.

Un hombre de 70 años de Manistee, Michigan, escribió acerca de “enfermarse mortalmente” mientras conducía, ya que tuvo que detenerse y llamar a una ambulancia. Los síntomas coincidieron con el envenenamiento por monóxido de carbono. Más tarde, el conductor informó estar mareado y desorientado y casi a punto del desmayo. El propietario del Ford Explorer conduce aproximadamente 20 millas por día, dos o tres días a la semana, juega al hockey y al golf.

Steve Simmons, de 63 años, gerente de proyectos de marketing mundial retirado de IBM de Raleigh, Carolina del Norte, compró su Ford Explorer 2015 certificado en un concesionario de la marca y el pasado mes de julio comenzó a tener dolores de cabeza, debilidad, mareos y visión borrosa, dijo en su informe a la NHTSA. Después de que su médico lo envió al Hospital Duke Raleigh, un análisis de sangre confirmó niveles elevados de monóxido de carbono.

“Un recall a Ford Explorer es necesario. Hay abundante evidencia.  Enviar boletines de soporte técnico y cartas de servicio al cliente no hace el trabajo “, dijo Simmons. “Nunca he fumado un cigarrillo en mi vida. Tengo detectores de monóxido de carbono en mi casa. Nado una milla en la piscina tres o cuatro veces a la semana. Enseño deportes de alta aventura a los niños. Tuve ese Ford Explorer 16 días. Cuando salí del hospital fui a la concesionaria y les dije que el vehículo casi me mata “.

El concesionario lo cambió por una F-150 2015. “Pero estoy enojado por como Ford ha tratado a otras personas. Si no estamos organizados, pueden darse el lujo de ignorarte y pretender que no existes “, comentó el afectado.

Agentes de la ley podrían estar preparando una demanda contra Ford

Ford ha reconocido un problema de monóxido de carbono con vehículos vendidos para uso policial. La empresa determinó que los problemas se debieron a una modificación posterior que se manejó fuera de Ford. De acuerdo con información de USA Today, algunos agentes de la ley ya están preparando demandas contra la marca.

Donna Talbot, de 57 años y oriunda de Lafayette, Louisiana, dijo el martes que ella y su esposo, ambos ex conductores de camiones “están enojados y avergonzados”.

“Nos sentimos tan estúpidos”, dijo. “No esperábamos envenenamiento por monóxido de carbono de un vehículo nuevo”.

Compraron su Ford Explorer 2015 un miércoles y lo devolvieron a la concesionaria 48 horas después, dijo. Un viaje a Dallas dejó a la familia enferma de dolores de cabeza y vómitos.

“Hemos estado luchando contra esto por tres años”, dijo. “Pagamos $25,000 en efectivo y con seguro pagamos $500 al mes y ni siquiera podemos usarlo. Manejamos con un detector de monóxido de carbono. No sé cómo Ford puede decir que estos niveles son seguros “.

El monóxido de carbono es responsable de más de 400 muertes no intencionales anualmente en los EE. UU., Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

El manual del propietario del Ford Explorer contiene la advertencia: “No conduzca su vehículo si huele gases de escape”. El monóxido de carbono está presente en los gases de escape. Tome precauciones para evitar sus efectos peligrosos “.

Dónde se origina el problema del Ford Explorer

Numerosos informes presentados ante la agencia del Departamento de Transporte describen el olor de los gases de escape en modelos Explorer que se ensamblan en la planta Ford de Chicago.

En julio de 2017, NHTSA indicó que el culpable más probable de la exposición eran los colectores de escape agrietados, señaló Levine.

“Ford necesita dejar de enviar mensajes a los propietarios de Explorer”, dijo Levine. Los concesionarios están reemplazando de forma responsable los colectores de escape agrietados, pero es hora de que la empresa de un paso más serio, retire todos estos vehículos e inspeccione y reemplace los colectores de escape agrietados”.

“El monóxido de carbono debe tomarse en serio”, dijo Paul Billings, vicepresidente nacional de la American Lung Association. “Las personas deben tomar medidas para evitar la exposición a altos niveles de monóxido de carbono debido a las graves consecuencias para la salud, incluida la muerte ”

Los funcionarios federales de seguridad dijeron que continuarán evaluando las quejas presentadas a la agencia y revisarán el promedio de vehículos reparados en el programa de servicio al cliente de Ford. Los funcionarios federales alientan a los propietarios a contactar a los distribuidores. La agencia solicitó a los propietarios que experimenten olores de escape o preocupaciones sobre la exposición al monóxido de carbono que se comuniquen con la NHTSA llamando al 888-327-4236 o ingresando a NHTSA.gov y haciendo clic en “informar un problema”.

Comunicado original publicado en USA Today