¿Cómo afectaría el plan de infraestructura de Trump a quien viaja en carreteras?

El nuevo plan de infraestructura afectaría por medio de peajes, el bolsillo de cada estadounidense
¿Cómo afectaría el plan de infraestructura de Trump a quien viaja en carreteras?
La propuesta mejoraría los caminos.
Foto: Pixabay

El Plan de Infraestructura presentado ante el Congreso por el Presidente Donald Trump, tiene como objetivo primordial la reparación, construcción y reestructuración de las redes de comunicaciones, entre otras cosas.

De entrada las carreteras de todo el país están contempladas en uno de los planes más ambiciosos de los últimos tiempos, mismo que como cada idea monstruosa, tiene sus contras y de cierta manera, afectaría a cada uno de los usuarios de los caminos.

Caminos, vías férreas y puentes están dentro de este plan, sin embargo, no hay una manera en la que se brinden recursos a éstos, salvo que se den recortes a otros programas, tanto federales como estatales.

La desventaja a la que se enfrenta la propuesta es precisamente la falta de presupuesto destinado directamente a la reparación o construcción de estos caminos desde el gobierno Federal, por lo que serían los estados los que absorberían éste, lo que de inmediato se traduce a la desviación de dinero originalmente para otros programas.

La otra situación que sería inevitable en los caminos por los que cada uno de los estadounidenses circula, será que serán ellos quienes paguen desde su bolsa por medio del aumento en las tarifas de peaje y la posible creación de nuevos puestos de cobranza.

Las áreas de descanso se abrirían también a una mayor comercialización para ayudar así a su manutención, lo que vendría bien a una propuesta que se enfoca en gran medida en las mejoras de caminos y carreteras en zonas rurales en el país.

Cabe destacar que una modernización, con medidas impopulares o no, resultaría necesaria, toda vez que la Asociación Estadounidense de Ingenieros Civiles (American Society of Civil Engineers) calificara con una “D+” la infraestructura de un país que usa precisamente la “modernidad” como rostro para el resto del mundo.

Si bien aún esta propuesta no es aprobada por los representantes, las medidas que permitan mejoras en vías y puentes de todo el país serán impopulares.