Melania e Ivanka se unieron por este motivo contra Trump

Las mujeres más cercanas al presidente tenían una "misión imposible"
Melania e Ivanka se unieron por este motivo contra Trump
Melania e Ivanka Trump.
Foto: RICK WILKING/AFP/Getty Images

Nadie, absolutamente nadie, ha logrado que el presidente Donald Trump deje de utilizar tanto su red social favorita.

Incluso, la primera dama Melania Trump y la primera hija Ivanka Trump se unieron en algún momento para evitar que el mandatario republicano dejara de publicar tuits, pero sus esfuerzos fueron insuficientes.

Si ellas, las dos mujeres más cercanas al presidente Trump no lograron esa meta, poco podían hacer el exjefe de Gabinete, Reince Priebus o el yerno del mandatario, Jared Kushner, a pesar de que hicieron equipo para lograrlo.

Esto según el New York Times, que afirmó que Priebus habló con el autor Chris Whipple para un nuevo capítulo en la próxima edición de bolsillo de “The Gatekeepers: Cómo los jefes de gabinete de la Casa Blanca definen cada presidencia”.

Supuestamente, Reince le dijo a Whipple que él, la Primera Dama, Ivanka, Jared y la directora de Comunicaciones, Hope Hicks, han intentado detener el hábito del presidente de publicar sus incendiarios tuits.

“Le dije: ‘Eso no ayuda, causa distracción. Podemos dejar de lado nuestro mensaje al tuitear cosas que no son los problemas del día'”, aseguró Priebus. “Todo el mundo intentó en diferentes momentos de detener el hábito de Twitter, pero nadie ha podido hacerlo”.

Todos esperaban que la Primera Dama pudiera persuadir al presidente de que se mantuviera fuera de Twitter, pero incluso ella no podía comunicarse con su marido.

“Después de la sesión conjunta, todos hablamos con él y Melania dijo: ‘No tuitear'”, recordó Priebus a Whipple en una parte del capítulo también extraído por Vanity Fair. “Y él dijo, ‘OK, para los próximos días’. Tuvimos muchas discusiones sobre este tema. Tuvimos reuniones en la residencia. No pude detenerlo”.

Los tuits del mandatario han sido criticados en diversos momentos, debido a que han complicado la agenda de la Casa Blanca, negociaciones en el Congreso y las relaciones exteriores.