4 acciones de Trump contra trabajadores extranjeros

Todas están basadas en la orden ejecutiva "Comprar americano, contratar americanos"
4 acciones de Trump contra trabajadores extranjeros
Los expertos en inmigración reconocen que hay nuevas reglas para empleados extranjeros.
Foto: John Moore / Getty Images

A través de su orden ejecutiva “Comprar americano, contratar a americanos”, el presidente Donald Trump busca reducir la llegada de empleados extranjeros, a fin de priorizar a estaounidenses.

La revista Forbes consultó a expertos en inmigración y empleo para que determinar si hay acciones que buscan reducir la contratación de trabajadores de otras naciones, aplicadas por la oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS).

Los expertos son Vic Goel, socio gerente, Goel & Anderson, y Dagmar Butte, socio de Parker, Butte & Lane.

En conclusiones generales, ambos coincideron en que hay una mayor regulación para que empresas que operan en EEUU contraten a expertos extranjeros en distintas áreas, aunque no especificaron exactamente lo que las nueva norma indica.

Las acciones, según ellos, se resumirían en cinco:

  1. Mayor regulación para empleadores. La Administración de Trump parece haber tomado una decisión consciente para hacer que sea mucho más difícil para los empleadores de los Estados Unidos contratar a un ciudadano extranjero, expuso Goel.
  2. Poco margen de acción. Lo más preocupante es que se están imponiendo nuevos requisitos y cambiando las reglas del juego sin proporcionar a los empleadores o al público aviso previo o la oportunidad de comentar sobre estos cambios.
  3. Aumento de requisitos. Para que nuevos empleados, sobre todo especializados, se hicieron ajustes como se informó en el memorando del Programador de Computadoras de Nivel 1, que ahora se extiende a otras profesiones, como médicos. El abogado Butte señala que esto obliga a los empleadores a acudir a los tribunales, pero con pocas posibilidades de éxito o procesos muy largos.
  4. Generar incertidumbre y aumentar costos. La orden ejecutiva del presidente Trump, indican Goel y Butte, obligó a USCIS a impulsar ajustes en todo tipo de visas para “no inmigrantes”, es decir, trabajadores extranjeros, pero generó incertidumbre entre los empleadores, quienes no tienen la misma certeza que antes sobre sus peticiones de visas H-1B, por ejemplo, debido a mayores requisitos. Algunos procedimientos, indican, podrían tardar mucho más tiempo, complicando la administración de las empresas.

Ambos expertos señalan que los ajustes afectan a empresas de cualquier sector, aunque destacaron a aquellas de tecnología, servicios médicos y outsourcing en general.

En otros artículos publicados en este diario sobre varios tipos de visas relacionadas con empleados extranjeros, USCIS ha confirmado que se siguen los nuevos parámetros con base en la orden ejecutiva mencionada, incluyendo investigaciones más exhaustivas y entrevistas a candidatos mucho más detalladas.