Aumentan 40% abusos sexuales en las cárceles de NYC

El número creciente de casos también ha traído un gran retraso en las investigaciones
Aumentan 40% abusos sexuales en las cárceles de NYC
Más de 1,850 denuncias de acoso o abuso sexual aún esperan una pesquisa final en NYC

Los episodios de abuso y acoso sexual en las prisiones de la ciudad han subido 40%, según un nuevo informe del Departamento de Corrección (DOC). Las cifras sólo corresponden a denuncias, por lo que podrían ser aún mayores.

De 2016 a 2017, el número de denuncias superó los 1,100 reportes el año pasado, incluidos casos del personal de la cárcel contra detenidos, y de reclusos entre sí. 

Las cifras activaron las alarmas, en medio de reportes del incremento de la violencia en Rikers Island,  la principal cárcel de NYC.

“Encontré que el informe es muy alarmante, y creo que vamos a tener que echar un vistazo más profundo a por qué están aumentando las acusaciones”, dijo el concejal Keith Powers, jefe del comité de justicia penal del Concejo Municipal, citado por NY1 News.

“Creo que confirma lo que hemos sabido, que el abuso sexual es un problema realmente grande en las cárceles y no lo están resolviendo“, afirmó Caroline Hsu, de Legal Aid Society.

No es sólo el aumento de acusaciones lo que ha causado preocupación. El número creciente de casos también ha llevado a un gran retraso en las respuestas. Cerca del 90% por ciento de las denuncias de 2016 aún están bajo investigación y 97% de 2017.

Ello representa más de 1,850 denuncias de acoso o abuso sexual que aún esperan un resultado final, lo que podría tomar meses o años. Se supone que la ciudad debe investigar estos reclamos en un plazo máximo de 90 días.

Un portavoz de DOC afirma que han triplicado el número de investigadores de 6 a 19 funcionarios y esperan contratar más para reducir el retraso.

Powers espera realizar una audiencia sobre el tema. “Creo que debemos hacerlo. Es algo que nos preocupa”, dijo. “Estoy profundamente preocupado por ver cuántos casos ni siquiera han sido investigados aún y si estamos renunciando a nuestro deber hacia las personas para asegurarnos de que estén a salvo y seguras”.