Cristina Jiménez figura entre los “100 más influyentes del mundo” de la revista TIME

La lista incluye al presidente Trump, al chef español José Andrés, y al presidente argentino, Mauricio Macri

WASHINGTON— En defensa de los inmigrantes, la ecuatoriana Cristina Jiménez, cofundadora y directora ejecutiva de “United We Dream”,  lleva años recorriendo los pasillos del Congreso y en protestas callejeras exigiendo un cese a las deportaciones, y ahora la revista “Time” la incluyó entre los “100 más influyentes del mundo”,  junto con el presidente Donald Trump.

La buena noticia se suma a las celebraciones por el décimo aniversario de “United We Dream”, que desde 2008 ha enarbolado la causa de los inmigrantes indocumentados, y ha dado mayor visibilidad al movimiento de los “Dreamers” en Estados Unidos.

El editor en jefe de “Time”, Edward Felsenthal, explicó que el reconocimiento de “TIME 100” de 2018 es “la designación de individuos cuyo tiempo, a nuestro juicio, es ahora”.

Jiménez, quien emigró con su familia de Quito (Ecuador) cuando apenas tenía 13 años, comparte el reconocimiento con otras figuras, todas clasificadas entre pioneros, artistas, líderes del mundo político,  “íconos” de movimientos populares, y “titanes” del mundo empresarial.

Así, la lista incluye, por ejemplo, al presidente Donald Trump, al fiscal especial, Bob Mueller, que investiga la trama rusa en las elecciones de 2016, y al fiscal general, Jeff Sessions.

La lista continúa con figuras como el presidente de Argentina, Mauricio Macri; el cineasta Guillermo del Toro; la cantante Jennifer López; el comediante Trevor Noah; las actrices Roseanne Barr y Nicole Kidman; el deportista tejano, J.J Watt; el rapero Cardi B; el actor Chadwick Boseman; el chef español, José Andrés,  y los empresarios Oprah Winfrey y Jeff Bezos.

En su décimo quinta edición, que saldrá a la venta el próximo viernes,  la revista también incluye a cinco estudiantes sobrevivientes de la masacre en Parkland (Florida) el pasado 14 de febrero, y que detonaron un movimiento estudiantil a favor de un mayor control de las armas.

Jiménez dijo que se trata de un “increíble reconocimiento de los miles de jóvenes inmigrantes y sus familias en United We Dream que luchan por frenar las deportaciones y que con valentía declaran que estamos #AcaParaQuedarnos”.

También “celebra la resiliencia de mis padres y de todos los inmigrantes que lo arriesgan todo para huir de la violencia y la pobreza y buscar una mejor vida” en EEUU, dijo Jiménez, cuyos padres son inmigrantes indocumentados.

Jiménez, reciente ganadora de un prestigioso premio de la Fundación McArthur, explicó que ayudó a establecer “United We Dream” como un “espacio para que los jóvenes indocumentados encontraran su voz, y pudieran organizarse por sus derechos”.

El grupo, que cuenta con más de 400,000 miembros y 48 afiliadas en 26 estados, indicó en un comunicado que,  hasta la fecha,  ha dado capacitación de liderazgo a cerca de 50,000 jóvenes y ha logrado frenar la separación de centenares de familias.

“UWD” celebró junto a otros grupos pro-inmigrantes, como “Mijente”, que hoy mismo un juez de inmigración en Eloy (Arizona) ordenó la puesta en libertad de la activista Alexandra Pablos, cuyo caso generó titulares nacionales, si bien ésta aún tiene que luchar por su caso de asilo y frenar su deportación.

Parte de un creciente movimiento pro-inmigrante,  “UWD” se ha apuntado victorias para los jóvenes indocumentados,  incluyendo la creación de DACA en 2012, la equidad en el cobro de matrículas universitarias y licencias de conducir en ciertos estados, y continúa su lucha por una solución legislativa permanente para la población indocumentada.

En ese sentido, Jiménez reiteró su denuncia de líderes políticos que “harán lo posible” para lograr la deportación de sus padres y de su hermano Jonathan, que es “DACAmentado”, así como de miles de inmigrantes indocumentados.

La aprobación del “Dream Act”, ante el desmantelamiento del programa de “acción diferida” (DACA) de 2012, sigue siendo una tarea inconclusa para Jiménez y “United We Dream”.  El Congreso, bajo control republicano, no logra un acuerdo sobre el futuro de DACA para resolver el limbo de los “Dreamers”.

“Nuestra labor no terminará hasta que todas las personas, sin importar su estatus migratorio, puedan vivir sin miedo y prosperen en este país. Espero que este honor y las historias de valientes jóvenes inmigrantes alienten a estadounidenses en todo el país a rechazar y luchar contra políticas migratorias racistas que perjudican a nuestras comunidades”, puntualizó Jiménez.