La reacción de Jeff Sessions ante las humillaciones de Trump

El fiscal es el creador y ejecutor de los duros objetivos migratorios del presidente
La reacción de Jeff Sessions ante las humillaciones de Trump
El presidente ha insultado incluso en Twitter al fiscal Sessions.
Foto: NICHOLAS KAMM / AFP / Getty Images

El fiscal general Jeff Sessions ha sido humillado en varias ocasiones por el presidente Donald Trump, pero aún con todo, sigue siendo uno de los funcionarios del Gabinete que más intenta seguir al pie de la letra las políticas del mandatario republicano.

El presidente Trump ha llamado a Sessions “débil”, “vergonzoso” y hasta “idiota”, incluso en Twitter. El Washington Post reportó que el mandatario -conocido por ponerle apodo a sus enemigos políticos y a colaboradores- se refiere al Fiscal como “Mr. Magoo”.

En un análisis de la situación de Sessions, el New York Times determina que es “el mejor fiscal general que Trump podría haber esperado”, ya que mientras lo critica, él viaja por todo el país presionando por la agenda conservadora de la Casa Blanca.

“Como exfiscal federal que tiene una sólida comprensión de las herramientas de su oficina y la letra de la ley, Sessions, de 71 años, es el creador y principal ejecutor de los duros objetivos de inmigración y justicia penal” de Trump, quien no le perdona haberse hecho a un lado en la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la intervención de Rusia en las elecciones de 2016.

A diferencia de muchos otros miembros del Gabinete, indica el Times, Sessions no ha ensuciado a la administración con titulares sobre viajes en avión de primera clase, mobiliario de oficina exorbitante, viviendas amuebladas por cabilderos, o todo lo anterior.

A Sessions se le describe como un hombre sencillo: come un sándwich de pavo de la cafetería del Departamento de Justicia, que cuesta $5.29 dólares… y lo consume en su escritorio. Cuando su equipo trabaja hasta tarde, reparte barras de granola, que su esposa compra a granel en Costco.

El el exsenador de Arizona se mantiene al pie del cañón en su puesto, el cual dejará, afirmó, si el subprocurador Rod Rosenstein es despedido.

?>