Un alto cargo de la Administración admite que solo habla con lobbistas que donan

El director interino de la CFPB manda un mensaje a los banqueros
Un alto cargo de la Administración admite que solo habla con lobbistas que donan
El republicano, Mike Mulvaney, es el director de la Oficina de Gestión del Presupuesto y desde hace unos meses el controversial director interino de la CFPB. / SAUL LOEB/AFP/Getty Images
Foto: Getty Images

 Mick Mulvaney tiene dos trabajos. El ex legislador republicano es actualmente el director de la Oficina de Gestión del Presupuesto, y para disgusto de los defensores de los activistas financieros, también dirige de forma interina el Consumer Financial Protection Bureau (CFPB), la oficina que defiende a los consumidores financieros. Mulvaney es una de las personas más controvertidas de la Administración de Donald Trump y el martes por la noche siguió alimentando ese perfil.

Según The New York Times, Mulvaney dijo en una conferencia ante más de 1,000 banqueros y entidades de préstamos (American Bankers Association. ABA) que cuando era legislador por Carolina del Sur, solo se reunía con lobbistas que donaban dinero. “Teníamos una jerarquía en mi oficina del Congreso”, explicó, según el rotativo, “si usted es un lobbista que nunca nos dió dinero, no hablaré con usted. Si nos dió dinero, entonces podría hablar con usted”.

Mulvaney dijo que los únicos que no tenían restricciones de dinero a la hora de hablar con él eran sus votantes.

Estas son palabras de un hombre que ha recibido contribuciones de la industria de los préstamos del día de pago (payday loans) considerados abusivos y cuya regulación ha aguado poco después de llegar al CFPB además de archivar investigaciones sobre algunos de los miembros de este sector.

El mensaje a los miembros de la ABA, una de las asociaciones que más abogan por la relajación de la reforma financiera que nació tras la gran crisis del crédito, llega de un hombre que ha expresado fuertes críticas a la labor del CFPB que ahora lidera. Ante los banqueros dijo que no cree que sea necesario seguir manteniendo abierta al público la base de datos con quejas sobre la banca que tiene esta agencia.

Los activistas creen que esta información permite identificar mejor los problemas y las compañías que los causan. Por ello abogan por mantener la transparencia.

Debbie Goldstein, vicepresidenta del Center for Responsible Lending, explicaba el miércoles que los comentarios sobre “pagar para hacer políticas es lo que tiene de malo nuestro proceso político”. “Lo que dijo es perturbador y erosiona la fé del público en la capacidad de nuestros líderes para hacer lo correcto para las familias trabajadoras”, explicaba en un comunicado.

Recordando que Mulvaney está en el puesto de forma transitoria, Goldstein dijo que espera que la Administración y el Senado nombren y aprueben un candidato cualificado “cuya prioridad sea la protección del consumidor”.