¿Donald Trump merece el Premio Nobel de la Paz?

Sus seguidores gritan: "¡Nobel, Nobel, Nobel!"
¿Donald Trump merece el Premio Nobel de la Paz?
El presidente Trump durante su mitin en Michigan.
Foto: Scott Olson/Getty Images

El sábado, el presidente Donald Trump habló ante sus seguidores en Michigan sobre las negociaciones con Corea del Norte para la desnuclearización y la gente respondió con gritos de “¡Nobel, Nobel, Nobel!”

“Están sucediendo muchas cosas buenas, muchas cosas buenas… No voy a decirte lo que realmente va a suceder, porque realmente no lo sabemos”, expresó sobre Corea del Norte. “Pero te diré una cosa: no estamos jugando juegos y… fue muy duro hace tres o cuatro meses”.

El presidente Trump se reunirá pronto con su homólogo Kim Jong-un, quien aceptó poner fin a sus pruebas nucleares, una batalla que duró casi 60 años con Corea del Sur y sus aliados, incluido los Estados Unidos.

El mandatario republicano ha presumido en Twitter las aportaciones de su administración.

“Acabo de tener una larga y buena conversación con el presidente Moon (Jae-nin), de Corea del Sur. Las cosas están yendo muy bien, el tiempo y el lugar para el encuentro con Corea del Norte está siendo establecido. También hablé con el primer ministro (Shinzo) Abe, de Japón, para informarle cómo van las negociaciones”, escribió el presidente ayer.

Los seguidores de Trump en Michigan no son los únicos que quieren el Nobel de la Paz para el mandatario, también el periodista inglés Pierce Morgan puso el tema sobre la mesa y compartió una imagen con la pregunta en su cuenta de Twitter.

Sin embargo, hay mucho camino por avanzar, ya que falta que se concreten los términos de la desnuclearización y, lo más importante, que se firmen y cumplan los acuerdos.

“Este es el paso uno de mil”, dijo Harry Kazianis, director de estudios de defensa en el Centro para el Interés Nacional, sobre la cumbre intercoreana del viernes pasado, como parte de los preparativos para el encuentro del presidente Trump con Jong-un. “Es un buen paso uno, no me malinterpreten, pero es solo un primer paso”.

Los dos líderes declararon solemnemente que no habrá más guerra en la Península Coreana y así ha comenzado una nueva era de paz, aunque expertos insisten en que el camino apenas ha comenzado.