¿El futuro de mi negocio? Los latinos se planifican

Los empresarios de esta comunidad han avanzado a la hora de programar sus planes de sucesiones y venta
¿El futuro de mi negocio? Los latinos se planifican
El 34% de los latinos planea dejar su negocio a un miembro de su familia./Shutterstock

En la recientemente clausurada semana de los pequeños negocios se ha tomado el pulso a estas empresas que son, junto con la clase media, la columna vertebral de la economía y se ha detectado un cierto optimismo.

Según la Ewing Marion Kauffman Foundation, no solo existe este sentimiento por el momento actual económico sino por el futuro que se considera que también será positivo y con potencial de crecimiento.

Y en el futuro pero no solo económico de su negocio sino de la estructura y la planificación del mismo están pensando cada vez más las empresas lideradas por latinos, una de las comunidades que más está haciendo gala de su espíritu emprendedor en EEUU, según una reciente encuesta de MassMutual que compara los datos de 2018 con los de 2015. “Los dueños de negocios latinos tienen más probabilidades que en el pasado, y que el resto nacional, de tener un plan sucesión establecido”, explican desde esta aseguradora.

De hecho, el 69% de los latinos que tienen un negocio tienen un plan de sucesión por escrito, el 59% tienen un acuerdo de compra venta en caso de fallecimiento y el 52% en caso de discapacidad.

La planificación forma parte cada vez más de los dueños de las empresas que quieren preservar el fruto de sus esfuerzos  “y es muy probable que estén motivados por su familia y la comunidad”, explicaba en un comunicado David Hufnagel, director de mercado latino de MassMutual.

Son las mujeres latinas las  que en comparación con el resto de empresarias de otras comunidades suelen tener la planificación más meditada y tienen más acuerdos de compraventa de negocio en caso de muerte e incapacitación además de un plan de sucesión o la valoración de su negocio. Además, las mujeres, que están mostrando un mayor interés emprendedor que las mujeres de otras comunidades, aunque muchas veces muy humilde, dan más prioridad a la planificación financiera  para sus negocios y suelen ofrecer más beneficios a sus empleados.

Estos porcentajes, que han crecido en los últimos años,  revelan “un avance importante para la próxima generación de dueños de negocios latinos”, afirma Hufnagel.

No hace demasiados años ejecutivos de distintas aseguradoras y de la industria financiera dejaban caer que los latinos, empresarios o no, ofrecían cierta resistencia a hablar de  ciertas cuestiones financieras relacionadas con la protección de sus activos o su capital. El director de MassMutual reconoce que aunque muchos indican que tienen los recursos necesarios “para ayudar a proteger sus negocios en caso de eventos inesperados, aún hay margen de progreso”.

Muchos empresarios latinos, como el resto de la población, son jóvenes y por lo tanto no piensan en la jubilación de la misma manera que lo hacen el resto de las comunidades. Es más, según la encuesta de Kauffman, buena parte de las start ups que se han creado en el último año tienen entre sus fundadores a afroamericanos y latinos.

Quienes piensan en ello dicen que si se van a jubilar pero solo el 24% planea hacerlo en los próximos cinco años. En ese sentido es menos probable que estos empresarios financien su jubilación a través de ahorros personales, una cuenta de jubilación o seguro social.

A la hora de planificar la estrategia de salida los empresarios latinos no difieren mucho de los que no lo son y el 34% planea dejar su negocio a un familiar (en el caso del resto de las comunidades este porcentaje baja al 30. El empresario latino, que valora mucho la lealtad de sus empleados considera a estos buenos sucesores y de hecho un 21% vendería su empresa a alguien que haya considerado clave en su desempeño.

Pero ojo al informe de crédito

Las ganancias de los empresarios latinos crecieron un 28% entre 2015 y 2016 como promedio según un informe del último trimestre del año pasado de Biz2Credit. Estos empresarios que normalmente tienen bajos costos operativos porque operan en familia o en sectores donde no hay altos salarios, solicitan menos créditos a los bancos que otras comunidades para ampliar sus negocios.

En esta plataforma de préstamos on line, las solicitudes de negocios latinos se había rebajado un 5% en los 12 meses anteriores a cerrarse este estudio. Y una cuestión importante era la calificación crediticia de estos negocios. Como promedio su calificación era de 592, tres puntos por debajo a la del año pasado y la penalización suele venir por el hecho de que usan buena parte de sus líneas de crédito cuando no es conveniente hacerlo.

La banca, normalmente quiere un mínimo de 600 en una historia crediticia para considerar el procesamiento de un préstamo.