Las Patronas siembran semillas de solidaridad y humanidad

Norma Romero una de las heroínas que desde hace 23 años reparte alimentos a los viajeros del tren “La Bestia”
Las Patronas siembran semillas de solidaridad y humanidad
Bernarda Romero, integrante de "Las Patronas" entrega comida a los migrantes centroamericanos que viajan sobre el tren
Foto: Sacbé Producciones

Todo comenzó el 14 de febrero de 1995. Dos de las cuatro hijas de Leonila Vásquez fueron a la tienda a comprar pan y leche para el desayuno y regresaron caminando por las vías del tren, “La Bestia”, el mismo que es usado por los inmigrantes centroamericanos y de otras partes del mundo para cruzar una parte del territorio mexicano en su ruta hacia el Norte.

Un grupo que llevaba varado varios días le gritó a las jóvenes que tenían hambre, entonces ellas decidieron darles lo que llevaban, aunque después temieron que su madre las regañaría. Leonila no solo no las regañó sino que decidió que todos los días compartirían lo poco que ellas tenían con los inmigrantes.

De eso hace 23 años y ahora Leonila, sus hijas y otras siete campesinas de La Patrona, en Amatlán de los Reyes, Veracruz, son reconocidas internacionalmente por ayudar a los inmigrantes que siguen arriesgando la vida subiéndose al tren. Además de alimentarlos en su comedor “La Esperanza del Migrante” administran un albergue con capacidad para 30 personas; aunque se mantienen alejadas de las polémicas e intereses económicos, son firmes al denunciar la falta de humanidad y políticas transnacionales que respeten los derechos de los inmigrantes.

Leonila Vásquez y sus hijas Norma, Bernarda, María Antonia y Rosa Romero; Ana Lidia Alvízar, María Félix Aguilar, Karina Aguilar Romero, Karla Aguilar Romero, Manuela Nájera, Uriel Gamadiel y Julia Ramírez Rojas son las protagonistas de la película documental “La Cocina de Las Patronas”, del cineasta y periodista mexicano Javier García.

Siete premios

El filme, que ha ganado siete premios en los últimos dos años, fue proyectado por primera vez en Nueva York con un componente histórico: Norma Romero, la vocera de Las Patronas, fue la encargada de presentarlo.

“La gente nos ha felicitado por la labor comunitaria, es una bendición hacia el grupo que estamos representando”, expresó Norma, antes de la proyección realizada en St. Jacobi Lutheran Church, con el apoyo de la Red de Pueblos Transnacionales, la Federación México-Americana Sin Fronteras y New Sanctuary Coalition.

Norma, con hablar pausado y reflexivo, comenta que su objetivo es sembrar una semilla y de solidaridad y humanidad para los inmigrantes. “Queremos replicar el mensaje que tenemos que aprender a ser solidarios. No sabíamos qué era servir a los demás, nuestro trabajo nos ha enseñado a ser más humanas”, afirmó.

La película transporta a los espectadores a la intimidad de la cocina de Las Patronas, sus historias de vida, algunas cargadas de sufrimiento, maltrato y violencia intrafamiliar, aunque también hay risas, gozo y, ante todo, la entrega total hacia la labor humanitaria que realizan.

“Ellas reivindican el trabajo en la cocina, al que las mujeres han sido relegadas históricamente, como un lugar digno”, indicó Javier García, quien trabajó durante casi 10 años en la elaboración del audiovisual.

García, como fotógrafo documental, llevaba varios años trabajando en la ruta de los inmigrantes centroamericanos cuando conoció el trabajo de las mujeres de La Patrona. “Antes, cuando el tren pasaba cerca de las comunidades, la gente tiraba piedras, pero en una ocasión lo que cayó fue comida y botellas de agua. Me bajé, caminé dos horas por las vías del tren y las encontré”, contó. Asegura que ahora es demasiado arriesgado ya que la ruta del tren es “propiedad” del narcotráfico.

La película muestra a mujeres embarazadas y niños subidos en el tren y se rehúsa a mostrar momentos dramáticos como las caídas y otros accidentes que los inmigrantes sufren, “contrario a lo que hace el periodismo amarillista”, añadió.

Norma Romero y Leonila Vázquez Albisar, integrantes del grupo Las Patronas. /Sacbé Producciones

Donaciones

La cocina, dedicada a la patrona de América Latina, la Virgen de Guadalupe, funciona con base en donaciones fijas, como la de la empresa Maseca que dona 30 bultos de masa para las tortillas; las verduras son aportadas por los vendedores del mercado y gente caritativa que recolecta dinero y ropa para los inmigrantes.

La cantidad de comida a preparar depende de la comunicación que tienen con María de los Ángeles, quien realiza labor humanitaria en el albergue de Tierra Blanca, ya que ella les avisa a qué hora salió el tren y cuántos inmigrantes van subidos en él.

Las Patronas son testigos de primera línea, un termómetro que mide la temperatura de la migración actual. “Hemos visto cómo por la situación en Honduras mucha gente ha decidido huir, pese al peligro de la ruta. Ahora, con (las políticas de Donald) Trump… él puede deportar a miles de personas, pero esa no es la solución al problema, eso no va a detener el flujo migratorio porque los problemas están en el país de origen”, afirmó Norma.

“¿Cómo va a hacer Estados Unidos que siempre necesita la mano de obra barata que los inmigrantes están dispuestos a aceptar? Así como los líderes de los países se sientan para idear y llevar a cabo los Tratados de Libre Comercio, ¿no es posible que se sienten a dialogar y crear programas de trabajo temporal para que la gente regrese a sus países y no tenga se separarse de su familia?”, cuestionó.

García contó que en la primera proyección de la película, el 25 de abril en CUNY City College, los asistentes hicieron una colecta de dinero espontánea. “De eso se trata”, dijo. Creer en Las Patronas y fortalecer su trabajo.

La hazaña humanitaria de Las Patronas también ha sido inmortalizada en un corrido del grupo Zarahuato, incluido en la banda sonora de la película.

Ficha de la película

  • Nombre: La Cocina de Las Patronas (2016)
  • Duración: 63 minutos
  • Director: Javier García
  • Producción: Iliana Martínez | Ana Paula Uruñuela
  • Sinopsis: La Cocina de Las Patronas cuenta la historia de
    un grupo de campesinas en México que desde hace más de
    20 años brindan alimento a los migrantes centroamericanos
    que viajan hacia Estados Unidos montados en el tren de carga
    que atraviesa su comunidad. Desde que realizaron por
    primera vez esta actividad ellas han transformado sus vidas.
  • Información y contacto: https://sacbeproducciones.com/