El plan en la Casa Blanca para espiar a sus empleados

La Administración Trump y sus esfuerzos para detener filtraciones a la prensa

El plan en la Casa Blanca para espiar a sus empleados
La Casa Blanca ha buscado evitar filtraciones a la prensa.
Foto: Pixabay

Los altos funcionarios de la Casa Blanca han querido evitar que haya más filtraciones a la prensa, por lo cual buscaron implementar un plan para espiar a los empleados de la residencia oficial.

Un exfuncionario del Consejo de Seguridad Nacional, quien trabajará para el fiscal general Jeff Sessions, exploró formas de monitorear subrepticiamente las comunicaciones del personal de la Casa Blanca por filtraciones o deslealtad política percibida hacia Donald Trump, de acuerdo con tres exfuncionarios familiarizados con el esfuerzo.

Ezra Cohen-Watnick buscó soluciones técnicas a principios de 2017 para recopilar y analizar el teléfono y otros datos sobre colegas de la Casa Blanca para las interacciones con los periodistas, reportó el Daily Beast.

Él describió su búsqueda de filtraciones como un esfuerzo de detección de “amenazas internas”, de acuerdo con los exfuncionarios.

Sin embargo, hay obstáculos legales y técnicos que se convirtieron en un problema por lo que se desconoce si el plan funcionó.

Algunos miembros de Inteligencia de la Administración Trump consideraron que era un “intento descarado de intimidar a sus colegas”, incluso una de las fuentes que conocía el plan argumentó: “Esto pareció diseñado para intimidar en lugar de proteger la seguridad nacional”.

Otros miembros del personal consideraron irónico el enfoque de amenaza interna de Cohen-Watnick, porque él jugó un papel en un intento de la Casa Blanca de filtrar informes de inteligencia a Devin Nunes, el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara.