NYC se une a clamor de justicia por muerte de inmigrante Claudia Gómez González

Activistas, inmigrantes y funcionarios electos piden justicia para la guatemalteca quien presuntamente fue baleada por un agente de CBP en la frontera
NYC se une a clamor de justicia por muerte de inmigrante Claudia Gómez González
Neoyorquinos rechazan la muerte violenta de inmigrante guatemalteca en la frontera.

Una semana después de que el anhelado ‘sueño americano’ de Claudia Gómez terminara en pesadilla, decenas de neoyorquinos salieron a las calles de Manhattan este miércoles para protestar por la muerte de la joven inmigrante guatemalteca, presuntamente baleada por un oficial de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en la frontera con México.

La manifestación, realizada en Foley Square en frente del edifico Federal de Inmigración, dedicó varios minutos a honrar la memoria la víctima de 19 años. “Claudia González y Roxsana Hernández murieron en las manos de CBP y ICE. Claudia recibió un disparo de CBP y Roxsana murió mientras estaba bajo custodia de ICE”, afirmó Bianey García, organizadora de Make the Road New York, quien exigió justicia para quienes han muerto por oficiales de esas agencias.

Bianey es una mujer transgénero que emigró de México hace 13 años. Aún siendo indocumentada, ella no pierde la esperanza de que su voz sea escuchada en el Congreso.

Bianey García, inmigrante y activista de Make The Road New York.

“Las vidas de todos los inmigrantes y de todos aquellos que buscamos seguridad y una vida mejor no deberían ser truncadas por estas agencias”, explicó García.

La organizadora se refiere a dos hechos que preocupan mucho a líderes defensores de los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos.

El primero es el caso de Claudia Patricia Gómez, quien murió a manos de un agente de la Patrulla Fronteriza el pasado miércoles cerca de la frontera con México en Río Bravo, Texas, a unas 10 millas al sur de Laredo.

El segundo es el caso de Roxsana Hernández, una mujer transgénero de 33 años, quien falleció bajo la custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en un hospital en Albuquerque, Nuevo México.

García cree que ambos casos hacen parte de una peligrosa realidad impuesta por las “políticas antiinmigrantes” del presidente Donald Trump y que deben ser reevaluadas para preservar la vida de los migrantes.

“No podemos tolerar la muerte de más inmigrantes en la frontera o en centros de detención”, advirtió la activista, mientras levantaba una pancarta en la que se leía: “Justicia para Claudia”.

“No más ICE”

La movilización, que hizo parte de un esfuerzo de varias organizaciones como Make The Road New York, Acción Ciudadana de Nueva York y El Centro para la Democracia Popular, reunió también a funcionarios electos, en un intento por lograr un cambio en las políticas de inmigración.

Cartel muestra el mensaje “Abolish ICE” en Foley Square.

“Estamos aquí reunidos como familia en rechazo a la forma como el Gobierno federal y la agencia ICE están actuando en contra de nuestros valores como nación”, indicó Carlos Menchaca, presidente del Comité de Inmigración del Concejo Municipal. “Todo esto lo hacen con el dinero de los contribuyentes y por eso pedimos que se quiten los fondos para esta agencia”, agregó.

Para Menchaca, el trabajo de ICE está cargado de odio, un hecho que, según él, aniquila el sentimiento de libertad que profesa Estados Unidos. “Ellos están en la obligación de proteger a cualquier persona que esté en sus manos, no dejarlos morir”.

De igual forma, Ana María Archila, codirectora ejecutiva de El Centro para la Democracia Popular, recalcó que el país está atravesando por un momento “supremamente oscuro”.

“Tenemos un Presidente que se deleita con las historias de sufrimiento de nuestra comunidad”, sostuvo Archila, asegurando que la única forma de proveer seguridad a los inmigrantes es presionando al congreso.

Sin Respuestas

La muerte de Claudia llamó la atención a nivel mundial, luego que Marta Martínez, una residente que vio lo sucedido, decidiera grabar un video en Facebook donde se ve a la joven sangrando tirada en el suelo.

El incidente está siendo investigado por el FBI junto con la asistencia de la Oficina de Responsabilidad Profesional de Aduanas y Protección Fronteriza, sin embargo, las versiones de los funcionarios se han vuelto confusas.

Inicialmente se informó que el agente respondió a un informe de actividad ilegal y que fue atacado por migrantes armados con “objetos contundentes”.

En su última versión de los hechos, la agencia federal de investigaciones no hace mención de ningún objeto y solo indica que el grupo “se precipitó” sobre el oficial después de ignorar las órdenes de tirarse al suelo.

Además, la Patrulla Fronteriza al principio reportó que el oficial “hirió fatalmente a uno de los atacantes”, pero la última declaración se refiere a la víctima como un “miembro del grupo”.

“Este tema no es nuevo, ellos siempre van a buscar la forma de decir que fue en defensa propia”, declaró Jocelyn González, una de las activistas que organizó la protesta en Foley Square. “A los oficiales de inmigración no les interesa la vida de los inmigrantes”, agregó.

González reiteró su interés en que el gobierno de Guatemala tome este caso de forma profunda. “Hacemos un llamado al presidente de Guatemala para que se pronuncie. Ahora allá hay una madre que está llorando la pérdida de su hija”, apuntó.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala, que dio a conocer la identidad de la víctima, se reunió con la familia de la mujer para discutir la repatriación del cuerpo de Gómez.

“Guatemala reitera su rechazo a este tipo de actos de violencia y uso excesivo de la fuerza por parte de la patrulla fronteriza, y exige que se respeten los derechos de nuestros compatriotas en todo momento, independientemente de su condición migratoria, especialmente el derecho a la vida”, dijo el ministerio en un comunicado.

“Ataque a inmigrantes”

María Villagrán, una inmigrante ecuatoriana y madre de dos niños, lamentó la muerte de la joven y con voz entrecortada pidió tolerancia para los inmigrantes. “Duele que la vida de una joven llena de sueños haya terminado así”, apuntó Villagrán.

María Villagran, inmigrante ecuatoriana junto a sus hijos en Foley Square.

Para ella, la historia de la joven es un recordatorio de sus días de juventud, cuando llegó a Estados Unidos.

“Uno viene a este país lleno de emoción. Con ganas de trabajar para mandar dinero a la familia de uno”, explicó Villagrán, quien tiene más de 13 años viviendo en Nueva York, y quien enfatizó en la necesidad de una reforma migratoria que permita “salvar vidas”.

Villagrán insiste en que “las vidas de los inmigrantes no son fáciles, ni siquiera llegando con residencia permanente, ahora imagínese una persona que cruza la frontera, desesperada por la necesidad que vive en su país”.

Muertes en la frontera

Según la Coalición de Comunidades de la Frontera Sur, que reúne a 60 organizaciones desde San Diego, California, hasta Brownsville, Texas, “la falta de rendición de cuentas y supervisión de la Patrulla Fronteriza junto con su cultura de violencia ha resultado en la pérdida de vidas tanto de migrantes como de ciudadanos estadounidenses”.

De acuerdo con ellos, desde enero de 2010, al menos 50 personas murieron como resultado de un encuentro con agentes fronterizos.

“Cuando Trump utiliza términos peyorativos como ‘animales’ nos deshumaniza y a cualquiera se le hace fácil dispararnos como si se fueran de caserío”, declaró Angel Reyes Rivas, organizador comunitario de LatinoJustice. “Bajo el gobierno de Trump no existe el respeto a la vida ni a los derechos humanos”, concluyó.