Victoria para seguidores de Trump, estudiante podrá vestir camiseta a favor del “Muro Fronterizo”

Un juez federal emitió una orden que permite a un estudiante portar la camiseta prohibida por su escuela

La escuela donde asiste Addison  Barnes le había prohibido vestir la camiseta
La escuela donde asiste Addison Barnes le había prohibido vestir la camiseta
Foto: Captura Fox News / Getty Images

Un seguidor de Donald Trump celebra este miércoles la decisión judicial que le permite expresar en su escuela su fervor por las recias políticas migratorias de la admistración actual.

Un juez federal emitió una orden que permite a un estudiante llevar una camiseta que lleva impreso un mensaje a favor de la construcción de un muro en la frontera sur, una de las promesas electorales del presidente Donald Trump.

La orden de restricción temporal emitida por el magistrado Michael Mosman no permite que la escuela secundaria Liberty de Hillsboro, en Oregón, prohíba al estudiante Addison Barnes vestir una camiseta que lleva impreso el mensaje: “Donald J. Trump Border Wall Construction Co.” (“Constructora Muro Fronterizo Donald J. Trump”), informan hoy medios locales.

El pasado 18 de mayo el alumno de último año de esta secundaria demandó a la escuela y a su director, Greg Timmons, por echarlo de las instalaciones el 19 de enero, día en que llevaba la camiseta que respaldaba las políticas de la Administración Trump y en la que también se leía “El muro es ahora 10 pies más alto”.

La escuela prohibió además al estudiante usar la camiseta por el resto del año escolar, orden revocada ahora por decisión judicial.

Barnes llevó la camiseta para la clase de “Gente y política”, donde su profesor había anunciado previamente que el tema de discusión sería la inmigración.

Durante la clase, la directora adjunta del centro educativo, Amanda Ryan-Fear, sacó al estudiante de la clase y le invitó a cubrirse o irse. La escuela contó su ausencia como no justificada.

El juez Mosman determinó que el distrito escolar de Hillsboro no ha podido justificar su censura.

“El distrito escolar tiene derecho a preocuparse por la respuesta de otros estudiantes al mensaje de la camiseta”, dijo el juez, quien resaltó no obstante que los hechos ofrecieron poco sustento al argumento del distrito escolar de que el mensaje podía “perturbar sustancialmente” el ambiente en la escuela.

El instituto alegó que el mensaje de la camiseta contribuiría a generar un “ambiente de aprendizaje hostil” y que los estudiantes se sentirían inseguros en la escuela, en la que cerca del 33 % de los estudiantes son de ascendencia hispana.

En esta secundaria han tenido lugar recientemente huelgas estudiantiles y sentadas de por lo menos 200 estudiantes por temas de inmigración.

El distrito describió el aumento de las tensiones raciales como consecuencia de un “lenguaje muy racista” en torno a la inmigración.