Protestan contra ritual de judíos ultraortodoxos que usa gallinas vivas en NYC

Activistas por los derechos de los animales piden a las autoridades prohibir esta práctica religiosa conocida como Kaporos que, según ellos, causa sufrimiento a las aves y viola siete códigos de salud
Protestan contra ritual de judíos ultraortodoxos que usa gallinas vivas en NYC
El Kaporos consiste en un ritual religioso que practican los judíos ultra-ortodoxos principalmente en vecindarios de Brooklyn.

Decenas de personas se dieron cita en la sede principal del Departamento de Salud de la ciudad de Nueva York (DOHMH), en Long Island City, Queens, para protestar y exigirle a la comisionada de Salud neoyorquina, la doctora Mary T. Bassett, que prohíba el ritual judío conocido como Kaporos, que utiliza gallinas vivas, porque según ellos viola siete códigos de salud de la Ciudad.

Los manifestantes, agrupados bajo la organización de defensa de los animales “Alliance to End Chickens as Kaporos“, denunciaron que el DOHMH y su comisionada “se están haciendo los ciegos” ante esta práctica religiosa que, aseguran, además de “ser cruel y causar sufrimiento” a las aves, es peligrosa para la salud de los humanos.

Kaporos es un ritual religioso que practican los judíos ultraortodoxos anualmente antes del Yom Kippur (el día judío de la expiación), que consiste en sostener a una gallina viva y darle vueltas sobre la cabeza de otra persona, tres veces mientras se dice una oración, para que los pecados de ese individuo sean transferidos al ave antes de ser sacrificada, y así lograr la expiación, el perdón y el arrepentimiento sinceros.

Pero, según informaron los organizadores de la protesta en un comunicado, más de media docena de códigos de salud son violados con esta práctica, en la cual se utilizan miles de aves jóvenes. “Los mataderos apilan montones de cajas empapadas de heces que contienen más de 60 mil pollos que son sujetos a una crueldad indescriptible, y esto también representan un enorme riesgo para la salud de los neoyorquinos”.

Los demandantes aseguraron que le ha enviado varias cartas a la doctora Bassett, junto a un informe de toxicología que describe los peligros para la salud relacionados a los Kaporos con pollos. Por otra parte, el DOHMH ha sido nombrado en una demanda presentada por su supuesta “negativa a hacer cumplir los códigos de salud”.

“Ella (la doctora Bassett) nunca ha aceptado la responsabilidad”, denuncian.

Activistas defensores de los animales en la protesta de este miércoles frente a la sede del DOHMH./Cortesía.

Según la Alianza, la sangre, las partes del cuerpo y las heces de miles de animales contaminan las calles de varios barrios de Nueva York por hasta una semana, principalmente los vecindarios de Brooklyn que tienen gran concentración de judíos ultraortodoxos. Aseguran, además, que un reporte toxicológico presentado como parte de la evidencia para una demanda judicial en contra el DOHMH y el Departamento de Policía de Nueva York (NYPD), establece que el ritual expone a los neoyorquinos a bacterias como E-coli, salmonella, etc.

Sin embargo, esto fue refutado este miércoles por la oficina de la doctora Bassett, quien en una declaración enviada a este periódico dijo: “No hemos encontrado que los Kaporos sean una amenaza significativa para la salud pública; nuestra vigilancia no ha mostrado un aumento en las enfermedades, y este ritual es una práctica importante para algunos judíos ortodoxos”.

En octubre de 2017, activistas de salud pública y derechos de los animales lanzaron una campaña contra la práctica de Kaporos en la ciudad de Nueva York. Los activistas alegan que la doctora Bassett “se hace de la vista gorda ante las violaciones del código de salud porque los judíos ultraortodoxos que practican el ritual representan un poderoso bloque de votantes que ayudó a elegir a su jefe, el alcalde De Blasio”.

En Junio de 2016 una Corte de Apelaciones en Manhattan mantuvo una decisión judicial de un tribunal inferior que se negó a bloquear la matanza de los pollos en las calles de Nueva York durante el Kaporos.