Policías de Brooklyn salvan a un bebé que había dejado de respirar

Uno de ellos aprovechó su formación como técnico de emergencias para reanimarle
Policías de Brooklyn salvan a un bebé que había dejado de respirar
Michael Pace, Joseph Doyle y Daniel Newman son los agentes el NYPD que salvaron al bebé que estaba sufriendo convulsiones
Foto: NYPD

Michael Pace, Joseph Doyle y Daniel Newman, tres agentes del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD), se convirtieron el pasado sábado en héroes tras salvarle la vida a un bebé que había dejado de respirar tras sufrir una convulsión.

Los hechos sucedieron poco después de las 7 p.m. cuando Caroline Ivanov, de 29 años, vio cómo su hija Chloe Ivanov, de 15 meses, dejó de respirar de repente. La madre llamó al 911 y comenzó a correr de forma desesperada por las calles de Brighton Beach, Brooklyn. Presa del pánico, Ivanov detuvo a un auto de policía que estaba parado en un semáforo y pidió ayuda a los oficiales que se encontraban en su interior.

“Yo estaba aterrorizada”, dijo Ivanov, en declaraciones recogidas por el Daily News. “Esta es mi primera hija, mi única hija, y estaba viendo cómo se moría en mis brazos”, recordó.

La joven iba a cenar con unos amigos cuando su bebé comenzó a tener convulsiones. Los agentes, que estaban parados en la intersección entre Ocean Parkaway y la avenida Brighton Beach, enseguida se dieron cuenta de que la situación era urgente.

Caroline Ivanov con su bebé Chloe, de 15 meses, cuya vida fue salvada por los oficiales del NYPD

“El bebé tenía un tono azulado, no estaba respirando y le salían un montón de burbujas de su boca”, dijo el agente Michael Pace, que llamó a una ambulancia, pero le dijeron que la más cercana estaba a 7-8 minutos. Pace, de 26 años, consideró que era demasiado tiempo, motivo por el cual decidieron poner al bebé en la parte trasera del vehículo.

Fue entonces cuando el oficial Daniel Newman, de 29 años y con formación como técnico de emergencias, descubrió que el bebé no tenía pulso, por lo que comenzó a reanimarle “intentando abrirle una vía respiratoria”, mientras otro de sus compañeros conducía hacia el hospital de Coney Island, situado a unos cinco bloques de distancia.

Newman nunca le había practicado una CPR a un bebé, por lo que reconoció haber estado “un poco aterrorizado”. Afortunadamente, Chloe comenzó a respirar de nuevo y su rostro recuperó su color normal.

El oficial Joseph Doyle, de 26 años, que también estuvo involucrado en el rescate, destacó que tuvieron suerte de que el hospital estuviera cerca.

Ivanov, quien reside en Cortlandt Manor, Westchester, se sintió profundamente agradecida con los policías que le salvaron la vida a su bebé y hasta reconoció que “me sentí como si le conociera (a uno de los oficiales) desde hace una eternidad”.

Los doctores que trataron a Chloe creen que la convulsión pudo haberse originado por una fiebre alta. Chloe estuvo ingresada en el hospital esa noche como medida preventiva y al día siguiente volvió a casa. “Ellos hicieron todo lo que pudieron y realmente actuaron como unos héroes de la Policía“, afirmó Ivanov.