La Fed sube el precio del dinero

Las tasas de interés quedan desde el miércoles entre el 1.75% y 2%
La Fed sube el precio del dinero
Presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell. SAUL LOEB/AFP/Getty Images)

La Reserva Federal subió el miércoles por séptima vez las tasas de interés para dejarlas en una banda del 1.75%-2%. El Comité que decide el costo del dinero basó su decisión en el hecho de que el mercado laboral “continua reforzándose y que la actividad económica ha ido creciendo a un ritmo sólido”.

En comentarios previos, la Fed hablaba de “ritmo moderado”. Es un cambio de lenguaje bajo el nuevo mandato de Jerome Powell, quien ha sustituido a Janet Yellen, que además se refuerza con la indicación de que habrá más subidas en el año. En vez de las tres subidas que se esperaban en 2018 podría haber cuatro.

Son buenas noticias para los ahorradores más conservadores en cuentas de banco o certificados de depósito que poco a poco notarán algún rendimiento del dinero que tienen pero son malas para quienes tienen deudas ya que se cobrará más por los préstamos. Según la Reserva Federal, el pasado mes de abril los usuarios de tarjetas de crédito acumulaban más de un billón de dólares por pagar.

El rendimiento del bono a 10 años, que normalmente se usa como referencia para los créditos hipotecarios, rebotó ayer con fuerza y para colocarse en la órbita del 3% en el que ha estado ya este año y por tanto encareciendo los préstamos para comprar casas.

La Fed sube las tasas de interés para luchar contra la inflación, es decir para que los precios de lo que se compra o los servicios que se contraten no se disparen por el aumento de la demanda. Lo que se intenta es rebajar esa demanda para evitar las subidas de precios y evitar que la marcha de la economía sea muy acelerada. El objetivo último es que no se dispare lo que hay que pagar por parte de los consumidores.

Durante la crisis, la Fed redujo a mínimos históricos las tasas de interés precisamente para fomentar el consumo. La subida progresiva desde el 0.25% en el que se ha estado durante años mantiene aún las tasas por debajo de la normalidad histórica.

Para esta autoridad monetaria, el objetivo de inflación es el 2% y la medida que está usando para medirla está acercándose a este porcentaje.

El equipo de Powell espera que la economía crezca a un ritmo del 2.8% este año, ligeramente superior a lo calculado en su última estimación en mazo. Se espera además que el desempleo caiga hasta el 3,6% (actualmente es del 3.8%) y la inflación llegue al 2.1%. Algunos economistas están preocupados por la subida de tasas porque aunque el mercado laboral está fuerte en cuanto a contratación la realidad muestra que los salarios apenas han subido al mismo ritmo que la inflación por lo que difícilmente se puede aumentar la demanda sin crédito. Encarecer el crédito puede constreñir muy rápidamente el consumo y con ello el crecimiento de la economía.

En una rueda de prensa posterior a la subida de tasas, el presidente de la Fed, explicó que no se están detectando aún los efectos del proteccionismo comercial que se está instalando en el país.