Republicanos alistan voto de medidas migratorias para aumentar combate contra inmigración ilegal

Trump se reunirá con legisladores republicanos para agudizar estrategia sobre voto de medidas republicanas
Republicanos alistan voto de medidas migratorias para aumentar combate contra inmigración ilegal
Trump se reunirá con legisladores republicanos para agudizar estrategia sobre voto de medidas republicanas.

WASHINGTON— En medio de una fuerte condena internacional por la separación de familias, la Cámara de Representantes votará esta semana sendas medidas republicanas que, a cambio de protecciones para los “Dreamers”, aumentan la represión de inmigrantes indocumentados sin resolver una práctica calificada hoy por activistas como un acto de “tortura”.

Horrorizados por sus visitas del pasado fin de semana y hoy a centros de detención en la frontera sur, diversos líderes demócratas describieron hoy escenas en las que niños y jóvenes pasan encerrados en “jaulas” más aptas para perros, y exigieron el cese de la práctica.

El legislador demócrata por Texas, Joaquín Castro, lideró hoy a un grupo de legisladores de su bancada a un centro de detención en Brownsville, “Casa Presidente”, donde, según dijo en Twitter,  encontró a un niño de ocho meses.

Pero el presidente Donald Trump hizo caso omiso a esos reclamos y sugirió hoy que continuará en pie la política de “cero tolerancia” en la frontera sur, además de que acusó a los demócratas de haber provocado la situación actual.

Según Trump, Estados Unidos no se convertirá en un campamento de migrantes como presuntamente ocurre en Europa, desoyendo críticas de que su Administración viola las leyes y el derecho de migrantes a solicitar asilo en la frontera.

El líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, dijo hoy que la crisis actual “fue creada por el presidente, no los demócratas”.

“El puede arreglarlo si quiere, y si no quiere, entonces debe asumir responsabilidad ante el hecho de que” creo la situación actual, señaló Schumer, al urgir a los moderados a rechazar las medidas.

Ante el clima político actual, Douglas Rand, asesor de política migratoria durante la Administración Obama, dijo hoy a este diario que Trump está usando a los niños como “moneda de cambio”.

“Esta Administración le está pidiendo a los legisladores de ambos partidos: denme absolutamente todo lo que queremos en política migratoria, o de lo contrario un grupo de personas sufrirá”, dijo Rand, co-fundador de la empresa “Boundless Immigration”, que ayuda a familias a navegar el complejo proceso migratorio.

“Primero fueron los Dreamers y ahora son las familias que buscan asilo también. La mayoría de los estadounidenses espera de sus líderes una negociación verdadera no la toma de rehenes”, advirtió.

Esto es “tortura”

Activistas pro-inmigrantes en todo el país reiteraron su exigencia de que la Administración Trump cese la práctica, que Amnistía Internacional describió hoy mismo como “tortura”.

“Las repugnantes imágenes de niños cruelmente separados de sus padres y encerrados en jaulas como resultado de la política de ´cero tolerancia´ del fiscal general, Jeff Sessions, dejará una indeleble mancha en la reputación de EEUU”, dijo Amnistía Internacional.

Esto no es otra cosa que tortura. El severo sufrimiento mental que los oficiales han infligido internacionalmente en estas familias con propósitos coercitivos significa que estos actos reúnen las definiciones de tortura bajo las leyes de EEUU y el derecho internacional”, precisó Erika Guevara- Rosas, director del programa para las Américas de Amnistía Internacional.

Momento decisivo en el Congreso

Trump se reunirá mañana por la tarde con líderes republicanos de la Cámara Baja para discutir estrategias en torno a las dos medidas conservadores que, con mínima diferencia, se ciñen a los “cuatro pilares” de su plan migratorio, incluyendo la construcción de un muro fronterizo, el cumplimiento de las leyes al interior del país, restricciones al proceso de asilo, y una reducción en la inmigración legal.

Una de las medidas fue presentada en enero pasado por el legislador republicano por Virginia, Bob Goodlatte, y la segunda, aún bajo negociación, es promovida por el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan.

En todo caso, ninguna de las dos medidas tiene apoyo demócrata y, aún si se aprueban, afrontarían obstáculos en el Senado.

Una fuente legislativa republicana dijo a este diario que ambas medidas tendrán ajustes de tal manera que resuelvan la separación de las familias. Es decir, se regresaría a la política anterior de mantener bajo custodia federal a las unidades familiares, pero sin separarlas como elemento disuasorio.

Pero ninguno de los textos en las medidas republicanas responde directamente al asunto de la separación de las familias ni explícitamente exige mantener unidas a las familias.  Como dicta la ley actual, los niños son enviados al albergues del gobierno cuando un padre es detenido y procesado para su eventual deportación.

Según cifras actualizadas del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) obtenidas por la senadora demócrata por California, Dianne Feinstein, las autoridades separaron a 2,342 niños de sus padres entre el 5 de mayo y el 9 de junio pasados.

Esa cifra, que ha ido en aumento de casi 50 a casi 70 por día, se suma a los que fueron separados a partir del pasado 19 de abril.

Feinstein presentó una medida demócrata para prohibir la separación de familias, pero ésta aún no tiene apoyo republicano.

Defienden separación de familias

Trump recurrió a Twitter para justificar su política y culpar a los demócratas por su implementación, repitiendo su queja de que los inmigrantes indocumentados son un peligro para la seguridad nacional y en las comunidades.

El fiscal general, Jeff Sessions, y la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, se hicieron eco de esos argumentos, en el marco de una campaña de control de daños por las críticas que ha provocado la política.

Sessions anunció el pasado 6 de abril el enjuiciamiento de quienes cruzan ilegalmente la frontera, y volvió a repetirla el mes pasado, abandonando la flexibilidad con la que los agentes podían utilizar la “discreción procesal” en la frontera.

Nielsen dijo hoy que, como la ley prohíbe detener a niños con sus padres, el DHS solo tiene dos opciones: soltar a los padres con sus niños –lo que a su juicio fomenta la emigración ilegal- o separar a las familias al enjuiciar a los padres por los cruces ilegales.

Respecto a informes de maltrato de los niños, Nielsen afirmó que “es importante hacer notar a que a estos menores se les cuida muy bien” en los centros de detención, con apego a “las más altas normas del país –con comida, medicina y educación”.

Nielsen subrayó que el DHS no ofrecerá disculpas por hacer cumplir las leyes aprobadas por el Congreso, que es el que debe cambiar las leyes.

Pero la campaña mediática de la Administración no ha aplacado las críticas, que ahora vienen con más frecuencia del lado republicano, incluyendo una fuerte carta de opinión de la exprimera dama, Laura Bush.

Alrededor de la web