Nueva York en firme a favor de prohibir sorbetes plásticos

Coalición de ambientalistas apoyan en audiencia del Concejo el proyecto de ley que vetaría uso del popular dispositivo desechable

NUEVA YORK.– La ciudad de Nueva York avanza hacia la prohibición total del uso de sorbetes y agitadores de bebidas desechables de plástico. Este jueves, una amplia coalición de defensores del medio ambiente ratificó en una rueda de prensa y en la posterior audiencia, el respaldo al proyecto de legislación presentado en el Concejo, que convertiría en ley esa proscripción.

El Concejo realizó una audiencia del Comité de Asuntos del Consumidor, presidida por el concejal Rafael Espinal, sobre la legislación propuesta.

“Cada vez es más claro, que el reciclaje solo, no puede ayudarnos. Tenemos que reducir los productos de consumo en sí mismos, porque es la única manera de proteger nuestro medio ambiente y nuestra vida marina”, dijo Espinal

El concejal analizó que si no se puede comenzar a revertir esta tendencia, los neoyorquinos pueden hacer cosas tan simples como: “Cambiar la manera en que tomamos nuestro café helado por la mañana o nuestro cóctel por la noche”.

El pasado 23 de mayo, el demócrata Espinal presentó en el Concejo la propuesta (Intro No. 936), el mismo día que una expedición de ambientalistas y científicos advirtió que podría haber hasta 130,000 sorbetes en las vías navegables a lo largo de Manhattan, tanto en el East River como en el río Hudson.

El proyecto de ley de Espinal, que representa los vecindarios de East New York, Bushwick, Cypress Hills de Brooklyn, establece que ningún establecimiento de servicio de alimentos o de bebidas en la ciudad ofrecerá a los consumidores sorbetes o cualquier agitador de bebidas hecho de plástico o cualquier material no biodegradable.

Adrian Grenier, del Programa Ambiental de la ONU y cofundador de Lonely Whale, celebró que Nueva York marcara el camino y estableciera el estándar sostenible global con esta iniciativa.

“Como neoyorquino y defensor de los océanos libres de contaminación, estoy emocionado de ver que mi sueño comienza a hacerse realidad con el proyecto de ley presentado por el concejal Espinal para prohibir el uso de los sorbetes y agitadores desechables de plástico”, comentó Grenier.

La medida prevé que la ciudad no emitirá sanciones durante los primeros dos años posteriores a la promulgación de la legislación, solo advertencias y materiales informativos. La legislación establece excepciones para una persona que requiere un sorbete debido a una discapacidad o condición médica y conlleva una multa de $ 100 por la primera violación después de los dos primeros años de vigencia de la ley.

John Calvelli de Wildlife Conservation Society (WCS) y director de la campaña #GiveASip que ha está librando la cruzada para concientizar a los neoyorquinos  sobre el uso nocivo de los sorbetes plásticos, dijo que el movimiento se ha convertido en un tsunami que ha atraído a amplios sectores listos para mostrar que la ciudad está lista para ser un líder global en este tema.

“Los plásticos en nuestros océanos se han convertido en una suerte de ‘especie invasora’ y debemos hacer todo lo posible para erradicarlos”, insistió Calvelli.

Una encuesta de NYC Hospitality Alliance determinó que casi el 85% de los restaurantes apoyan la prohibición de los sorbetes de plástico.

“Ya sea comprando verduras orgánicas de agricultores locales, trabajando con pesquerías sostenibles, o haciendo la transición a productos compostables, la industria de restaurantes de NYC es reconocida no solo por servir comida deliciosa y amable hospitalidad, sino también por nutrir nuestro planeta”, dijo Andrew Rigie, director ejecutivo de NYC Hospitality Alliance.

De aprobarse la ley, la ciudad de Nueva York sería la ciudad más grande del país en dar este paso a favor del medio ambiente. Otros municipios con prohibiciones similares incluyen: Seattle, Malibú y Miami Beach.

Entre los activistas y organizaciones que se ha sumado a la iniciativa por la erradicación de los sorbetes plásticos se cuenta a: se incluyen: Adrian Grenier, embajador de buena voluntad del Programa Ambiental de las Naciones Unidas y cofundador de Lonely Whale; Lea d’Auriol Fundador de Oceanic Global; Lauren Singer, activista ambiental y CEO de The Package Free Shop; Andrew Rigie director ejecutivo de la Alianza de Hospitalidad de la Ciudad de Nueva York; el Sierra Club, Brad Gallagher, propietario de Freehold; Elizabeth Meltz, jefe de sostenibilidad de Mario Batali, Luke’s Lobsters y muchos otros.