Alarma entre vecinos de Washington Heights por brote de enfermedad de Legionario

El Departamento de Salud de la Ciudad investiga la situación y está informando a los vecinos del sector, muchos de los cuales no conocen sobre esta enfermedad
Alarma entre vecinos de Washington Heights por brote de enfermedad de Legionario
La dominicana Antonia Martínez, de 79 años, quien vive en un complejo de NYCHA en Washington Heights, se mostró preocupada al enterarse del brote.
Foto: Pedro F. Frisneda

Los vecinos de la parte baja de Washington Heights se despertaron este jueves con una noticia que dejó a muchos muy preocupados. Las autoridades de Salud de la ciudad de Nueva York alertaron sobre un brote de la enfermedad del Legionario que ha infectado a ocho personas en este popular vecindario de Manhattan.

Según un comunicado dado a conocer el miércoles por la noche, el Departamento de Salud de la Ciudad (DOHMH) está investigando un brote de Legionario en un sector de la parte baja de Washington Heights. Y, aunque no quisieron dar información del lugar exacto donde ocurrió el brote –para “proteger la privacidad de los pacientes”–, el DOHMH informó que el brote afecta a varios edificios del sector y que ocho personas fueron diagnosticadas con la enfermedad en los últimos 7 días y que siete de ellas tuvieron que ser hospitalizadas aunque ya una fue dada de alta. Se dijo que los pacientes tienen edades promedios entre los 40 y los 80 años y que todos se encuentran fuera de peligro. No se ha registrado ningún fallecimiento.

Aunque ya en horas de la mañana del jueves se había difundido la noticia en algunos medios locales, muchos vecinos del área no sabían sobre el brote y los que se enteraron por medio de El Diario se mostraron sorprendidos y alarmados.

“Yo me acabo de enterar ahora mismo. No sabía nada sobre la existencia de esta enfermedad y mucho menos de que estaba ocurriendo por aquí”, dijo Antonia Martínez, de 79 años, quien vive en un complejo de NYCHA del sector.

Tras enterarse sobre los riesgos de contraer Legionario la mujer, originaria de La Vega, República Dominicana, dijo sentirse preocupada debido a su delicado estado de salud. “Yo sufro de asma y a veces me dan ataques de asfixia. Esto me causa mucha angustia”, dijo la madre de tres hijos quien también padece de presión arterial alta.

Otro que se mostró sorprendido fue Henry Peña, de 42 años, quien también es un inmigrante de República Dominicana. “No había oído sobre esta enfermedad y me causa preocupación porque se trata de algo que desconozco. Hasta el nombre me suena extraño; es poco familiar”.

Al enterarse que el grupo de personas que corren mayor riesgo de enfermarse con Legionario son los mayores de 50 años, Peña se mostró alarmado porque, según dijo, tiene muchos familiares que entran en esa categoría.

“Yo tengo 14 hermanos, de los cuales 8 tienen más de 50 años. Me preocupa que de una manera u otra esto pueda llegar hasta ellos y los pueda afectar (…) Necesitamos más información”, dijo el hombre quien trabaja en una escuela del área.

El dominicano Henry Peña, de 42 años, frente al Saint Luke’s AME, del 872 Amsterdam Ave, donde el DOHMH realizará una reunión comunitaria para informar a los vecinos sobre la enfermedad./Pedro F. Frisneda.

Informan a los vecinos

Para calmar a los vecinos y mantenerlos informados, personal del DOHMH se hizo presente en el área para repartir hojas informativas con las preguntas y respuestas más comunes sobre la enfermedad.

El Legionario es una enfermedad respiratoria –como una especie de neumonía–, que es causada por la bacteria de la Legionella que crece en agua tibia, por lo general en torres de enfriamiento y la misma se transmite a los humanos al respirar el vapor con microscópicas gotas de agua que contienen la bacteria.

Las autoridades de Salud les recordaron a los neoyorquinos que la enfermedad de Legionario no se puede transmitir de persona a persona y que la misma se puede curar fácilmente con antibióticos cuando se diagnostica a tiempo. Sin embargo, le hicieron un llamado urgente a todos aquellos que presenten síntomas parecidos a los de la gripe (flu) para que vean a un médico cuanto antes, especialmente aquellos que se encuentran entre los grupos de mayor riesgo.

Entre los síntomas destacan tos, fiebre o dificultad para respirar; dolores musculares y escalofríos. También puede causar dolor de cabeza, fatiga, pérdida de apetito, confusión y diarrea. Los mismos suelen aparecer de dos a 10 días después de la exposición a la bacteria.

“Si bien la mayoría de las personas expuestas a Legionella no se enferman, las personas de 50 años o más, especialmente las que fuman y tienen enfermedades pulmonares crónicas, corren un mayor riesgo. Esta enfermedad es muy tratable con antibióticos. Animo a todas las personas con síntomas de la enfermedad de Legionario a buscar atención temprana”, dijo en un comunicado la doctora Mary T. Bassett, comisionada de Salud de la ciudad de Nueva York.

Para informar a los vecinos del área donde se presentó el brote, el DOHMH realizará este jueves una reunión comunitaria en el Saint Luke’s AME, 1872 Amsterdam Ave, a las 7:00 p.m. La reunión será muy útil porque según pudimos constatar durante un recorrido en el área, existe mucha desinformación y desconocimiento entre los vecinos.

“No conocía nada sobre esa enfermedad hasta que lo vi en las noticias. Yo no estoy en la edad de riesgo pero me preocupan que pueda afectar a los niños y ancianos de mi vecindario”, dijo el ecuatoriano Edwin Fernández de 34 años.

Edwin Fernández

Por su parte, Reyna Cuevas, una dominicana de 67 años, dijo que también se enteró del brote por las noticias en la televisión y que no sabía de qué se trataba esta enfermedad. “Esto me preocupó mucho y de inmediato comencé a usar cloro para limpiar la casa”.

Reyna Cuevas

Otro que nunca había oído sobre el Legionario es Bruno Hernández, de 59 años, un emigrante de Puebla, México. “Nunca escuché hablar sobre esta enfermedad y aunque yo estoy saludable me preocupa porque puede afectar a mi vecinos mayores. Voy a ir a la reunión para enterarme más de esto”.


Bruno Hernández.

Como parte de sus protocolos, en la actualidad el DOHMH está analizando y probando el agua de todos los sistemas de torres de enfriamiento en esa sección de Washington Heights para asegurarse que la bacteria no contagie otros lugares.

Anualmente, un promedio de 200 a 400 casos de la enfermedad de Legionario son diagnosticados en la ciudad. En abril de este año una persona murió y varias se enfermaron por un brote en el complejo residencial de Co-op City en el condado de El Bronx. Sin embargo, el brote más grande en la historia de la Gran Manzana se registró en el verano del 2015 cuando 12 personas murieron y por lo menos 438 fueron contagiadas en la zona sur de El Bronx.

Aunque la mayoría de las personas se recupera por completo con antibióticos y tras recibir atención hospitalaria, la enfermedad de Legionario es muy seria y puede poner la vida de los enfermos en peligro. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) estiman que alrededor de 1 de cada 10 personas morirán a causa de la infección.