Concejo se manifiesta contra la “crueldad” del Gobierno Trump por separación de familias

De los 300 menores que se estima están en Nueva York tras haber sido separados de sus padres desde mayo, apenas 12 han sido reunificados y la Ciudad ofrece su ayuda a quienes sigan en la Gran Manzana
Concejo se manifiesta contra la “crueldad” del Gobierno Trump por separación de familias
Audiencia de menores separados de sus familias en el Concejo

Dos días después de que venciera el plazo dado por una corte para que el Gobierno Federal reuniera a los menores de 5 años con sus padres, desde que lanzó su política de separar a las familias, se conoció que de los 300 menores que están en la Gran Manzana, tan solo 12 han sido reunificados.

Así lo manifestaron miembros de organizaciones como Cayuga, Servicios Luteranos Sociales y Caridades Católicas, que están cuidando a los menores, tras una audiencia especial promovida por los Comités de Inmigración, Bienestar y Salud del Concejo Municipal para analizar el impacto de la política de separación de familias en Nueva York.

“Hemos tenido problemas e injusticias en el pasado, pero esto que está pasando ahora no es Estados Unidos. Es inaceptable, debemos reunificar a las familias tan rápido como sea posible”, dijo Monseñor Kevin Sullivan, director de Caridades Católicas. “Yo soy uno de esos desgraciados que cree que ICE no está haciendo su trabajo”, agregó el religioso.

Durante la audiencia, el Concejo de Nueva York le exigió a la Administración Trump que cumpla con la reunificación familiar de manera inmediata y deje de traumatizar a más niños.

“Esta es una crisis completamente innecesaria, fabricada por Trump y denunciamos la política deplorable e inhumana de esta administración”, aseguró el presidente del Concejo Municipal, Corey Johnson, quien dijo estar “sumamente enojado” por la barbaridad y crueldad con la que Washington ha tratado a los niños. “El martes era el plazo para reunificarlos, y por supuesto, una vez más fallaron”, agregó Johnson.

El líder político pidió además a la comunidad en general que se sume a las jornadas de protesta y que llamen a los congresistas para manifestar su oposición con el atropello contra las familias separadas.

Carlos Menchaca, presidente del Comité de Inmigración del Concejo, además de pedir al Gobierno Federal que trate de reparar pronto su daño, aseguró que el objetivo de la audiencia era mirar cómo Nueva York puede ofrecer más servicios de apoyo a los menores.

“Esto es algo muy grave que está pasando en nuestra ciudad y en todo el país. Tenemos niños aquí y tenemos una responsabilidad para que nuestras agencias se conecten y les brindemos lo que necesiten”, dijo el concejal de Brooklyn.

Asimismo, el presidente del Comité de Salud, Mark Levine, tras calificar de “Enferma” a la Administración Trump, advirtió que aunque los menores sean reunificados pronto ya hay un daño causado y traumas que hay que aliviar.

“Los niños siguen aquí y queremos buscar respuestas para que los reunifiquemos pronto, pero tenemos que presionar a la Administración Trump, porque estos niños están sufriendo y cada día que pasa es un trauma mayor”, dijo Levine. “Es algo muy cruel y es obvio que hasta hoy no hay un plan real de reunificación. Esto es un delito moral que tendrá impactos negativos toda la vida en ellos, como posibles intentos de suicidio”.

Bitta Mostofi, Comisionada de la Oficina de Asuntos del Inmigrante de la Administración De Blasio, aseguró que el comportamiento del Gobierno Trump sigue mostrando su falta de interés en los niños, pero advirtió que aun así la Ciudad ha tratado de ayudar en lo máximo posible.

“Es inexcusable que el Gobierno Federal haya fallado en responder completamente nuestras preguntas sobre esta crisis actual y al rehusarse a compartir el número y ubicación de los menores, el Gobierno Federal le puso un reto a la habilidad de la Ciudad para responder y ayudar a estos niños”, dijo la funcionaria.

Stephen Levine, presidente del Comité de Bienestar del Concejo, también arremetió contra la Administración Trump y dijo: “o son incompetentes o crearon esto de manera deliberada para crear confusión. Es cruel e injusto que el presidente traumatice niños con fines políticos, esa es la verdadera desgracia”.

Lorraine Sanchez, funcionaria de Cayuga Centers, advirtió que por ahora los menores que siguen separados de sus padres, están bajo el cuidado de familias bilingües, y reciben estudios de inglés, matemáticas y sociales. “Ellos están aquí porque huyeron de la violencia, porque este país históricamente da la bienvenida a los inmigrantes (…) son recién nacidos y adolescentes que escapan a un trauma que nosotros tal vez nunca hemos conocido”.

Al final, los concejales presenten aprobaron una resolución para hacer un llamado al Congreso Federal y al propio presidente Trump para que aprueben y firmen el Acta para Mantener a las Familias Unidas, un proyecto de ley que fue introducido en Washington para poner fin a la práctica separar a niños de sus padres al momento de llegar a la frontera.

“Esto no es asunto político, es inhumano y no vamos a ser cómplices de esta falla grave”, dijo la concejal Carlina Rivera, quien exigió también leyes que terminen la detención de familias, que calificó como una alternativa dañina.