Mantener el ritmo de la salsa

Willie Villegas tiene una productora con la que quiere mantener el empuje de esta música latina y dar oportunidades a bandas locales
Mantener el ritmo de la salsa
Willie Villegas, músico percusionista, productor y empresario musical./A. B. N.

Willie Villegas tenía 14 años, tocaba el trombón en la banda de la escuela y ya sabía leer música cuando oyó por primera vez salsa. Su madre compró un disco de Eddie Palmieri cuando este fue el primer latino en recibir un Grammy.

Desde entonces decidió que lo suyo era ese ritmo y la percusión algo que como adulto le ha llevado a tocar con una gran variedad de conjuntos. El primero el Cachana de Joe Quijano cuando tenía 16 años y de ahí siguió con otras bandas ganadoras de Grammys.

Es algo que le ha llevado por varios continentes. “Los primeros viajes fueron en autobús a otras ciudades y estados”, dice riendo, “pero luego tuve que sacarme el pasaporte”.

“Hemos tocado en Japón y lo han bailado porque el ritmo es universal aunque no entendieran las letras. También hemos ido a Alaska”, dice con una sonrisa que deja entrever el comentario mental que él mismo verbaliza riéndose. “¿Quién baila salsa en Alaska?”.

Villegas habla con pasión de un oficio al que le ha dedicado la mayor parte de una vida como músico tocando con los grandes del género y ahora con su propia banda Willie Villegas y Entre Amigos. Además de un programa de televisión Salsa en la Calle.

Este es, también, el nombre de su empresa. Villegas optó hace 30 años por el camino empresarial para producir conciertos, tener lugares donde tocar “y con ello tener la seguridad de que la gente pueda divertirse y que otros músicos tienen la misma buena fortuna que tuve yo durante años”.

“La música siempre ha sido buena para mí y agradezco a Dios por ello”, dice este descendiente de puertorriqueños nacido en Brooklyn hace 55 años que pudo permitirse esta vida de giras compaginando este trabajo con un trabajo en venta de licores de una tienda en Manhattan. Ahí estuvo 15 años y le dio flexibilidad para moverse además de ingresos.

Los años no pasan por la intensidad con la que habla de un oficio por el que dice tener pasión pero que ha sufrido muchos cambios no solo por las modas que van y vienen en cuanto a los gustos musicales sino por el hecho de que ya no se contrata a tantas bandas en los clubes de la ciudad, las radios comerciales casi no tienen tiempo para músicos que no sean estrellas, las casas de discos apenas toman riesgos y los músicos ganan centavos por sus canciones en Internet.

Villegas explica que quiere devolver a la comunidad el sentimiento de esta música y de hecho empezó a producir en centros comunitarios, en iglesias para ancianos…. mientras echaba de menos que no hubiera en, como antes, lugares para esta música en directo. Mientras, con su grupo hace shows para corporaciones y eventos. “Es así como se gana dinero”.

Por el camino vio que tenía que mantener los contactos que iba haciendo en los clubes. “Hay que dejarse ver, y aceptar trabajos que no siempre están bien pagados pero estar en cartel. Hay que hacer sacrificios, cualquier negocio comienza poco a poco”.

Willie Villegas, poco antes de estrenar el show de Salsa los miércoles en Industry City./A. B. N

 

Industry City

La oportunidad de reclamar un lugar para la salsa llegó de uno de los centros empresariales más innovadores de Brooklyn en uno de los barrios más latinos de toda la ciudad, Industry City en Sunset Park.

Hace tres años los gestores de este gran complejo de edificios que se está llenando de tiendas, start ups y actividades, le llamaron para organizar eventos al aire libre. “Salté del asiento cuando me lo dijeron. Absolutamente!”. Salsa Sundays se ha convertido en un éxito en el barrio y desde la semana pasada también se hace dentro del complejo del edificio con la idea de mantenerlo también en invierno.

A la hora de contratar a músicos para estos eventos llama a bandas consagradas con premios que los avalen pero también a conjuntos locales que tengan oportunidades que el mundo de la música ofrece ya con cuentagotas.

No me voy a hacer rico pero puedo pagar bien a quien viene a tocar y poner comida en mi mesa. Eso es lo que quiero porque mi interés es que la salsa vuelva a ser popular y dársela a la comunidad”, explica Villegas.

¿Aspirantes en el mundo de la música?

La experiencia de Willie Villegas en un mundo en el que conoce desde el primer “Do” hasta el último “Si” y ha explorado toda la salsa en Clave de Sol.

  1. Hay que estar a nivel profesional.
  2. No se puede tomar de forma dura ni la crítica ni el rechazo
  3. Lo negativo no puede ser un problema porque siempre va a haber cosas negativas y hay que ver lo positivo de todas las situaciones porque siempre hay algo que lo es.
  4. Si uno se encuentra en una situación difícil no cuesta ni perjudica preguntar a alguien que sepa más.
  5. No se puede dejar contento a todo el mundo
  6. La experiencia es algo que se tiene que ganar y exige mucha atención.
  7. Se honesto contigo mismo y no dejes que nadie te desmoralice o te transmita negatividad.