Por ley quieren limitar los servicios como Uber y Lyft en NYC

El Concejo Municipal oye quejas de MTA y los taxis amarillos
Por ley quieren limitar los servicios como Uber y Lyft en NYC
La solución para unos, trae desgracias a otros

Con la gente huyendo de un Metro condenado a déficit presupuestario y la consecuente mayor congestión en las calles abarrotadas de carros alquilados por aplicaciones celulares (e-vías), las autoridades están obligadas a buscar soluciones.

Una de ellas es regular los vehículos de alquiler, cuya presencia en las calles se ha triplicado desde 2010, según el último Informe de Movilidad del Departamento de Transporte (DOT).

Además, a estos vehículos se les acusa de explotar a los choferes con salarios bajos, medida con la que ellos mismos tienen posiciones encontradas.

En particular, Uber sería la compañía con mayor cantidad de empleados en toda la ciudad si incluyera a los choferes en sus nóminas. 

En ese panorama, NYC podría convertirse en la primera ciudad del país en limitar servicios como Uber y Lyft, ya que el Concejo Municipal está considerando una ley para reducir el número de vehículos basados ​​en aplicaciones de telefonía.

La congestión y la explotación salarial de los conductores están impulsando al Concejo Municipal a respaldar un paquete de proyectos de ley que suspendería la emisión de licencias de vehículos de alquiler y requeriría un estudio de un año de duración de la industria. Los vehículos accesibles para sillas de ruedas estarían exentos.

La Alianza de Trabajadores de Taxi de Nueva York respalda la legislación. “Es un paso importante para detener la crisis de la pobreza que empujó al suicidio a seis conductores profesionales de la ciudad”, dijo el grupo, en un comunicado.

Mientras, continúa cayendo el valor de los medallones para taxis en NYC y de hecho el presupuesto ejecutivo del alcalde Bill de Blasio asume que no habrá dinero proveniente de su venta durante los próximos cinco años, se informó en mayo.

Otro proyecto de ley crearía un salario mínimo para los conductores que usan aplicaciones. “La competencia es demasiado alta y los conductores no están ganando lo suficiente”, dijo Tasawar Khalil, un conductor de Uber, residente del Bronx, citado por Pix11.

Un recargo en los vehículos de alquiler que conducen al sur de la calle 96 de Manhattan ya está listo para entrar en vigencia en enero.

“Estamos pausando la emisión de nuevas licencias en una industria que se ha permitido que prolifere sin un control adecuado”, dijo el presidente del Concejo Municipal, Corey Johnson.

Uber reaccionó diciendo que las nuevas regulaciones harían que los viajes fueran más caros y menos confiables, limitando un modo de transporte muy necesario, especialmente en los barrios periféricos.

“Dejará a los neoyorquinos varados sin hacer nada para evitar la congestión, arreglar el Metro ni ayudar a los dueños de medallones de taxis en dificultades. El límite del Concejo perjudicará a los pasajeros fuera de Manhattan (…) porque sus comunidades han sido durante mucho tiempo ignorados por los taxis amarillos y no tienen acceso confiable al tránsito público”, dijo el comunicado.

“Los tiempos de espera aumentarían significativamente y las ganancias de los conductores y las oportunidades de trabajo se reducirían. Lo peor de todo es que las propuestas dan prioridad a los propietarios de medallones corporativos por encima de la abrumadora mayoría de los neoyorquinos“, cuestionó Lyft en un comunicado.