En el trabajo gig los hombres también ganan más

Los conductores de Uber ganan un promedio del 7% más que las mujeres al mismo volante
En el trabajo gig los hombres también ganan más
Entre los trabajadores independientes también hay brechas salariales./Shutterstock
Foto: shutterstock

Trabajos de peor remuneración, “el precio laboral” que se paga por tener hijos, sesgos implícitos y discriminación son algunas de las razones que impiden cerrar la brecha salarial entre trabajadores y trabajadoras y que es más acusado entre las mujeres que pertenecen a comunidades minoritarias como la latina.

Y si esto ocurre entre asalariados y personas con trabajos a tiempo completo, ¿Qué ocurre en la llamada economía gig?

Como resultado, nada demasiado diferente según un estudio publicado este año por Uber y que recientemente ha sido difundido por el National Bureau of Economic Research (NBER). Los autores, profesores de economía de Stanford, Chicago además del economista jefe de Uber, verifican que los hombres ganan casi un 7% más que las mujeres por hora como promedio.

Las conclusiones de este estudio es que incluso en “el ambiente indiferente al género, transaccional y flexible de la economía gig, las decisiones basadas en las preferencias de género” pueden abrir “brechas en los ingresos”.

Lo que los economistas han encontrado es que en el caso de Uber hay tres factores que determinan estas diferencias por más que los ingresos de todos los que se ponen tras el volante responden a la misma fórmula y no se negocia la paga. Ninguno de ellos tiene que ver con discriminación ni por la aplicación ni por los pasajeros.

Son los siguientes:

Experiencia: como en todos los trabajos hay que ir aprendiendo el oficio, algo que es siempre más difícil al principio. Los conductores que han hecho más de 2,500 viajes ganan una media de $3 por hora que los que tienen menos de 100 viajes. En este sentido los hombres suelen tener más experiencia porque trabajan más horas por semana y lo hacen de una forma más continuada.

Según los datos del Gig Economy Data Hub del ILR School de la Universidad de Cornell y The Future of Work Institute de The Aspen Institute, “los hombres suelen participar más que las mujeres en las plataformas de trabajo en la red y depender de trabajo independiente a tiempo completo. Las mujeres, de otro lado, lo hacen normalmente para ganar un ingreso adicional y trabajan más a tiempo parcial que los hombres”.

Según este estudio esta diferencia de experiencia supone un tercio del diferencial de salarios en Uber.

Velocidad. Los hombres pisan más el acelerador que las mujeres según han comprobado los economistas en este trabajo sobre Uber aunque también lo indican los datos oficiales de la NHTS, y eso en una empresa de transporte marca la diferenrencia. Aunque puede tener resultados no deseados muy negativos el hecho es que a los conductores se les paga por la distancia y el tiempo de cada viaje y acabar uno antes y empezar otro antes acumula más pago por milla. La mitad de la diferencia de salarios puede ser atribuida a esta circunstancia, según los economistas.

Localización geográfica. Los hombres tienden a manejar en zonas donde hay más posibilidad de lucro y también estar más dispuestos a llegar a áreas donde puede haber mayores tasas de crimen o establecimientos de alcohol (lo que determina el estado en el que van algunos pasajeros). Muchas mujeres pueden sentirse más vulnerables en estos vecindarios.

El estudio se centra en Uber pero esta empresa de servicio de transporte es la mayor que ha implementado este tipo de trabajo como modelo de negocio y representa casi un tercio de la economía gig. No obstante, las conclusiones apuntan a que las diferencias de preferencias que contribuyen a los distintos salarios en mercados profesionales para abogados y MBA “también juegan un papel para los conductores de Uber lo que sugiere que son factores que lo impregnan todo ya sea en trabajos gigs o tradicionales”.