Experta en empatía es acusada de ‘bullying’ contra mujeres embarazadas

Dulce por fuera del laboratorio, un monstruo por dentro
Experta en empatía es acusada de ‘bullying’ contra mujeres embarazadas
Tania Singer, científica. Flickr
Foto: Flickr

Los científicos también tienen sus chismes.

Una de las mayores expertas en empatía fue acusada de ‘bullying’ por personas que trabaron con ella en la sede de la Sociedad Max Planck, que estudia la cognición humana, en Leipzig, Alemania.

La neuróloga Tania Singer ha demostrado al mundo que a través de la meditación las personas consiguen ser más amables y afectuosas. Sin embargo, colegas denunciaron el infierno vivido por las mujeres que quedaban embarazadas mientras trabajaban en proyectos con Singer.

“La gente tenía miedo de contar que estaba embarazada”, dijo un colega de Singer a la revista Science. “Para ella una mujer que quedaba embarazada era irresponsable y le incumplía al equipo de trabajo”.

Los colegas decidieron hablar para evitar su regreso al laboratorio ya que la científica se encuentra en año sabático.

El abogado de Singer negó el ‘bullying’ a Science aunque admitió que el año sabático del que goza actualmente es parte de un proceso en el que admitió responsabilidad por errores cometidos.

La Sociedad Max Planck dijo que estudia asignar a Singer a otro laboratorio en Berlín mientras que los estudiantes de Ph.D que la denunciaron permanecerán en Leipzig. El laboratorio llegó a contar con 20 investigadores, pero los conflictos lo redujeron a 5.

Singer es conocida por un estudio en el que prueba que el conocer el dolor de los seres activas activa las mismas zonas del cerebro que son afectadas cuando una persona tiene dolor físico.

Bethany Kok, la única denunciante que aceptó identificarse, dijo que Singer la gritó cuando le contó esperaba gemelos.

“Me explicó que no estaba a cargo de una caridad, que yo era una vaga y que iba trabajar el doble”, dijo Kok, que perdió los bebés semanas después, algo que despertó poca compasión en Singer. “Recibí un email en el que me decía que no me estaba pagando para ir al doctor y que no podía ir al médico en horas de trabajo”.

Otros científicos dijeron que Singer irrita cuando le entregan datos que no validan sus hipótesis.